Informativo virtual

 

 

 

Unidos por el mar

 

para integrar la familia

 

2021 - N° 247

 

y exhaustos por

 

naval colombiana

 

 

el último poste

 

 

 

www.cyber-corredera.de

 

 

 

 

Director: Dr. Jorge Serpa Erazo • Editor: TFES(ra) Dr. Francisco Rodríguez Aguilera

 

 

mailto:enfermero@cybercorredera.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DR. JORGE SERPA ERAZO

JOSÉ RAMÓN CALDERÓN Z.

DR. FRANCISCO RODRÍGUEZ A.

38-082

38-004

74-065

 

 

 

Director

Corresponsal Cartagena

Editor / Corresponsal Europa

MENSAJE DE NAVIDAD PARA LA FAMILIA NAVAL

Si tienes tristeza, alégrate.

La Navidad es Gozo.

Si tienes enemigos, reconcíliate

La Navidad es Paz

Si tienes amigos, búscalos.

La Navidad es Encuentro.

Si tienes a tus padres a tu lado, reúnete

La Navidad es Familiar

Si tienes tinieblas, enciende tu lámpara,

La Navidad es Luz.

Si tienes soberbia, sepúltala.

La Navidad es Humildad.

Si tienes errores, reflexiona.

La Navidad es Verdad.

Si tienes odio, olvídalo.

La Navidad es Amor.

FELIZ NAVIDAD Y MUCHO AMOR

1/34

CYBER-CORREDERAServicio Informativo de y para la familia Naval Colombiana Nº 247

OTRO SECRETO MUY BIEN GUARDADO…

Por: CN (r) NA 74-76 Fernando Alonso Tabares Molina

Corría el año de 1980 y el ARC BOYACA se encontraba en BN1 en el Sector C-2 acoderado al ARC CORDOBA, ese 1 de febrero de 1980 la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional (Sandinista) declaró nulo el Tratado Esguerra-Bárcenas y reclamó el archipiélago de San Andrés y Providencia, en su respuesta, el canciller Diego Uribe Vargas desestimó las pretensiones nicaragüenses. En la Base, todo

transcurría como siempre, a bordo de las unidades de guerra, la rutina seguía igual, todos se afanaban por mantener sus unidades listas para operar. Tres días más tarde, el gobierno sandinista le presentó al mundo su “Libro Blanco”, algo que sacudió los cimientos de la cancillería colombiana y confirmó que los sandinistas hablaban en serio. El 27 de Febrero se produjo la toma de la embajada de la Republica Dominicana en Bogotá por parte de guerrilleros del M-19, quienes posteriormente fueron recibidos como héroes en La Habana el 25 de Abril. En los corrillos y tertuliaderos se hablaba de la colaboración del gobierno sandinista a la guerrilla del M-19, ese era el tema del momento - Casi un año después, el 23 de Marzo de 1981, el presidente Julio Cesar Turbay Ayala suspendió las relaciones con Cuba por su comprobada complicidad con los movimientos subversivos que delinquían en Colombia y su cercanía con el gobierno sandinista que continuaba con sus manifestaciones hostiles hacia nuestro país - El tiempo seguía pasando y un buen día de Junio de 1981, atracó en tránsito en el muelle de Colpuertos la fragata británica HMS ANTELOPE F-170, la cual venía haciendo un crucero por el Caribe, siendo el ARC BOYACA su buque anfitrión y yo fui nombrado su Oficial de Enlace. Pude hacer un recorrido bastante interesante por algunas de sus dependencias y casi un año después esas imágenes volverían a mi memoria cuando, en plena guerra de Las Malvinas, esa fragata fue impactada con dos bombas de 1000 libras que perforaron su casco y una de ellas explotó cuando unos tripulantes trataban de desactivarla, se partió en dos y se hundió en la Bahía Ajax.

A finales del 81, tuvimos las acciones relacionadas con el hundimiento del Karina y la Batalla Naval de Bahía Cuevita, ya descritas en la edición anterior y nos habíamos quedado en el 20 de Enero de 1982, cuando “el poderoso” atracó en BN1. Para ese entonces siguieron los relevos de algunos Oficiales, el señor CC Steer había dejado encargado del Segundo Comandante al señor CC Wiesner, quien a su vez le entregó el cargo en propiedad al señor CC Orlando Perdomo Quezada, también llegó el señor TF Tamayo Saulo al Departamento de Ingeniería y el señor TF Rico Armando como Jefe del Departamento de Servicios. Podría decirse que ya estábamos completos para encarar las odiseas que el nuevo año nos tenía preparadas. Ante la escalada de los sandinistas sobre nuestro archipiélago y nuestras relaciones rotas con Cuba, el mando naval se preocupaba por el estado operacional de nuestras unidades de guerra para enfrentar esa amenaza, más aun, cuando se decía que durante 1981 los soviéticos habían entregado más de 66.000 toneladas de equipo militar a Cuba y que una gran porción de ellas podía estar ya en poder del gobierno sandinista. Por ejemplo, las noticias llegaban informando que la milicia territorial cubana ya contaba con 500.000 hombres, muchos de los cuales habían sido transferidos a Nicaragua para apoyar al régimen sandinista. La inteligencia norteamericana tampoco daba buenas noticias, confirmaba que la Marina de Guerra de Cuba tenia operativos seis submarinos soviéticos diésel de patrulla del tipo Proyecto 641 (“Foxtrot” según el código de la OTAN). Así las cosas, Cuba tenía en el Caribe una flotilla de submarinos oceánicos que le daban cierta jerarquía como potencia naval de tercera o cuarta línea.

Pero si bajo el agua había malas noticias, en la superficie eran peores: los cubanos se paseaban con una fragata clase Koni (“Mariel”) de 1900 toneladas, un radio de acción de 2.000 millas, equipada con un sistema Asrock RBU 6000 Smerch2, con misiles SA 9K33 y Misiles SS-N-2 Styx, los cuales también estaban instalados en naves de ataque “Osa” de 210 toneladas y “Komar” de 70 toneladas. Y para completar, en el aire las cosas eran de terror, los hermanos Castro habían recibido 200 cazas MIG (MIG 23ML Flogger A y MIG 21 MF y Bis), los cuales con pistas aseguradas en Nicaragua y Granada podrían cubrir todo Centroamérica y la parte norte de Suramérica. Afortunadamente, la Marina de Guerra Sandinista contaba con tres patrulleras clase Dabur y tres lanchas guardacostas clase Hateras bastante deterioradas, de las cuales solo las tres primeras poseían cañones Oerlikon de 20 mm, que no significaban una amenaza para ser tenida en cuenta ante una eventual acción contra nuestros cayos o inclusive la isla de San Andrés, ante tan precario material, ese régimen le había echado mano a su flota pesquera y de transporte de cabotaje, convirtiéndolos en buques de patrulla, debiendo enviar a sus tripulaciones a capacitarse a Cuba, al Centro de Preparación de Especialistas Menores Navales (CPEMN). Si, Nicaragua estaba en los rines, pero, un eventual apoyo cubano debía considerarse y por lo tanto nuestro archipiélago estaba bajo una amenaza real.

Dentro de los planes de mejoramiento de nuestras unidades navales que el alto mando naval tenía proyectadas, el 29 Marzo de 1982 recibimos a bordo la visita de la comisión del SIMA de la Base Naval de Mayport en Jacksonville USA, para coordinar las reparaciones que se necesitaban a fin de dejar la unidad con un alto nivel operativo. En lo que era de mi resorte, el dictamen dado sobre el estado de la pieza de 3”/50 fue muy malo, la pieza presentaba un desgaste muy importante en los bloques de cierre, en los tubos cañón y en el sistema de disparo, más específicamente en las agujas de disparo, recomendaron no dispararla más ante el riesgo del desprendimiento de uno de los bloques de cierre. El 2 de Abril se inició la guerra de Las Malvinas, Argentina invocó el TIAR (Tratado Interamericano de

2/34

CYBER-CORREDERAServicio Informativo de y para la familia Naval Colombiana Nº 247

Asistencia Recíproca), pero Colombia votó en contra de la solicitud Argentina ya que apoyaba las negociaciones por vías diplomáticas y no estaba de acuerdo con una acción directa mediante el uso de las armas, lo cual según se decía, si Colombia apoyaba una acción de esta clase, podría darle razones justificadas a Nicaragua para hacer lo mismo en nuestro Archipiélago y a Cuba para apoyarla.

Era jueves 8 de Abril y como siempre, la bahía había amanecido muy tranquila, a las seis de la mañana mientras alistaba los libros de la guardia para recibir a los francos miraba los sábalos sacar sus aletas en la superficie y allá en medio de la bahía, el ARC TUMACO en su eterno fondeo seguía esperando días mejores que nunca llegaron, los días de los petroleros en la ARC terminaban para siempre. Verifiqué nuevamente el formato de alistamiento pre zarpe, hasta ese momento todo estaba ok, las calderas estaban prendidas y subiendo presión para el zarpe, el Departamento de Servicios seguía en su frenético ir y venir de provisiones, los ingenieros, con “el calvo” Gómez de recluta elegido, bajaban canecas con lubricante - siempre me llamó la atención como esas canecas arrojadas desde un camión no se reventaban al caer sobre una llanta en el muelle - En el puente, la guardia de Operaciones bajo los ojos atentos del TK Guerrero había esperado que tuviéramos corriente de a bordo para energizar los equipos y hacían sus verificaciones finales, en Armamento, “el mono” Méndez aprendía a energizar, trincar la pieza y ponerla a “son de mar”. Desde antes del anuncio de los sandinistas en Febrero del 80, el poderoso se había estado turnando los relevos de los cayos y el patrullaje sobre el Meridiano 82° con el ARC SANTANDER, el ARC PEDRO DE HEREDIA y el ARC RODRIGO DE BASTIDAS, en esos momentos pensaba que mañana a esta hora nos cruzaríamos con el “SANTANDER” en alta mar y en el alerón de babor vería la inconfundible silueta del TK Francisco Rodríguez, “Pacho”, contento por ese regreso a casa. A las 08:00R, puntuales como un tren inglés, zarpamos con destino a SAI en cumplimiento de la Oroper 057- CFNA-82. ¡Sandinistas, allá vamos!

Ese fin de semana, mientras estábamos fondeados en la Rada de El Cove, la isla de San Andrés era un hervidero de turistas y como cosa rara, de periodistas, era sábado 11 y del CESYP (creado mediante la disposición 005 de las FFMM del 05 de marzo de 1982 y la resolución del Ministerio de Defensa Nacional No. 647 del 26 de marzo del mismo año, con el propósito de agrupar a todas las Unidades militares acantonadas en el Departamento Archipiélago) llamaron al señor CF Jorge Orjuela CMN para una reunión urgente. A su regreso, cuando el bote motor hacia su maniobra para acercarse a la escala real, toda la tripulación, con contadas excepciones, se encontraba asomada por la borda de estribor esperando con impaciencia la orden de zarpe, para casi todos, era preferible un buen recorrido por los cayos, con pesca incluida, que la gastadera de plata o la medidera de calles en San Andrés. Todas las caras reflejaron una enorme expresión de asombro, el señor Comandante llegó acompañado de dos hermosas mujeres, muy emperifolladas, de pantalones cortos, gafas oscuras, pavas y con sendas libretas de apuntes en las manos, eran nada menos y nada más que Cecilia Gómez y Amparo Peláez, las más famosas periodistas de la televisión colombiana del momento, que venían a bordo autorizadas por el alto mando con la intención de terminar una nota periodística que estaban preparando sobre la situación de amenaza que vivía el archipiélago y que sería emitida en los próximos días. De más está decir que los “goleros” empezaron a revolotear, hasta Campos “el pelícano” debió ser espantado del área y a esas “sirenas capitalinas” solo pudimos verles la popa cuando desaparecieron por la escotilla rumbo a la Camof escoltadas por los Oficiales Superiores y los Jefes de Departamento. ¡Tripulación: descansen ar!

Estaría de más decir que en la Camof no hubo sillas pa’ tanto recluta, almorzamos después de que las susodichas lo hicieran y subieron al puente para coordinar las actividades a seguir y por obvias razones se nos indicó que debíamos almorzar de afán… Tomando el último sorbo de un tinto, se pitó el primero de los muchos ejercicios de zafarrancho de ese día, en el primero todo fue profesionalismo y disciplina, en los otros, tres horas después, los madrazos no se alcanzaban a escuchar en el puente. Así transcurrió el día mientras el equipo periodístico filmaba y tomaba nota. Terminaron las actividades cuando el sol se había ocultado en el horizonte y mientras en la Camof el señor Comandante y el Segundo Comandante con los Jefes de Departamento intercambiaban anécdotas, explicaban a las ninfas los significados de tantos términos marineros, la tradición de ponerse la gorra, de quien se sienta en la silla del Comandante y alguno se las dio de poeta y empezó con el infaltable “me voy a beber el mar…”, sonó el intercomunicador de la Cámara, el señor Comandante respondió de inmediato, escuchó atentamente y disculpándose le indicó al Segundo Comandante que lo acompañara al puente, pocos minutos después escuchamos la pitada por el anunciador general: “Atención el personal, este no es un ejercicio, repito, este no es un ejercicio, zafarrancho de combate, servicios especiales a sus puestos, la unidad se alista para zarpe de emergencia, personal tripular sus estaciones”. Bueno, dije, ahí vamos otra vez…

Media hora antes, la guardia de puerto que estaba atenta en el radar, detectó un contacto a 12 millas con rumbo 190˚, lo había anotado en la minuta y siguió tranqueándolo a intervalos de tiempo regulares, cuando llamaron al señor Comandante al puente, ya los contactos eran cinco en perfecta formación diamante y en la oscuridad sus luces eran visibles desde el puente, el Comandante no lo dudó ni un segundo, ¡Zafarrancho de Combate y zarpe de emergencia! Mi capitán, dijo el Segundo, ¿qué hacemos con las periodistas?

Pues hay que desembarcarlas, dijo el Comandante.

Pero no podemos esperar mientras el bote motor va y regresa, dijo alguien.

¡Cállese recluta!

Entonces que el bote motor se quede en el Cove y nos espere mientras regresamos.

¿Y si nos hunden? Lo vamos a necesitar y en la cedula de abandono yo voy en el bote.

¡Cállese recluta!

3/34

CYBER-CORREDERAServicio Informativo de y para la familia Naval Colombiana Nº 247

Mi capitán, las periodistas dicen que ellas no se bajan, que esta es la oportunidad de mostrar la verdadera situación de la isla y que con esta noticia se ganan el Pulitzer, que ellas firman lo que sea, que ellas hicieron un curso de corresponsales de guerra por correspondencia con el Cuerpo de Bomberos de Chía y que van por su cuenta y riesgo.

¡Que carajos, la patria es lo primero! que el TK Parody se encargue de las periodistas y su equipo y los ubique en el CIC, JDO envíe una clave al CESYP informando que zarpamos a verificar esos contactos, ordenó el Comandante…

Cuando surcábamos las aguas saliendo de la Rada de El Cove en zafarrancho de canal barrido (¿?) y oscurecimiento, los contactos ya eran nueve, al parecer la tan temida invasión sandinista era un hecho, ya se habrían tomado los cayos y ahora venían por San Andrés, no se las íbamos a dejar tan fácil. En el puente, todo era tensión, el radarista pensaba que esos contactos no podían ser bandadas de pelícanos, de eso estaba seguro, a menos que los pelicanos llevaran linternas y luces de navegación; el TK Guerrero en el cuarto de cartas ojeaba el Jane’s pero la información sobre la marina nicaragüense estaba desactualizada, ese ejemplar era de 1970… en el CIC todo era movimiento frenético, el Jefe Comas tenia desplegados los ATP I y II, le pedía al puente que lo mantuviera constantemente informado sobre el tipo de formación táctica que asumían los contactos enemigos a fin de recomendar rumbos y velocidades; por su parte, las periodistas no podían ver nada, poco a poco sus ojos se iban acostumbrando a semejante oscuridad, pero estaban fascinadas con ese ajetreo tan diferente a todo lo que habían visto o imaginado, era como estar en el crucero estelar MC80 “Hogar Uno” de la Guerra de las Galaxias, decía Amparo. En la pieza de 3”/50 ya estábamos listos, habíamos cargado munición ATP y esta vez sí, teníamos los contactos a la vista con marcación y distancia fijos y listos para disparar. Lo propio había hecho el TK Montagut, quien ya tenía sus ametralladoras .50 encananadas y listas. Mientras zarpamos, los contactos se habían alejado, notamos que no se dividieron, ni aumentaron la velocidad, ni cambiaron el rumbo, tampoco respondían a las llamadas de radio requiriendo sus intenciones, origen, destino o bandera, muy diferente a lo que pasaría muchos años después con la M/N “VALENVERG”… esa si respondió, pero esa es otra historia.

De pronto es una trampa y solo quieren alejarnos de la isla mientras la verdadera fuerza está desembarcando por Sarie Bay, dijo alguien en el puente.

¡Cállese recluta!

De pronto el recluta tiene razón mi Capitán, esos contactos siguen moviéndose hacia el sur…

¡Calles… mire Perdomo, no hay más unidades navales en la isla, ocupémonos de estos primero y ya después veremos que hacemos, por lo pronto que la Policía se encargue de los que desembarquen!

Los bomberos y los del Club Rotario se pueden requisicionar para apoyar a la Policía…

Uribe, venga, saque a ese recluta de aquí antes de que lo tire por la borda…

Como ordene mi Capitán, mire Teniente Guerrero, vaya al CIC y prepare un plato de estrellas para mañana.

Pero allá no hay luz mi Teniente, eso está muy oscuro…

¡Hombre al aguaaaaa!

Esos contactos no responden mi Capitán, mantienen el rumbo y a esa velocidad que llevan, cuando los alcancemos estaremos muy lejos de la isla, recomiendo hacer un disparo de advertencia con la pieza de 3”/50, dijo el JDA.

Torre puente.

Siga puente este es torre.

Torre, efectúe un disparo de advertencia a proa de los contactos.

Puente esta es torre, recibido.

¡Fuego!

Nada… se oyó un clic seco, pero no hubo disparo.

Torre puente, ¿Por qué no han disparado?

Puente torre, al parecer el circuito de disparo presenta una falla. Voy a cambiar el selector de disparo al cañón de estribor.

Este es puente, recibido.

¡Fuego!

Nada, el mismo clic seco…

Puente torre, negativo, el otro cañón tampoco dispara. Vamos a revisar e intentar el disparo a percusión.

Torre puente, recibido… maldita sea, a la hora que le dio por joder a esa pieza…. ¡Guillén, mire a ver qué pasa!

Como ordene mi Capitán.

Mientras tanto, en la pieza, verificamos todo el sistema de disparo, uno de los electricistas de a bordo nos colaboró verificando los voltajes que llegaban a las agujas de disparo… ¡cero voltios¡ Verificamos el sistema manual de disparo a percusión, funcionaba, pero la aguja no alcanzaba a impactar el fulminante…

Puente torre…

Siga torre este es puente.

4/34

CYBER-CORREDERAServicio Informativo de y para la familia Naval Colombiana Nº 247

Puente al circuito JDA, la torre no dispara y es imposible corregir el desperfecto en estos momentos.

¡Maldita sea! Pues al cabo que ni quería…

¡Chanfle! Perdón mi Capitán, recomiendo full avante rumbo 185 para interceptar los contactos.

¡Maquinas full avante, rumbo 185!

Varios minutos después:

Segundo, ¿aún no se pueden distinguir los contactos, que tipo de embarcaciones son?

Afirmativo mi Capitán, parecen pesqueros…

De pronto el TK Guerrero tenía razón y es una fuerza de distracción, nada raro que cuando nos tengan a tiro nos rodeen y nos hundan a punta de rockets, dijo alguien más.

¿Otro diciendo pendejadas? Uribe…

¡Hombre al aguaaaa!

Mientras avanzábamos raudos sobre las olas persiguiendo al enemigo, desde el puente siguieron insistiendo por el VHF en canales 16, 71 y 72, al cabo de media hora y después de una ráfaga de .50, por fin respondieron a los insistentes llamados, resultó que si eran pesqueros, pero no nicaragüenses, eran nueve pesqueros mexicanos que partieron de Puerto Juárez, cruzarían el Canal de Panamá con destino final Manzanillo en el Océano Pacifico mexicano, venían con piloto automático y el encargado de controlar la navegación nocturna se había dormido. Se les ordenó parar maquinas, alistar toda la documentación pertinente y prepararse para una inspección. Mientras maniobrábamos para acercarnos, se alistó el bote Zodiac y la Tripulación de Presa para la inspección, al mismo tiempo, “mientras ya no había riesgo para su vida”, se trasladaron las periodistas y su equipo al puente para que pudieran ver toda la operación de interdicción, registro y control marítimo, nada se dijo sobre la falla de la pieza de 3”/50, pero si se les pidió que en su informe periodístico no se dijera nada ni se mostraran nuestras capacidades de armamento ni tácticas operacionales.

Tuvimos que esperar a que todos los pesqueros se ubicaran a una distancia segura unos de otros y al mismo tiempo donde pudiéramos controlarlos a todos. La inspección demoró bastante, se inspeccionaron una a una todas las embarcaciones, la tripulación de presa estuvo todo el tiempo protegida desde las cubiertas del poderoso por fusileros listos para reaccionar en caso de algún ataque y para mayor seguridad la pieza de 3”/50 ronzaba constantemente de un pesquero a otro. El bote Zodiac transportó a bordo al encargado de la flotilla de pesqueros, quien llevó la documentación que certificaba la legalidad de las embarcaciones, de la travesía y de las tripulaciones, además, eran embarcaciones completamente nuevas, con equipos de punta y vacías, lo que facilitó la inspección. La Tripulación de Presa dio el parte de término de la revista sin novedad y cuando se retornó al mexicano a su pesquero, esta regresó al buque. Se escuchó el chasquido del anunciador general: Atención el personal, la unidad pasa a situación normal, bote Zodiac a bordo, servicios especiales continúan en sus puestos.

JDO proceda al Cove y esté atento al radar…

Como ordene mi Capitán…

Ya en horas de la madrugada y después de una verificación del área, recalamos en El Cove, fondeamos con dos grilletes en el agua y nos dispusimos a chismosear el desembarco de las ninfas. El bote motor se acercó a la Escala Real y pudimos ver como las dos sirenas, un poco gualtrapeadas por el mar y el trasnocho, eran prácticamente cargadas y embarcadas en el bote, acompañadas eso si, por sendos galanes que las llevaron hasta el muelle y verificaron que partieran raudas y seguras hacia su hotel. Con el poderoso en guardia permanente, la isla podía dormir segura, por ahora…

Mi Teniente Uribe, ¿Qué hago con el plato de estrellas?

¡Hombre al aguaaaa!

Nota: Este “secreto”, el anterior y el que viene, han sido posibles gracias a los archivos históricos del ARC BOYACA gentilmente obtenidos y suministrados por el Señor VALM Ordoñez Luis. A todos los aquí mencionados, superiores, compañeros y subalternos les reitero mis respetos e inagotables sentimientos de admiración y agradecimiento. Feliz navidad y próspero 2022 para todos los Cybercorrederos.

PD: Si a Gustavo Petro “le cabe el país en la cabeza”, con todas las barbaridades que está diciendo, Dios nos libre de caer en las manos de semejante descerebrado.

5/34

CYBER-CORREDERAServicio Informativo de y para la familia Naval Colombiana Nº 247

LENTITUD EN LAS MILES ISLAS

DE LAS FILIPINAS

Por: CN Mario RUBIANOGROOT ROMAN (“Papayo el Velachero”)

Diez días después de su arribo al paraíso continúan su marcha rumbo al oeste. Los acompañan una luna llena y vientos propicios. Apenas han avanzado pocas leguas cuando Pigafetta cae al agua. Nadie lo ve. Se salva sujetándose a una cuerda y grita pidiendo ayuda. Punzorol manda a dos pajes con el esquife a recogerlo. Faltó poco para que se ahogara. Gines de Mafra grita:

—¡Casi se nos ahoga el cronista!

Magallanes sale de su camarote asustado. Lo llama a su recinto, le pasa unas calzas suyas y lo reprime mientras el italiano se quita la ropa mojada.

—¡Usted tiene la obligación de cuidarse! El cronista tirita de frio y de miedo.

—Si se muere lo mando a ahorcar, ¿entendió?

El lenguaraz asiente. Se persigna. Mira su anillo y lo besa.

El 28 de marzo (jueves santo) ven humo en una isla lejana y hacia allá se dirigen; llegan a una playa vasta y blanca. Tres embarcaciones con unos trece nativos salen a recibirlos; Magallanes los invita con gestos a abordar su nao, pero ellos rehúsan cuidadosos. Un nativo lo invita a su embarcación. Magallanes llama a Enrique de Malaca.

—Decidles que venimos en son de paz y necesitamos víveres— le pide. El esclavo baja y después de un rato grita con entusiasmo:

—¡Comprendo lo que dicen, capitán, comprendo!

Enrique se siente regresando a casa. Tenía diez años cuando Magallanes lo compró en Malaca. De eso hace ya nueve años. Lo entienden, pero no hablan como él. Esa no es su patria, pero ella no debe estar lejos.

Pigafetta quiere saber cómo se llama la isla: —Limasawa— informa Enrique luego de preguntar a su interlocutor. (Mazana, le dicen otros)

Magallanes muestra al nativo una bolsa de clavo de olor y le pregunta con gestos si tienen algo en su isla.

Gomode comenta el hombre e indica hacia el oeste y hace un gesto fácil de entender que quiere decir mucho.

Al siguiente día, Enrique regresa acompañado del rey de Limasawa, quien se llama Colambu. Magallanes tiene la oportunidad de explicarle su misión y el derrotero que han seguido desde España y con que cuenta en recursos de armas y defensa. Al final realizan una formalidad para constituirse en hermanos de sangre.

Para Colambu ha llegado el momento de retirarse. Pide que lo acompañen dos europeos a su isla. Magallanes envía a Pigafetta y a Enrique para que sirva de traductor. En el bote Pigafetta quiere saber por qué todos mascan una nuez (Betel) que les deja la boca y los dientes rojos. El rey asegura que es su fuente de energía. Si no lo mascara, enfermaría y moriría. Le ofrece probarlo, pero el italiano declina con amabilidad.

Dos días después, para agradecer tanta hospitalidad y distraer a su gente, Magallanes organiza un torneo de esgrima frente al mar en que Duarte Barbosa y Cristóbal Ravelo se lucen. Esa tarde el capitán general anuncia a Colambu que al día siguiente continuará su viaje en busca de las Molucas y que necesita víveres para una semana. El rey no solo le pasa todo lo que tiene en sus bodegas, también le ofrece acompañarlo a la isla de Cebú, donde reina un primo suyo llamado Humabón. Le asegura que esa isla es un importante punto comercial donde suele ir gente de la China a buscar jengibre, pimienta y otras especias además de esclavos. Allí encontrará todo lo que necesite. Magallanes no quiere dejar pasar la oportunidad de conocer también esa isla.

Punzorol habla con el capitán en representación de otros oficiales, quienes no están de acuerdo a la demora, Magallanes le contesta:

—Estas islas son tan valiosas como las Molucas y en ellas Portugal no ha reclamado derecho alguno porque ningún monarca europeo sabe de su existencia. Eso es importante para Castilla. Punzorol asiente y lo deja solo. Poco después Magallanes baja a la cubierta a anunciar que partirán a Cebú ese mismo día y Colambu les servirá de piloto. Estamos a 4 de abril de 1521.

6/34

CYBER-CORREDERAServicio Informativo de y para la familia Naval Colombiana Nº 247

El 7 de abril de 1521 arriban a Cebú cerca del pueblo mayor llamado Singapala. La playa se llena de hombres y mujeres semidesnudos, con el paño de siempre amarrado a la cintura. Los tres colosos flotantes disparan salvas de artillería y hacen señas que vienen en son de paz. Del esquife descienden Colambu, Enrique, Pigafetta, Andrés de San Martin, Cristóbal Ravelo y uno de los escribanos, el vasco León de Ezpeleta. Magallanes se queda a bordo. Guiados por Colambu van directo a la casa del rajá Humabón. Las casas de madera son como las de Limasawa, apostadas sobre palafitos. Bajo ellas los corrales de animales: cerdos, cabras y gallinas. La de Humabón es la más grande.

La Trinidad recibe la visita del príncipe heredero, hijo de Humabón, acompañado de diez notables de Cebú. Llevan de regalo muchos cestos de arroz, varios cerdos, cabras y gallinas. Magallanes los invita a todos a su camarote y les explica que ha llegado como mensajero del rey Carlos I de Castilla, el rey más importante de la cristiandad. Luego comen juntos una cena a base de carne de gallina, arroz y verduras que han preparado los grumetes. Durante la cena el príncipe formula varias preguntas al capitán sobre su vida y sobre Castilla. Magallanes responde a todo con paciencia. La visita dura seis horas y deja a todos contentos.

El resto del mes de abril de 1521, Magallanes se convierte en un propagador de la fe católica en Cebú, su isla personal que piensa reclamar como suya cuando llegue a España. Humabón y los suyos veían a los visitantes como dioses. Por sus armas, por sus ojos de fuego y gargantas de trueno, por su sed de hembras. “A su hierro lo acompañaba la madera de la cruz; a la pólvora, el ariete de la palabra” (R. Marín)

Humabón es bautizado con el nombre de Carlos I de Cebú y a su esposa le dan el nombre de Juana, como la madre del rey de Castilla. Luego es el turno del príncipe y de otros veinte hijos de Humabón. Carlos I regala a

Magallanes alhajas de oro, entre ellas un brazalete adornado con piedras preciosas muy vistosas que el capitán muestra a los asistentes. Hay aplausos. Explica a su nuevo aliado que a partir de ese momento será el hombre más respetado de todas las islas del archipiélago de San Lázaro.

Magallanes anuncia ante Humabón su pronta partida y promete volver a fundar una ciudad en Cebú, — porque todas estas islas formaran parte de la Corona de Castilla— pronostica en un tono amistoso, casi tierno.

Carlos lo mira con escepticismo.

Pero Lapu Lapu en Mactán no te obedecerá.

Si lo hará —asegura—, pero antes que nada deberá obedecerte a vos, por ser aliado de Castilla. Lapu Lapu nunca ha aceptado someterse a ninguno de nosotros.

Enrique informa a Magallanes que Lapu Lapu es un guerrero temido en esas islas. Él lo ha visto con sus propios ojos. Tiene el cuerpo completamente tatuado. Un tatuaje por cada batalla ganada.

¿Cuándo lo has visto?

Ha venido varias veces a espiar a Cebú.

Carlos I explica que es su cuñado y peor enemigo. Magallanes se sonríe seguro de si mismo. Los tatuajes de Lapu Lapu no lo intimidan.

Esa misma noche llama a una reunión de oficiales en la nao Trinidad para informar que ha enviado a Enrique a la isla Mactán ordenando que su rey pague tributo a Castilla. Al siguiente día llega Enrique con su respuesta:

Lapu Lapu manda decir que no es un títere de los hombres de los barcos. Que no paga tributo alguno.

Magallanes llama de inmediato a una reunión y elige a un grupo de cincuenta guerreros para partir al otro día a darle un escarmiento. Asegura que continuarán el viaje en cuanto hayan arreglado este asunto.

Es cuestión de honor — explica el capitán. No solo nos ha ofendido a nosotros, también a Carlos de Cebú. Después de las tantas penas y desafíos que hemos pasado, este trámite no será gran cosa.

En el siguiente capítulo viene el fatal desenlace, pero el “derrotero” debe continuar… de tal forma que los invito a leer las Cybercorrederas números 239 “Muerte de Magallanes”, 240 “Derrotero Filipinas a Molucas” y la 241 “La Victoria de Juan Sebastián Elcano”.

En el mes de enero espero publicar la “Introducción de la Expedición Fatal de Magallanes-Elcano”.

7/34

CYBER-CORREDERAServicio Informativo de y para la familia Naval Colombiana Nº 247

ALGUNOS RECUERDOS COMO COMANDANTE

DEL ARC INDEPENDIENTE

Por: Vicealmirante (RA) José William Porras Ferreira

ARC INDEPENDIENTE (FM-54)

Es el segundo buque con este nombre desde 1823 en la Armada Nacional (el primero combatió en la batalla del Lago de Maracaibo el 24 de julio de 1823, siendo el buque insignia del almirante Padilla y durante la proclama dirigida a sus hombres antes de iniciar la histórica contienda, nace la expresión "morir o ser libres", frase eslogan del escudo de la unidad). Entro en servicio en 1984. Es una Fragata tipo FS-1500 construida en los astilleros Howaldtswerke (HDW) en Kiel, Alemania, siendo la última de cuatro fragatas misileras adquiridas en el marco

del plan Neptuno incorporándose el 26 de junio de 1984 a la Armada Nacional y desde entonces ha surcado el territorio marítimo, ayudando a preservar la vida en el mar, a controlar el tráfico ilícito y contribuyendo a la preservación de los recursos naturales para beneficio de la nación. Su tarea fundamental ha sido el garantizar la soberanía nacional con el desarrollo de múltiples y diferentes operaciones navales tanto en el mar Caribe como en el Océano Pacífico.

La unidad ha sido condecorada en varias oportunidades, con la Medalla al Mérito Naval "Almirante Padilla", Medalla "Servicios Distinguidos a La Fuerza de Superficie", Medalla "Servicios Distinguidos a la Fuerza Submarina", Medalla "Servicios Distinguidos al Cuerpo de Guardacostas" entre otras, por sus sobresalientes servicios a la Patria durante más de 37 años de operación y contribuciones a la nación en las misiones asignadas.

Figura 1. ARC Independiente

Sus características generales son:

Astillero constructor: Howaldtswerke en Kiel Alemania

Clase

: Almirante Padilla

Tipo

: FS-1500

Iniciado

: 22 de noviembre de 1982

Botado

: 21 de enero de 1983

Incorporado

: 26 de junio de 1984

Desplazamiento

: 2100 toneladas

Eslora

: 91.1 metros

Manga

: 11.3 metros

Calado

: 3.7 metros

8/34