Unidos por el mar y exhaustos por el último poste

Informativo virtual para integrar la familia naval colombiana

2022 - N° 252

www.cyber-corredera.de

Director: Dr. Jorge Serpa Erazo • Editor: TFES(ra) Dr. Francisco Rodríguez Aguilera mailto:enfermero@cybercorredera.com


DR. JORGE SERPA ERAZO

38-082

JOSÉ RAMÓN CALDERÓN Z.

38-004

DR. FRANCISCO RODRÍGUEZ A.

74-065

Director

Corresponsal Cartagena

Editor / Corresponsal Europa


EN ESTA EDICIÓN:

CAPITULO IV: ¿CÓMO FUI A PARAR A CARTAGENA?

OFRENDA FLORAL ANTE EL BUSTO DEL HÉROE NAVAL DE CHILE

CON ÉXITO CULMINA SAIL CARTAGENA 2022 REGATAS EN TOMINÉ


MÉNDEZ NÚÑEZ Y LA BATALLA DE EL CALLAO ZAFARRANCHO GRÁFICO

INFORMACIÓN COMERCIAL PARA LA PROMOCIÓN DE EMPRESAS, NEGOCIOS Y ACTIVIDADES DE LA FAMILIA NAVAL

MASCARÓN DE PROA


CAPITULO IV:

¿CÓMO FUI A PARAR A CARTAGENA?


Por Cap. Miguel Florentín


Llegó diciembre

El avión de marras iba a salir de Bogotá con destino a Buenos Aires. Tenía un costo simbólico de 50 dólares, que se suponía que apenas era para combustible y trámites de aeropuerto. Aún podía llamarse: un vuelo gratis.

Y ahí fallé.

Tanta era mi despreocupada transparencia, que pedí a mi casa eso. ¡Solo los 50 dólares!

No me condenen. Ya lo hice yo. Ya me pegué cachetadas frente al espejo. Pero en mi mente joven, me imaginé subiendo a ese avión y descendiendo en una escalerilla en pleno Asunción. Tal era mi loca alegría.

¿Porque no pedí 100, o 200 dólares a mi familia? El caso lo ameritaba.

Pero estaba como mareado con las palabras del señor embajador: “Ud. como militar se merece”, me sonó como... Julio César, cruzando el Rubicón.


Y eso era todo lo que mi ego necesitaba.

Llegué al aeropuerto de El Dorado, Bogotá, con suficiente tiempo de reserva, como un buen caballero inglés.

La beca me daba todo, menos dinero. Es decir, 20 dólares mensuales, y aquí usaremos con más propiedad la palabra “simbólico”.

A ver. Hagamos caja:

Al pisar el aeropuerto llevaba, los 50 del avión, más dos dólares que sobraron de los festejos y en el fondo de la billetera, en ese compartimiento sagrado que siempre es transparente, guardaba con cuidado un billete flamante de un guaraní que tenía una dedicatoria hermosa, que vino con la billetera y que era un regalo de mi novia, ya hacía un buen tiempo atrás.

La dedicatoria decía “Esta es la base de tu fortuna”.

Pasarían sobre mi cadáver los ladrones que quisieran hurtarla.

Al entregar mis documentos y alardeando con mis 50 en la mano, ya me atajaron. Trataron de romper mis sueños.

Pero no se imaginaban que yo venía con las palabras frescas de mi asesor para “viajes internacionales”, mi compañero de aula Luis Carlos Pinzón (MC19 también), el camarada que más había viajado por el mundo.

Las lecciones de mi particular guía de turismo, iban a empezar a trabajar.

Me había dicho: “Paragua: tú tienes poco mundo. Debes manejarte con soltura entre las autoridades, pues cuanto más dudas, más corres peligro”

Y las trabas llegaron:

-Señor –(la chica era hermosa)- Señor: permítame su certificado de vacuna.

-Cert...ti...fi... (Viste esa cara que pones, como diciendo: ¿yo, entro en las generales de la ley? ¿Yo?) Yo soy militar señorita.

Las empleadas, en los counters, son sicólogas, son sabias. Agregó rápido –En la fila hay un coronel esperando. Si no posee eso. Vaya allá, detrás de esa columna. Ahí le aplican la vacuna.

-Bue...

Entré a la enfermería del aeropuerto y me invitan a sentarme, liberar el brazo izquierdo, etc. y ahí lo veo!

El cartel decía bien claro: “Vacuna: 3 dólares”. Comencé a toser.

-Se siente Ud. bien?

-Es el cartel. Disculpe. No tengo 3 dólares. Yo vengo de lejos y sólo traigo dinero de mi país sabe?

-Cuál es el billete? ¡Lo cambia aquí, al lado hay una casa de cambios!

-Es que... no lo conocen en ningún lado!! Podemos suspender la vacuna, total, soy militar y...

-Ahh no. Un arreglo vamos a encontrar. Nadie puede viajar sin vacuna.

Abro mi vacía billetera. Miro con amor mi billete de 1 guaraní simbólico, sin valor casi. Lo extraigo al revés, para que no se vea la dedicatoria. Y me preparo a mentir. (En esos casos se toma aire).

-Mire, mi avión me espera. Le pago con mi billete.

-Ok. ¿Y a cuanto equivale esto?

-Y... a ver...2 x 2... menos el dowjones... si tomamos el cambio de hoy... serían... 3 dólares!

-Oh, caramba. Justo. Mire lo que son las casualidades. Levante la manga ... Formo de nuevo la fila

Esta vez ya escucho “Segunda llamada vuelo avión militar LADE con destino a Buenos Aires.”

¿Han visto que la cola no se mueve, en esos casos?

Total que llego al counter con mi vacuna y mi disfraz de emperador. Y la chica de la línea, me dice con esa voz unicorde que usan todas.

-Señor. Vacuna... ah... si... gracias... ahora... pague la tasa de aeropuerto... aquí...al lado. Tas...aer... -Pero yo soy militar

-Si. Es igual. El siguiente por favor…


“¡Tercera y última llamada vuelo LADE, puerta 5! Pasajeros... etc...etc...

Escuché en mi mente a Pinzón, pero esta vez, acompañado de la música “Misión imposible”. Puse cara de malo. A estas alturas ya me era fácil.

Miré con ojos de detective.

(¿Como es? (Tienes que mirar todo, pero sin girar la cabeza.) y...Oh caramba. Me doy cuenta que mi uniforme es idéntico a aquel piloto que va allá.

A estas alturas ya no sé dónde está mi avión, pero si sigo al piloto, que va con su valija, una cosa es segura: que va a salir a la pista. Y ahí, pues, están todos los aviones.

Observé de cerca su uniforme.

Paño negro, botones dorados, gorra blanca, zapatos negros. Observé el mío.

Mmm… Exacto! ¡Una fotocopia! Solo tengo que poner esa cara de importante que tienen ellos. Me puse a dos metros de él.

Caminaba rápido. Yo también.

Era elegante el hijo de puta. Yo también. Bueno... lo de elegante digo...

Éste me saca a la pista, con toda seguridad. En un momento giró la cabeza. Yo también. Tosió. Yo hice otro tanto.

Pasamos frente a un alambrado desde donde ya se veía la pista.

-Aquel es mi avión. Socorro.

Mi piloto sigue y sigue. Quise ser grosero y lo logré.

-¿Dónde carajo va este tipo?

De repente, el alambrado termina y gira en ángulo recto. Nos lleva a un portón hecho del mismo material.

Tapando la entrada... un PM.

Un policía militar. Armado, por si acaso.

-La música de misión imposible sonaba más nítida ahora en mi mente, y la imagen de mi amigo gurú se mostraba borrosa.


Con un majestuoso desfile naval, protagonizado por las cinco embarcaciones participantes del Sail Cartagena 2022, se dio cierre al encuentro de veleros más importante del año, que se desarrolló en Cartagena del 21 al 26 de mayo de 2022.

Los amantes de las velas pudieron disfrutar desde el muelle de la Base Naval Logística No.1 ARC “Bolívar”, la ceremonia de zarpe de los veleros de Colombia, Brasil, República Dominicana, México y Uruguay, acompañados de los buques de guerra ARC “20 de Julio” y el USS Wichita, los cuales engalanaron con sus pabellones el atardecer de la bahía interna de Cartagena.

Fueron 6 días en los que más de 66 mil personas, entre cartageneros y turistas, pudieron disfrutar de eventos deportivos, actos navales y culturales en el marco del Sail Cartagena 2022, con Proa al Bicentenario Naval.

Hombres y mujeres de la Fuerza Naval del Caribe trabajaron a toda marcha para garantizar el desarrollo de manera segura de los diferentes eventos desarrollados en la Base Naval, que por primera vez abrió sus puertas para el acercamiento de la comunidad a la vida marinera, permitiendo dar a conocer la importancia del mar en el desarrollo del país. El civismo demostrado por cada uno de los participantes de este importante evento náutico permitió ampliar las capacidades de la ciudad para su posicionamiento como eje de desarrollo marítimo regional.

Cabe recordar que mientras el evento “Velas Latinoamérica 2022” continúa su recorrido por los puertos de Santo Domingo, Curazao y Veracruz, el ARC “Gloria”, embajador flotante de Colombia, inició su crucero de Cadetes y tendrá como destino los puertos de New York, Estados Unidos, Veracruz, México y Kingston, Jamaica.

La Armada de Colombia seguirá promoviendo este tipo de eventos que aportan a la reactivación del turismo y dan la oportunidad para que el pueblo colombiano pueda conocer de primera mano las capacidades de la Institución Naval y, especialmente, la cooperación internacional y el trabajo en conjunto con las Armadas de los otros países.



El Buque Escuela ARM “Cuauhtémoc” BE-01 (México)

Eslora 90,5 m, Manga 12 m, Calado max. 5,4 m, Desplazamiento 1800t, Tripulación: Oficiales y tripulación: 186, Guardiamarinas: 90


El NVe “Cisne Branco” (U-20), velero de la Armada de Brasil

Eslora 76,00 m, Manga 10,50 m, Calado 4,80 m, Desplazamiento 1.038 t,

Tripulación: 10 Oficiales, 41 Guardiamarinas



El “Capitán Miranda” (ROU-20), Buque Escuela de vela de la Armada Nacional del Uruguay Eslora 64 metros, Manga 8 metros, Calado 3,80 m, Desplazamiento 839t,

Tripulación: 12 Oficiales, 16 Guardiamarinas, 39 Personal Subalterno


El buque escuela “Almirante Juan Bautista Cambiaso” BE-01, de la Armada de República Dominicana Eslora 178 pies, Manga 27 pies, Calado 12,9 pies,

Tripulación: 53 Cadetes y Guardiamarinas, 9 femeninas.


CYBER-COR


RED


ERA

Servicio Informativo de y para la familia Naval Colombiana



REGATAS EN TOMINÉ


El pasado sábado 14 de mayo de 2022 se desarrolló en la Represa de Tominé, la quinta etapa del Campeonato de Cruceros 2022, con la participación activa del Club Antares sede Tominé de la Armada Nacional y el Club Posigüeica.


Se contó con la destacada participación de tres barcos, el “ANTANICO” tripulado por el Sr CN (RA) Carlos Garrido de Pombo, Carlos y Jaime Sánchez (hijos de Vitaliano), el “DAMAJU” tripulado por el Señor CN (RA) William Fernando Alvarado y el TK (RA) Carlos Galeano y la destacadísima participación del “PERSEUS” tripulado por el Sr TN (RA) Jaime Ángel Cornejo, el Sr CN (RA) Luis Alejandro Rodríguez y su hijo y futuro oficial de la Armada Nacional Daniel Alejandro Rodríguez, extendiendo a una tercera generación de Oficiales Navales (los Saturninitos).