<> Cyber-Corredera

Cyber-Corredera

|| Servicio informativo del enfermero Pinto


  
Unidos por el mar
y exhaustos por el último poste
 
 
No 89
 Noviembre / 2007
Informativo virtual 
para integrar  la familia naval colombiana 
www.cyber-corredera.de 

DESPUÉS DE ITALIA (1)
Fabio Gordillo Campos / 22-011

El avión aterrizó en el aeropuerto de Barranquilla hacia las diez de la mañana del 8 de julio de 1.958; cuando bajamos por la escalerilla para pisar nuevamente tierra colombiana, sentí que respiraba un aire pesado y ardiente; miré a los empleados del aeropuerto y noté que estaban sudados, sus caras curtidas por el trópico, sus cuerpos flacos y algunos con panza cervecera, la ropa ajada y el caminar desgarbado. Experimenté un impulso inconsciente e involuntario de regresar al avión y partir inmediatamente para Italia; sin embargo, esa tierra que estaba pisando era mi patria y tenía serios compromisos por cumplir, así que levanté la cabeza y seguí con paso firme y decidido hacia la realidad que me correspondía en el mundo en que nací.

Llegamos a la cámara de Oficiales del Centro de Entrenamiento Naval de Barranquilla donde nos informaron que por la tarde partiríamos hacia Cartagena. En la cámara estaban varios Oficiales que habían sido cadetes bien antiguos cuando nos fuimos. Nos anticipamos a saludarlos efusivamente, pues queríamos causar en todo momento una buena impresión. Almorzamos, nos invitaron a tomar unos cuantos Whiskys, pues ellos tenían curiosidad de enterarse sobre nuestras experiencias en Italia. Entre los Oficiales de la base había uno muy alto, quien había sido Guardiamarina cuando entramos de reclutas cinco años atrás; el “largo? Pizarro era aficionado al trago y mientras estábamos en la cámara recibió una llamada de su esposa – Mi amor, ahora no puedo ir porque estoy muy ocupado atendiendo a unos Oficiales italianos que llegaron hoy –, dijo, y tuvimos que reírnos del apunte. Alrededor de las cinco de la tarde partimos en un bus de la Armada para Cartagena. En el viaje pudimos intercambiar opiniones sobre nuestras primeras impresiones acerca del medio tan diferente en que nos encontrábamos, y sobre la forma en que deberíamos actuar, teniendo siempre en la mente la advertencia de ser humildes a nuestro regreso, advertencia que nos hizo el Comandante de la Armada cuatro años atrás cuando nos despidió en Bogotá.

Ya era noche cuando llegamos a Cartagena a la Escuela Naval, sitio en que nos alojaríamos. Afortunadamente uno de los nuestros tenía un cuñado Oficial de la Escuela, quien nos consiguió alojamiento en camarote con aire acondicionado porque el calor esa noche era bastante fuerte y nosotros estábamos desacostumbrados. El día siguiente nos presentamos de civil ante el Comandante de la Base Naval, a quien tuve que explicarle que no teníamos uniformes de la Armada Colombiana porque los que usábamos en Italia tenían una confección diferente. El Comandante ordenó que pasáramos al Fondo Rotatorio de la base para coordinar la elaboración de uniformes, visitáramos la peluquería porque teníamos el pelo largo, y saliéramos a vacaciones para saludar a nuestras familias.

En el aeropuerto Eldorado, que no conocía, me estaban esperando mis padres y mis cinco hermanos. Me impactó el ver a mis tres hermanas ya convertidas en unas señoritas y a mis hermanos en hombres de pelo en pecho. Cuatro años sin verlos es toda una vida cuando se es adolescente; ellos también pudieron ver la transformación mía en un marino curtido de 24 años. Del aeropuerto fuimos al Club de Oficiales de la Policía a retirar el almuerzo que tendríamos en la casa con otros miembros de la familia; por pura coincidencia, el maître del club era italiano y todos me pidieron que conversara con él en ese idioma: A decir verdad, me sentí en casa con él porque para ese entonces yo creo que hablaba mejor el italiano que el español.

Mi mamá sabía que a mi me gustaban los tamales tolimense que ella hacía, así que al día siguiente organizó una tamalada en la casa. Todos me miraban con expectativa cuando empecé a comer mi tamal; la primera sensación que sentí al enfrentarme a esa masa fue de desconcierto pues no me supo a lo que yo esperaba; sin embargo reaccioné rápidamente para no quitarle la ilusión a mi mamá, y me lo comí todo aparentando que  me parecía tan rico como siempre. Es curioso ver cómo se desadaptan las papilas gustativas después de un tiempo largo de saborear otro tipo de cocina. Queda claro que con el paso del tiempo recobré el gusto por los tamales, que volvieron a ser uno de mis platos preferidos.

Coincidiendo con nuestras vacaciones, la Escuela Naval vino a Bogotá para competir en unos juegos interescuelas de las Fuerzas Armadas; algunos de los “italianos? fuimos llamados para reforzar los equipos de fútbol, natación, y equitación; desafortunadamente yo no estaba en forma para competir con cadetes bastante más jóvenes en fútbol, lo cual hizo que mi actuación fuera discreta; en cambio nuestra estrella de natación sí pudo contribuir con algunas medallas. El caso de la equitación fue totalmente inédito, porque este deporte no se practicaba en la Armada; sin embargo, los que participaron dejaron sorprendidos a propios y extraños por su maestría en la ejecución de saltos. Como nosotros habíamos llegado recientemente de Italia, y oficialmente no habíamos recibido el grado de Tenientes de Corbeta, pudimos ser incluidos entre los participantes como cadetes, a pesar de que por antigüedad ya éramos Oficiales desde hacía año y medio.

Terminaron las vacaciones y tuvimos que presentarnos en el Comando de la Armada para regularizar nuestra situación como Oficiales, y para conocer nuestra destinación a diferentes unidades operativas. Allí supimos que recibiríamos el grado de Tenientes de Corbeta con fecha retroactiva al 20 de enero de 1.957 (la fecha en que se habían graduado nuestros compañeros del contingente 22), y que la antigüedad nuestra dentro del escalafón naval estaría por encima de la de nuestros compañeros que estudiaron en Cartagena. El más antiguo sería el que estudió en la Escuela Naval de Chile. Esa tradición de que los graduados en el exterior fueran los más antiguos se había respetado por muchos años en la Armada. Yo fui asignado a la tripulación del destroyer “Caldas? con sede en Cartagena.

Lejos estaba yo de imaginar que el Caldas era un buque ya prácticamente retirado del servicio. Cuando me presenté ante el Comandante y recibí mi primer cargo como Oficial, capté que ese traslado estaba lejos de representar un premio a mi gran esfuerzo de cuatro años en Italia. Nadie lo decía en voz alta, pero era vox populi que los llegados del exterior eran asignados a unidades de menor importancia para “bajarles el morro?. Yo decidí aceptar con humildad esa situación, pues en cierta forma podía estar justificada por la actitud arrogante que alguien pudo asumir en el pasado. Allí en el Caldas empecé a empaparme de las costumbres y tradiciones del día a día, a llamar las cosas por su nombre en Español (yo decía sumergible en vez de submarino), a tratar con la tripulación y el resto de la Oficialidad, a manejar la espada y el ceremonial naval, y sobre todo a mantener un bajo perfil para no despertar suspicacias. Las guardias en el buque eran prácticamente para cuidar inmensas ratas provenientes del muelle, y que ya tenían sus guaridas dentro del buque; cuando una de ellas se moría, el olor era horrible y había que organizar una búsqueda exhaustiva para poder localizarla y acabar con el martirio nuestro. Un día que estaba de guardia me enteré de las condiciones inhumanas en que se pagaba calabozo abordo: El tripulante era encerrado en un compartimento metálico, vestido en pantaloneta y tenis, a merced del calor sofocante del día y del frío de la noche, sin mucha libertad para moverse. Me pareció que estaba de nuevo en el período de la Inquisición, hasta un día en que desaparecieron las gallinas que habíamos comprado para un sancocho que daríamos a la tripulación el día siguiente; ¡las gallinas amanecieron violadas y muertas!; desde ese día entendí muchas cosas a las que no estaba acostumbrado, y que eran el fruto de una idiosincrasia diferente. Para rematar, un día que estaba castigado sin salir del buque, un suboficial de baja graduación se me acercó y me dijo: - Mi teniente, le ruego el favor de que me deje salir porque me acaban de avisar de la casa que mi mamá sufrió un aborto y está muy grave - ; al escuchar esa súplica tan dramática no tuve otra alternativa que dejarlo salir y apurarlo para que llegara a su casa sin tardanza. ¡Como a la una de la mañana, una patrulla de la policía naval me trajo al hombre, detenido por estar en una casa de citas borracho y haciendo escándalo!; poco después, en contra de mis convicciones, lo castigué con varios días del calabozo de la inquisición.

Aproveché también los primeros días de estadía en Cartagena para conseguir amigas .Uno de mis compañeros de Italia, Federico Diago, tenía a su familia en esa ciudad y su mamá nos acogió a todos como si fuéramos sus hijos. Prácticamente íbamos a comer allí todos los días, pues nos sentíamos un poco extraños sin conocer a nadie; después de la comida llegaban amigas y amigos de Federico, con quienes empezamos a organizar nuestra vida en el medio social. Comencé a propiciar invitaciones para ir a bailar en el Club Naval, en casas de familia, y en las discotecas; también participé en paseos en lancha por la bahía y en idas a Bocachica. Poco a poco, cada uno de nosotros empezó a tejer su propia red de amistades. En casa de Federico conocí a unas gemelas de quienes me hice muy amigo; ellas me presentaron a sus padres: Él hijo de Españoles y ella Puertorriqueña. En mis visitas a esa familia pude notar que me sentía a gusto, que había calor de hogar, el nivel cultural era alto, el orden y la limpieza se veían por todas partes, sus amistades eran de alto nivel, y resultaba obvio que la situación económica era holgada. Yo trataba de frecuentar la mayor cantidad de amistades posible, a fin de seleccionar las que verdaderamente me convenían; todos los sábados había reuniones bailables en el Club Naval de Oficiales, con orquestas de la talla de la de Pacho Galán que tocaba el merecumbé como los dioses; la asistencia a estas reuniones era siempre muy alta, y a ellas llevé a bailar a muchas amigas pero sin comprometerme demasiado; tenía que proceder con cautela y acumular la mayor cantidad de información, antes de lanzarme con una novia que tendría que ser definitiva para mis deseos de matrimonio . “Mi mujer es de mi tierra, y mi querida es de París?, había dicho Rubén Darío, y yo estaba decidido a que me casaría en Cartagena, en el ambiente naval, para levantar mi propia familia.

Como era de esperar, mi permanencia en el destroyer Caldas duró sólo unos pocos meses. Uno de mis compañeros del contingente 22 , Armando González, estaba embarcado en el destroyer “7 de Agosto? , que recientemente se había incorporado a la Armada colombiana procedente de los astilleros suecos donde fue construido ; junto con su gemelo el “20 de Julio? , constituían en ese momento lo más moderno de la flota de guerra de Colombia . Armando le endulzó el oído al segundo Comandante de su buque para que solicitara mi traslado al 7 de Agosto, lo cual se hizo efectivo; en un par de días pasé de integrar la tripulación del buque más viejo al más nuevo de la Armada. Los dos destroyer “Suecos? constituían realmente una Armada aparte; su reglamento se cumplía al pié de la letra con una severidad draconiana, y se había llegado al extremo de que Oficiales no pertenecientes a su dotación tuvieran que pasar un complicado filtro para ir a conocerlos. Como la cámara de Oficiales tenía aire acondicionado, nos exigían que a la hora de la comida, cuando estábamos en puerto, asistiéramos de saco y corbata. Los camarotes de Oficiales también tenían aire acondicionado, así que dormíamos con cobijas para no padecer con el frío. Las instalaciones de la tripulación también tenían aire acondicionado, algo nunca visto en la Armada colombiana. Claro está que cuando por alguna falla se interrumpía el suministro de energía, el asunto se complicaba porque el calor en esos sitios encerrados era infernal; además, los buques habían sido construidos para especificaciones que contemplaban una eventual guerra nuclear, y esto implicaba la ausencia de claraboyas y limitado acceso a la ventilación natural. A pesar de que cuando faltaba el aire acondicionado la presión sobre los especialistas de mantenimiento era muy fuerte, algunas noches tuvimos que dormir en pantaloneta, nadando en nuestro propio sudor, y con ventiladores de pared. Todo era nuevo y reluciente; cuando alguien veía un rayón en la cubierta o en los mamparos, o una mancha cualquiera, rápidamente tomaba las medidas para corregir la anomalía. La situación era similar a la de una familia cuando estrena carro nuevo.

-Les presento a FURIOCHI, el italiano de nuestro curso - , dijo Armando González a los demás Oficiales durante mi primer almuerzo en el “7 de Agosto?. Armando explicó que esa palabra era una adaptación suya al Español para referirse a los italianos, conocidos en el mundo entero por su afición a las mujeres. A partir de ese momento todos me comenzaron a llamar por este apodo, y tuve que resignarme a pesar de que yo era todo menos lo que el apodo significaba. Algún tiempo después salí a pescar con el Comandante, el Capitán Lemaitre, en uno de los botes del buque y él me dijo: - Ajá FEROCHE, así que tú eres un verdadero mamín? : No tuve más remedio que reírme, pues de allí en adelante ya no sería solamente FURIOCHI sino también FEROCHE.

El “7 de Agosto? contaba con cañones de 120 milímetros, centrales de control de tiro de última tecnología, ametralladoras de 40 milímetros para fuego antiaéreo, y torres lanzatorpedos. Las viejas fragatas parecían piezas de museo en comparación con las nuevas joyas de la corona. Mi primera asignación consistió en comandar la operación de una de las tres centrales de tiro con que estaba equipado el buque; desde allí se dirigían los direccionamientos de los cañones para poder dar en el blanco, y sus computadores eran gigantescos pues estaban integrados por tubos electrónicos, algo prehistórico para estos tiempos pero que en esa época constituían tecnología de punta para nuestra Armada. La construcción del buque había durado un par de años en los astilleros suecos, y la tripulación viajó a Suecia para recibir el entrenamiento adecuado en todas las áreas. En algunos casos los proveedores de equipos estaban en otros países europeos como Holanda e Inglaterra, y allí también viajaron algunos Oficiales y tripulantes. Realmente en este proyecto el apoyo recibido del gobierno colombiano abarcó todos los frentes, sin escatimar fondos para lograr el objetivo de modernizar nuestra Armada. Como yo había estudiado en Italia el tema del armamento naval, no tuve dificultad para entender los sistemas rápidamente mediante la lectura de los manuales. Tenía bajo mi mando a un suboficial de apellido Blanco, con entrenamiento adecuado en Holanda, quien resultó brillante para mantener los equipos y operarlos con eficiencia; se había casado con una holandesa e integraba una generación de técnicos jóvenes muy preparados, en quienes la oficialidad del buque pudo depositar su confianza. En una oportunidad visitó el buque el Presidente Alberto Lleras Camargo, quien estando en la central de control de tiro preguntó: - ¿Cuantos tubos electrónicos tiene esta central? - . Sin pensarlo dos veces Blanco le contestó: - 2.547 Tubos Sr. Presidente - . Una vez terminada la visita, le pregunté a Blanco cuándo los había contado; él me respondió con una sonrisa y me dijo: - ¡Se hace lo que se puede mi teniente! - . Cuando se piensa en la tremenda complejidad de un buque de guerra con todos sus sistemas de armamento , propulsión , generación de energía , comunicaciones, radares, seguridad, salvataje, navegación, refrigeración, cocinas, alimentación, agua potable y de aseo, control de averías, etc., se entiende que el personal subalterno debe tener un nivel de cultura y entrenamiento muy diferente al de otras fuerzas militares; esto hace que la disciplina se base en el mutuo respeto, la preparación profesional, la flexibilidad mental, el reconocimiento de las propias limitaciones, y el buen trato. Ese era el ambiente que predominaba en el 7 de Agosto, y allí me encontré a gusto desde el primer día.

Cuando aún me encontraba en Italia supe que los dos buques serían entregados en el segundo semestre de 1.958, casi coincidiendo con la fecha de mi regreso a Colombia. En ese momento gobernaba el país una Junta Militar de Gobierno integrada por cuatro Generales y un Almirante; el Presidente de esa junta era el General Gabriel París Gordillo, primo de mi papá; le escribí a mi viejo pidiéndole que visitara al General y le pidiera que me hiciera trasladar a Suecia para incorporarme a la tripulación que traería los dos buques al país. El general le contestó a mi papá: - Dile a tu hijo que no sea tan agalludo, que los demás marinos también tienen derecho a estar en el exterior - .

La permanencia en el 7 de agosto aceleró mi integración a la Armada Colombiana, pues recibí un verdadero curso acelerado sobre la forma en que debía actuar en el nuevo medio, utilizar los términos marineros correctos en español, tener la adecuada actitud, y cumplir correctamente con el ceremonial naval. El buque salía a navegar con bastante frecuencia en misiones de patrullaje, entrenamiento, ejercicios de tiro, maniobras conjuntas con otras unidades, pruebas de máquinas y especificaciones para su recibo definitivo antes de cumplir el tiempo de garantía dada por el astillero constructor, etc. Jamás vi tan bravo a nuestro Comandante como el día en que descubrió que el equipo de SONAR del buque, para la guerra antisubmarina, no cumplía con las especificaciones, y que además el ingeniero de enlace con el astillero sueco trató de manipular el asunto para restarle importancia; yo creo que a ese ingeniero, a quien llamábamos “agujeta? por lo flaco, le deben arder todavía las orejas. Entretanto, yo me había enamorado de una de las mellizas Amadó, a quienes todos llamaban las “mellas?. Matilde (Maty) me cautivó con su dulzura, inteligencia, suavidad de trato, madurez, feminidad, concepto de familia, mentalidad moderna, y flexibilidad mental. Mis suegros fueron definitivos para mi decisión, pues se trataba de una pareja excepcional que, entre otras cosas, se habían conocido por fotografías y cartas; ¡solamente el día de su matrimonio en Puerto Rico se vieron frente a frente por primera vez! Alfonso era un “chapetón? alto, honesto sin grietas, nervioso, y responsable. Amalia era una mujer fuera de serie; ciudadana norteamericana, nacida en la ciudad de Ponce en Puerto Rico, había llegado a Cartagena e impuesto su personalidad moderna en un medio pacato, elitista, y prejuiciado. Nunca he visto una mujer tan positiva, dinámica, conciliadora, y atenta; la sociedad Cartagenera la adoraba. Ellos me abrieron de par en par las puertas de su hogar y me acogieron como a un hijo. Durante nuestro noviazgo Maty viajó con su mamá a Europa por varios meses, y en ese lapso de tiempo, a través de cartas larguísimas se consolidó nuestra relación. Tomamos la decisión de casarnos el día 11 de junio de 1.960. La noche en que le informé a mis suegros sobre nuestra decisión y pedí su consentimiento, Alfonso empezó a tartamudear de los nervios y finalmente dijo que SI. (Continuará...)


                                                       ¿Hundió el 'ARC Caldas' un submarino aleman?
                                                                                                  Por: Ivanov Russi Urbano

Hace 60 años, en la noche del 29 de marzo de 1944, el petrolero 'ARC Cabimas' navegaba sigilosamente el Mar Caribe cubriendo la ruta Cartagena-Panamá. Llevaba como escolta asignada al 'ARC Caldas', al mando del capitán de fragata Federico Diago, dado el constante acecho de los U-Boat alemanes en el teatro de operaciones del Caribe. Siendo las 8:25 P.M, ante el asombro de los navegantes, surgió amenazante del profundo océano, en el medio de las dos naves colombianas, la torrecilla de un enorme submarino. Rápidamente el 'Caldas' enfiló sus cañones a aquel, y tras lograr un certero impacto, procedió a la inhabilitación total de la máquina mediante sendas cargas de profundidad. Tras unos cuantos segundos, apareció en el mar una oscura mancha de aceite procedente seguramente de los tanques de combustible. Sea lo que fuera, había sido hundido.
Este hecho, ampliamente cubierto por El Tiempo en su edición del 31 de marzo de 1944, aún presenta graves inconsistencias en cuanto a qué y a quiénes se disparó.

Ha sido la historia bastante presurosa en calificar al aparente submarino de alemán sin tener prueba alguna. En la página web http://uboat.net/ se encuentra el listado más completo de U-Boats a que se puede tener acceso. En aquella, se ha hecho un rastreo de los submarinos alemanes combatientes en la Segunda Guerra Mundial, y se expone, con lujo de detalles, el destino de cada una de estas máquinas al servicio de la armada alemana. Allí, según la información disponible del teatro de operaciones del Caribe, la armada colombiana no batalló ni entró en contacto en ninguna fecha con naves alemanas. Sin embargo, la prensa y las fuentes oficiales de Colombia dan como un hecho lo sucedido. Entonces, ¿qué pasó realmente?

Una hipótesis un poco arriesgada, podría ser que uno de los más de 50 submarinos alemanes perdidos en acción haya caído en territorio colombiano. Examinando detalladamente el listado existente de naves perdidas en acción se encuentra una particularmente llamativa dado que cumple las características de una eventual nave hundida: El U-851. Este submarino se declaró perdido en acción entre finales de marzo y comienzos de abril de 1944 en el Atlántico. La nave era del tipo IXD2 una de los pocas con autonomía y poder suficiente para navegar desde Europa hasta las Américas. Las coincidencias de lugar, fecha y características hacen de este aparato un candidato probable de los hechos anteriormente descritos. Pero lo dicho, esto no puede probarse con rigurosidad en el momento. Solo a través de un salvamento de los restos hundidos entre Cartagena y Panamá, se podrá saber que fue lo que se hundió ese día. Las coordenadas exactas del sitio se deberían poder hallar en la bitácora del 'ARC Caldas', que dejó de prestar servicio en 1961. Dicho diario debe descansar en los archivos de la Armada Nacional.

Sea cual fuere la verdad, vale la pena hacer el esfuerzo de esclarecerla. Los beneficios de todo tipo que supondría encontrar una reliquia histórica de tamaña magnitud en nuestras aguas territoriales son gigantescos.
Los escasos submarinos de este tipo existentes hoy en el mundo, son gratamente apreciados y visitados por millones de turistas. Varios se encuentran en museos como el Deutsches Schiffahrtsmuseum en Alemania que exhibe el U-2540, o el Vessiko (prototipo de la clase IIA) que se exhibe en Suomenlinna una isla cerca a Helsinki, o el U-505 que esta en el Museum of Science and Industry de Chicago y que es tristemente recordado por nosotros como el causante de la muerte de 13 tripulantes de la goleta 'Roamar' el 25 de julio de 1942 cerca de Cayo Bolívar. Los restantes submarinos ubicados en superficie, el U-995 y tres botes de tipo XXI, se encuentran en Alemania. Además de estos, se encuentran algunos otros bajo el mar solo alcanzables mediante buceo, en sitios como Noruega, Estados Unidos, Dinamarca, Suecia, Irlanda, Portugal, España y Francia. Sobra decir el gran atractivo que tendría un submarino de estas características ubicado en un museo en territorio nacional…
La empresa de verificar la ubicación y el estado de los supuestos restos marítimos es difícil, pero el estado colombiano, en cabeza del Gobierno Nacional y la Armada Nacional, debe lanzarse a conquistar dicho objetivo. No es solo un querer, estamos obligados a descubrir si somos poseedores de un patrimonio histórico y cultural de riqueza incalculable.
Tomado de: PeriodicoAmigo.com
¿ DIMAR UNA INSTITUCION EN CONTRAVIA ?
Por Enrique Lequerica Otero / 38-070


Apreciado Enfermero Pinto:

Sumandome a la muy autorizada voz del conti Jairo Quiñones, me permito enviarle este corto ensayo que trata de resumir los muchos años de lucha intentando crear una conciencia sobre lo que es realmente la necesidad de desarrollar el pais marítimo, que es bien diferente al poder naval; las Marinas de Guerra se crearon como una necesidad para proteger a las flotas mercantes que finalmente son las encargadas de crear y generar soberanía.

¿DIMAR - UNA INSTITUCIÓN EN CONTRAVIA ?

Apreciados amigos y colegas:

Con casi absoluta seguridad debo dar credibilidad a bien intencionadas fuentes, que me filtran "altisonantes opiniones" de quienes, en oposición a nuestras sustentadas discrepancias, no aceptan una sola voz contraria a la de DIMAR; aquellos que creen que opinar y hablar sobre la realidad de DIMAR, es estar en contra de la Institución, de la Institucionalidad, del país marítimo, o....del país en general.

Tamaño disparate, en un estado social de derecho, es solo muestra de nuestra firme y ancestral forma de poner resistencia al progreso y de dar por sentado que lo ya establecido, es permanente y estuvo bien hecho.

En el año 1984, se dicto el Decreto-Ley 2324 por el cual se reorganiza la Dirección General Marítima y Portuaria (DIMAR) para que bajo el mando de un Oficial de Insignia en servicio activo, ejecute la política del Gobierno (no la del Estado) en materia marítima mediante la regulación, dirección, coordinación y control de las actividades marítimas en los términos de dicha norma y aquellos reglamentos que se expidan, para.. "la promoción y estimulo del desarrollo marítimo del país", etc. Desde entonces, solo algunas sentencias del Consejo de Estado y las Leyes 1a  de 1991, la Ley 336 de 1996, la Ley 99 de 1993, la Ley 658 de 2001 y la Ley 730 de 2001 han modificado o adicionado algunos conceptos al 2324/84, sin que nadie se haya tomado el trabajo de revisar que tan conveniente y eficiente ha sido DIMAR para cumplir con los mandatos asignados por la Ley, y realmente mostrar resultados en.... "la promoción y estimulo del desarrollo marítimo del país".

 Este es el gran debate que se le debe al Estado, el debate sobre la eficiencia operativa de este ente y sobre el verdadero norte de la industria marítima, campo en el cual los colombianos contribuimos con mas de usd 2.300 millones al año en fletes pagados por nuestras mercancías de importación y exportación, y de los cuales, no queda mas del 2% entre los diferentes actores nacionales; campo donde no tenemos presencia significativa y nos limitamos a ver como las navieras extranjeras viene a imponer sus condiciones y a llevarse las utilidades de esta industria, campo donde la generación de trabajo directa es muy limitada y se limita a ocupaciones provisionales o de segundos niveles.

El debate sobre DIMAR podría resumirse en tres grandes áreas:

a) El costo/beneficio o balance de resultados reales de las "funciones y atribuciones" que le establece a DIMAR el Articulo 5 del Decreto-Ley 2324/84.

b) El aterrador manejo de las delicadas funciones judiciales que en materia de procedimientos para investigaciones de accidentes o siniestros marítimos le otorga a DIMAR el Titulo IV del Decreto-Ley 2324/84. y,

c) La falta de plantación y propósitos de Estado en el sector marítimo, como resultado de la altísima rotación de los Directores Generales, quienes pasan por el cargo como un escalón mas de su carrera militar y no teniendo la capacitación previa en temas netamente marítimos.

Invito a mis apreciados colegas y corresponsales de La Corredera 38 a debatir todas y cada una de estas áreas, y posiblemente podamos destapar el tema tabú y formemos entre todos una loable causa para contribuir con el desarrollo de Colombia, mediante una corriente de renovación y modernización del muy necesario país marítimo. Demostremos que el bien general debe prevalecer sobre el interés particular y que las necesidades de la Patria son muy superiores a la de sus funcionarios de turno.
Contestemos las solicitudes !!!
Cordial saludo y espero que este ensayo tenga mejor aceptación que su famosa Loción # 2 !!
Enrique Lequerica Tel: +575-358-3664/ 6812 /8732 /33 /34 Fx::+575-3588735 Cel: +57-310-6308362
E-mail: qlequerica@mlgroupinc.net /  qlequerica@hotmail.com Barranquilla-Colombia
 

¿ TENEMOS LA MARINA QUE MERECEMOS ?
Por Armando Pastrana Tovar

Cada país tiene la marina que se merece. Esa es la cruel realidad a donde hemos llegado. País sin buques .. océanos vacíos de nuestra nacionalidad y lo que es peor sin marinos.

Mientras no se cierre el ciclo de PODER MAR?TIMO y se enfoque al de DESARROLLO MAR?TIMO AMPLIO, todos los planteamientos , excelentes proyectos y apasionamientos por el que hemos estado recorriendo desde que la evolución de nuestra marina cambió dramáticamente quedarán frustrados. Es que el país, ni nosotros los marinos hemos podido atinar al valedero país marítimo. Estamos aún en la fase del navierismo aislado y cada día se ha alejado más de la realidad global inexorable.

Desarrollar navieras Colombianas creo que debemos aterrizar. No la tendremos en el corto, ni mediano plazo. Cambiar la mentalidad Armada y política que arrastramos, no creo que venga. No porque la Armada no pudiera evolucionar hacia asumir un protagonismo de desarrollo valedero marítimo, sino porque la inercia no se lo ha permitido, ni se lo va a permitir: los grandes valores y capacidades profesionales están enfocadas en otra concepción del poder marítimo.

Los marinos mercantes estamos navegando individualmente sin organización, ni representación válida. El subsistir laboralmente para quienes comienza es un acto de rebusque y coraje personal. Y quienes pasamos por la  gran época dorada nos quedamos en la buenas intenciones y en la supervivencia pensional . Que desgaste y pérdida profesional ha ido perdiendo la Colombia marinera. El país mediterráneo y político no ha podido ni siquiera preservar la legalidad pensional de quienes legalmente la consolidamos . Es otra historia que va paralela con el naufragio marítimo. No estamos preparado aún para resurgir los mástiles. Es el desarrollo marítimo que nos merecemos.

¿Es entonces un futuro negro? No me atrevería a predecirlo, pero si estoy seguro que, como vamos... no hay rumbo, no hay liderazgo, no hay metas. La masificación del poder en el unicombo global nos viene empujando inexorablemente.

Mientras se cambian conciencias y se consolidan propósitos, hay una luz que deberíamos encender y es restaurar la formación de los hombres de mar, enfocarlos con visión  profesional y sana nacionalidad a nuestros hombres de mar.

Como va el país podríamos tener buques, ampliar puertos , vanagloriarnos de un "frágil poder marítimo" y no tendríamos quienes tripulen. Tenemos un retrazo profesional lastimoso y vergonzoso. Y ocurre en los mismos techos del alma mater que dio brillo a la Marina Mercante. Así como vamos estamos repitiendo la historia de nostalgia, desde las playa de una nación que se va quedando anclada en sus montañas.

 

Marinos con corazón marinero... Marinos con vocación colombiana e internacional....marinos que trasciendan mas allá de lo laboral y naviero

Marinos que cambien esta mentalidad híbrida de indefiniciones ... Marinos con conciencia social de país....¡ para qué otra nueva

Grancolombiana, sino llena una función social y desconcentra el monopolio de las ganancias y la distribución de las perdidas!

 

Si no somos capaces tan siquiera de preservar y cultivar al profesional del mar, anualmente continuaremos en Expomares repitiendo los ecos permanentes del pais marítimo que hemos querido tener y no hemos podido desarrollar. Continuaremos mereciéndonos lo navegado.

 

No necesitamos más que hombres con conciencia azul y mentalidad de azul.... los barcos entonces deberían volver para el bienestar de una Colombia que tiene que hacer un gran esfuerzo para merecerlos.

                                                                                                        ¡ QUE ORGULLO !
                                                                                            Por José Ramón Calderón / 38-003

Como Infante de marina, conocedor del enemigo que nos flageló durante más de 30 años, en el área de los Montes de Maria,  gritos de jubiló me salieron del corazón cuando oía  decir en la radio que tropas de Infantes de Marina en una operación combinada daban de baja al guerrillero Martín Cabalero. Y 23 más con todo su material de guerra, me llegaron los recuerdos mas dolorosos de mi vida , cuando en esa misma zona en esa misma área, el 22  agosto de 1995  , ese mismo guerrillero nos asesino al coronel Alfredo Pesand y al teniente Toni Pastrana,  en una operación de rescate de un ganadero del Salado, que día tan espantoso viví , tuve al frente de esa operación , recibí el apoyo aéreo de iluminación para poder avanzar  y los ánimos del Capitán Cubillos Humberto, Jefe de Estado Mayor de la Fuerza Naval , pudimos rescatar los cadáveres incinerados bajo el fuego enemigo , hoy día se me cumple un  deseo muy grande, la baja de ese bandido, que grande es la Infantería de Marina, que Grande es la Armada Nacional , que operación tan exitosa , los que nos toco vivir en esa zona estamos orgullosos de nuestros Infantes, de nuestros coroneles Carcano, Zea y los comandantes de Batallones, para todos ellos mil felicitaciones, se que el señor Contralmirante comandante de la Fuerza Naval del Caribe estuvo al frente de la operación, se de todo el esfuerzo Institucional se de todo el apoyo que tienen las unidades de Infantería de Marina, se del profesionalismo de toda la Armada y sus hombres, hoy día, solo nos restan  pedirle al Señor Todo Poderoso, suerte para todos los hombres que están al frente de todas las operaciones Militares , Felicitaciones señor Almirante, Comandante Armada Nacional 

PICARD?A MARINERA
Gustavo H. Suárez / 36-069

"Volverse Balístico": En la guerra moderna, los misiles balísticos en su gran mayoría no son guiados. Una vez lanzados y dirigidos a través de la primera etapa de su vuelo, un misil balístico vuela bajo su propia propulsión, y cae libremente hacia su blanco.
Por analogía, una persona que se "vuelve balística" pierde el control y explota en comportamiento descontrolado, rudo y por lo general vociferante.
"Dar amplio muelle": O mejor, "dar amplio fondeadero" es la mejor acción a tomar cuando alguien se torna 'balístico', o cuando se trata de evitar  involucrarse en algo, ó con alguien.
Se hace aquí referencia a la forma de anclar (fondear) cuando la flota se encuentra en puerto. Los buques, normalmente anclados por la proa, giran dentro de un radio que varía en dirección y longitud, de acuerdo al viento y la marea prevalecientes en el punto de anclaje. A fin de evitar una colisión, se da amplio espacio de fondeo a todas las naves a fin de evitar una colisión. 8-)
En la próxima edición, veremos el origen de 'Guardia de sepulturero' y de 'Granada'. :-X

Viento largo y buena mar ...

 
ZAFARRANCHO
CYBER-FOTOGR?FICO

Con un grupo de amigos el apreciado Mayor Jorge Casalin celebró su onomástico. Entre los asistentes aparecen el señor Almirante Holdan Delgado, el General Genecco y sus señoras, Cyber- Felicitaciones
En una fiesta muy familiar celebró su cumpleaños el Coronel Hernando Thornet Campos  Cyber-felicitaciones

CYBER-EDECAN

 

CYBER-CORREO DE LA  ARC "LULU"
   

GOBERNADOR CONTI
Oiga Pinto.
Excelente Cyber-mascaron, te exhorto a continuar laborando en idéntica forma.
Aprovecho para felicitar al Cadete Naval (r) JOACO BERRIO VILLARREAL, elegido Gobernador de Bolívar.
CT IMArturo "El Gallo" Pinzon Polifroni / 58-129

CYBERMAR
Estimados Enfermero Pinto / Mi Teniente Rodríguez
El 6 de Enero de 1.999 se constituyo a través de Internet una red de integración de Oficiales egresados de la Escuela Naval, bajo una idea quijotesca del Sr Cap de Altura Aldemar Suárez Russi, y del suscrito.
Esta red ha tenido como fundamento la integración de oficiales egresados de la ENAP, sin diferenciar especiales, edades, grados, lugares del mundo.
Hoy cybermar cuenta con 319 miembros excluyendo 78 que por razones de cambios de correo han quedado excluidos.
Muchos agradecería que todos los correos de la CYBERCORREDERA fuesen direccionados a cybermar@yahoogroups.com en aras de extender la buena publicación que Uds dirigen. BZ
Capitán de Altura CESAR HERNANDO INDABURU L./ MC 33-014 -Fundador Cybermar-

PRIVILEGIADO
Cybercorredera.
Es muy placentero recibir noticias de la gran familia naval, privilegio de muchos recuerdos por la escuela y las múltiples vivencias y experiencias.
Gracias enfermero Pinto por su entusiasmo y entrega a esta empresa.
TF J Fernando Arango Ospina /  58-008

HIPERMEGA  ASIDUO
Estimado enfermero Pinto:
Primero un superhipermega abrazo de felicitación por tan magna obra y esfuerzo y un saludo igualmente especial para todos sus asiduos cibercorrederos dentro de los cuales espero se encuentren muchos compañeros del super glorioso contingente 47. Segundo, solicito sea incluido dentro de su lista de correspondencia mi muy apreciado amigo francisco pardo cárdenas 47-061 cuyo correo es frankparcar@hotmail.com
Cordial abrazo
CC (r) Carlos E. Méndez Galindo (el pato) /  47-153

OSCAR NO ESTA ENTERADO
Queridísimos compañeros;
Por alguna razón que desconozco, no me enteré de la situación de Luís Jaime, por quien guardo un gran aprecio y estimación.
Pero que sea esta la oportunidad para regocijarme por su mejoría.
Cordial saludo;
Oscar Moreno Uribe/ 37-068
 
Señores, Cybercorredera.
Muchas gracias por haberme enviado el No. 88 de CYBER CORREDERA. Me puede hacer el favor de indicarme quien es su director ? Me pareció además de interesante, muy agradable su lectura. Este correo lo estoy redactando, acompañado de una agradable música !! 
Felicitaciones.
Feres E. Sahid C./ 37-042

Hola enfermero Pinto,
Con la presente le solicito volver a enviarme la Cyber corredera, ya que hace meses no la recibo, mi correo es malucote65@hotmail.com soy Maria Luisa Cote de Rulik, esposa de CN(r) Karel Rulik Ospina.
Muchas gracias

Enfermero Pinto:
Mil gracias por la nota. Confirme si recibió mi nota sobre la muerte la semana pasada de Froilan Cepeda Diazgranados QEPD, hermano del Sr CN(r) Jorge Cepeda Diazgranados, en la ciudad de Cartagena.Al parecer no la recibió, ya que no he visto su respectiva nota. Solicito se publique.Amigos interesados en saludar al Capi Cepeda, su Cel es (301)442-6993 aquí en Washington.
Mil gracias
CN(r) Jaime Torres El grillito / 52-016
Corresponsal Washington

Señores
 Cyber-corredera-
Entiendo que han tenido dificultades con el portal de la WEB. Espero logren superar los inconvenientes técnicos para que podamos disfrutar las vivencias de nuestra Armada Nacional.
Reciban un abrazo. 
Ing. Absalón Cagua Baquero Conti/ 36-054

OBITUARIOS
Teniente de Navío Eduardo Ordóñez Wills / 21-046

Favor enviar por cualquier medio mis condolencias mas sentidas por la desaparición de mi amigo del alma Eduardo Ordóñez Wills a su esposa, hijos, hermanos especialmente a Fernando y a su sobrino el almirante y proximo Director de la Escuela Naval un sentido abrazo de simpatía al que se unen Alicita y Marta Lucia.
Noel Ardila / 18-042

En familia lamentamos sensible fallecimiento Señor Teniente de Navío Eduardo Ordóñez quien goza hoy de la dicha eterna al lado del Señor. A su distinguida esposa Beatriz, hijos, hermano Capitán de Corbeta Fernando Ordóñez y familia nuestra mas sentida nota de condolencia. Atte.
Vicealmirante Jaime Jaramillo Gómez / 41-032, señora e hijas

   
Contralmirante José Antonio Villamizar Hernández
Con mis sentimientos de admiración personal, de agradecimiento por la ayuda que me dispensó para la hechura de ese trabajo y de pesar por su temprana partida, que hago extensivos a su señora esposa y familia tanto como a la Armada Nacional, a la que se vinculó desde grumete hasta alcanzar el grado de contralmirante; por tan sensible pérdida, y, eso sí, con la seguridad de que no es un "adiós" sino un "hasta luego", me uno al pesar con una oración por su eterno descanso y una evocación por su memoria, como un caballero del ancho mar que, ya, navega hacia la eternidad.
Atentamente,
?lvaro E. Leal S /42 076

Enfermero Pinto:
La Familia Carranza Garzón presenta a la Señora Lourdes de la Valle de Villamizar y a toda su Familia, un sincero saludo de condolencia por el fallecimiento del Sr. Contralmirante JOSÉ ANTONIO VILLAMIZAR HERN?NDEZ (QEPD), quien además de superior y compañero de armas, definitivamente quienes tuvimos el honor de compartir momentos de su vida, tuvimos en él un amigo sincero, alegre y lleno de energía. Dios ha querido llevarlo para sus dominios y así le dará a su entrañable Esposa, Lourdes y a sus familiares, la resignación que mitigará el dolor por su partida material, quedando en nuestros corazones la eterna llama de su recuerdo. Con sincero afecto,
CRIM (RA) Julio C. Carranza Alfonso
En familia, unidos en oración, lamentamos profundamente sensible fallecimiento de nuestro superior y amigo Señor Contralmirante José Antonio Villamizar quien hoy goza de la dicha eterna a la diestra del Señor. Imploramos al Todopoderoso para que le conceda a su distinguida y apreciada esposa Lourdes, hijos y familia, la fortaleza para soportar y comprender el infinito vacío que nos deja el Señor Almirante. Él ha zarpado en su última singladura en su velero libre de equipaje, pero cargado de la dicha de haber dejado un bello hogar, una institución a la cual le sirvió con lujo de detalles y un grupo de amigo que siempre lo llevaremos en nuestros corazones. Con sentimiento de pesar.
Vicealmirante Jaime Jaramillo, Malely, Grace y Soraya
En compañía de mi esposa mis sentidas condolencias por el fallecimiento del señor contralmirante José Villamizar a su distinguida familia.
Augusto Vanegas CN 28-009
Conocí y disfruté de parte de la vida de José Antonio  y Lourdes, y aunque no pude estar en sus exequias, mi hermana Luz Helena García y su esposo el Alm Alfonso Díaz si pudieron acompañarlos en estos momentos.
Quisiera sin embargo, darle un abrazo a Lourdes con mi corazón, no olvido su regalo de las aguas de "Lourdes" que tan gentilmente me trajeron de su viaje a este sitio por todos conocidos.
Quisiera que de alguna manera le hicieras llegar mis sentimientos de solidaridad y cariño.
Muchas gracias de antemano, 
Mariela 

Por un compañero y amigo de batallas dios lo tenga navegando en los mares de la eternidad impulsado por la brisa de la gracia y orientado por Jesús la estrella luciente de la mañana que no conoce el ocaso. Paz al almirante.
Lucho Alberto

Bellísimo el escrito de Fabio, a quien no conozco. Lo que dice sale del alma y por eso se ve que él también tiene un alma pura.Esa despedida, en el muelle de la vida, se puede aplicar a todos quienes nos han precedido en el viaje al Cielo.Y se aplicará a nosotros los que estamos en la cabeza de la fila.
Saludos y abrazos
Capitán Ariza / 01-001
Nota de la dirección: favor enviar con anticipación, vía e-mail, los eventos, actos y novedades sociales  de los contis (matrimonios, grados, fallecimientos, nacimientos, ascensos, nombramientos, viajes, cumpleaños, etc.) con la respectiva fecha para su publicación oportuna.
lacorredera38@nikimicolombia.com             

 
Cyber-mascaron de Proa
 
Cyber-corredera-
E-mail: lacorredera38@nikimicolombia.com
Suscripción gratuita. Derechos Reservados. 
Se invita a divulgar la información aquí contenida, citando la fuente.
Si usted no desea seguir recibiendo este informativo virtual, por favor infórmelo vía e-mail