Informativo virtual

 

 

 

Unidos por el mar

 

 

para integrar la familia

 

2019 - N° 216

 

y exhaustos por

 

 

naval colombiana

 

 

el último poste

 

 

 

www.cyber-corredera.de

 

 

 

Director: Dr. Jorge Serpa Erazo • Editor: TFES(ra) Dr. Francisco Rodríguez Aguilera

 

 

 

mailto:enfermero@cybercorredera.com

 

 

 

38-082

 

38-004

 

74-065

 

Director

Corresponsal Cartagena

Editor / Corresponsal Europa

EDITORIAL

En esta edición tengo el honor de homenajear a la unidad Naval que cambió mi vida tanto personal como profesional. Hace 35 años transcurrió uno de los episodios más trascendentales de mi vida. Se puede decir que el ARC “INDEPENDIENTE” nació. Un buque que cambió a la Armada en su poderío Naval y a su vez la transportó a un nivel envidiable mundialmente. Hablo del nacimiento de un nuevo departamento a/b de las unidades mayores de la ARC: el departamento de Guerra Electrónica. Con una tecnología tan avanzada que los 3 buques anteriores fueron puestos en servicio sin que esos sistemas funcionaran completamente. A cuatro tripulantes, un Teniente de Fragata, un Jefe Técnico, Suboficial Tercero y un Marinero les fue entregado 4 equipos tan complejos y delicados que ni en la fantasía de aquella época se podría enmarcar. Con aquellos sistemas era posible detectar radar cualquiera en distancias casi increíbles, identificarlo y al mismo tiempo desarrollar una táctica electrónica para engañarlo y hasta para esconder el buque de esas señales. Es más, si en el caso que el buque fuera amenazado por un misil, con relativamente poco podría evitarse daño alguno.

Las pruebas de mar y posteriormente los entrenamientos en Guantánamo nos confirmaron esas capacidades sin iguales. Los expertos norteamericanos que nos acompañaron en aquella época estaban estupefactos con qué facilidad podríamos afectar los radares rusos que nos “amenazaban” alrededor.

La Armada por alguna razón ajena a mi conocimiento no persiguió más esas posibilidades y lo que dejé cuando salí de la unidad con destino a un nuevo mundo algunos años más tarde no existiría.

El ARC “INDEPENDIENTE” cambió mi vida. La experiencia que tuve a/b y en el desarrollo del proyecto me ayudó en mi vida civil infinitamente. Me despertó las ansias por la Informática, la curiosidad por nuevos sistemas y me enseñó el manejo de proyectos de grandes dimensiones. Y no puedo dejar de anotar que me dio la oportunidad de conocer a la que es desde aquellos mi esposa.

Le deseo en nombre de la redacción y editorial de la Cyber-Corredera a la ARC “INDEPENDIENTE” que ojalá corra con buena mano y siga sirviendo a la patria como desde un principio lo ha hecho.

¡FELIZ CUMPLEAÑOS a mi buque! TFES(ra) Dr. Francisco Rodríguez Aguilera

1/24

CYBER-CORREDERA

Nº 216

¡I JUST CALL TO SAY I LOVE YOU!

ARC “Independiente” 35 años

Vicealmirante (ra) Luis Alberto Ordóñez Rubio. Ph. D.

(Oficial menos antiguo de Ingeniería. Cargo: Oficial de Planeación siendo TFEI)

En octubre de 1984 la cuarta fragata misilera construida en Alemania zarpaba para Colombia. La derrota solamente contemplaba recalar en el puerto de Brest, en Francia, para recoger munición y luego durante más de quince días de solo propela, como decimos los marinos, arribar por primera vez a la Base Naval de Cartagena. Para algunos eran más de dos años en el exterior y los del grupo complementario seis meses. La despedida en el muelle del astillero HDW generó sentimientos encontrados, dejábamos un país que nos había acogido y enseñado mucho; no solamente en lo profesional sino en lo cultural, quedaban amistades que posiblemente no volveríamos a ver y los recuerdos de haber vivido en una sociedad moderna, disciplinada y digna de admirar por su perseverancia y capacidad de sobreponerse y progresar después de dos guerras mundiales. Pero también estaba la felicidad de volver a la patria, a la familia, a la cultura alegre y acogedora de la Costa Caribe. No llevábamos mucho tiempo navegando cuando sonó, como varias veces antes del zarpe, la canción de Stevie Wonder “I just call to say I love you”. La tripulación sonreía con picardía y la oficialidad sabía el porqué. Durante varios años después de llegar a Colombia, en las tardes de baldeo o de actividades de recreación sonaría esa misma canción en los altavoces del ARC Independiente.

LA ESTADÍA EN ALEMANIA

Desde 1979 se hablaba de la compra de nuevos buques de guerra para reemplazar la antigua flota; la de vapor. Ya los buques suecos estaban muy limitados; el 20 de Julio poco navegaba y el 7 de Agosto lo hacía con restricciones. En general las operaciones se las repartían el ARC Santander y el ARC Boyacá, los cuales tampoco estaban en las mejores condiciones por lo debieron someterse a reparaciones mayores en la Base Naval de Mayport, en La Florida, a inicios de la década de los 80’s., lo que les permitió, junto con los remolcadores de mar, ARC Pedro de Heredia, ARC Sebastián de Belalcázar y ARC Rodrigo de Bastidas, garantizar la soberanía nacional hasta el arribo de las nuevas fragatas.

Bajo el denominado Plan Neptuno, la Armada Nacional logró cambiar la antigua flota por una escuadra moderna de buques de guerra con tecnología de punta. Las tripulaciones debieron estudiar muy duro; primero en Barranquilla, donde se concentraban antes viajar a Alemania, y luego allí en Kiel, todos los días, analizando planos, diagramas, leyendo manuales, interiorizando los conocimientos. Un buen grupo de oficiales y suboficiales debieron ir a las fábricas; allí recibieron los cursos de operación, mantenimiento y reparación de los sofisticados y novedosos equipos. La totalidad realizó los cursos de sistemas y para el día en que el ARC Independiente fue recibido, el 26 de junio de 1984, la tripulación estaba en el más alto nivel del conocimiento, solo le faltaba operar el buque en equipo, bajo las órdenes de su Comandante.

EL BUQUE PROTOTIPO

El astillero HDW tuvo muchos problemas con la integración de sistemas y la entrega de las fragatas se debió postergar en varias ocasiones. La Comisión Inspectora, conformada por prestantes oficiales y suboficiales, supo exigir con argumentos técnicos lo que se había pactado, de manera que con rigor y conocimiento enfrentaron a sus pares alemanes obligándolos a cumplir hasta la última letra del contrato. El astillero debió pagar altas multas que se tasaban por cada día de demora, lo que llevó a tomar la decisión de que la cuarta unidad fuera el prototipo y una vez lograda la integración de sistemas de acuerdo con lo exigido, se aplicará ese mismo estándar a los otros tres buques que ya estaban en Colombia.

Aunque la ceremonia de entrega fue el día 27 de junio, quedaría para la historia el día 26 como la fecha de recepción pues fue ese día, pasadas las diez de la noche, cuando la guardia de servicio recibió la orden de tomar posesión de la unidad una vez la Comisión Inspectora logró un acuerdo con el astillero. Debieron pasar cuatro meses más en la puesta a punto de los sistemas de armas y electrónica, así como en lograr la compatibilidad electromagnética del buque prototipo. Durante ese periodo de tiempo la rutina de unidad naval se cumplía día a día y las salidas al mar Báltico para pruebas era una constante; allí nos terminamos de integrar y acoplar como tripulación.

LA ÚLTIMA SUBIDA A DIQUE ANTES DE ZARPAR

Durante alguna prueba de mar, mientras el buque aún era operado por HDW, se acoplaron los ejes teniendo un sello inflable con aire lo que ocasionó que se quemara. De manera que como un reclamo de garantía se debía subir a dique y hacer el cambio por uno nuevo. Trabajo nada sencillo si se tiene en cuanta que tocó bajar el eje afectado desde el acople de maguito en el cuarto de auxiliares de popa. Se aprovechó para limpiar el casco y volver a pintar la obra viva, además de las verificaciones rutinarias de dique.

La tripulación permaneció abordo, pues las condiciones lo permitían, y se hacían las guardias normales de cubierta e ingeniería. Sin embargo, pasó algo, que aunque llamaba la atención, no despertó sospechas; todo el mundo quería las guardias más odiadas, las de madrugada. El Maestro de Armas debió sentir mucho alivio al ver lo fácil que podía organizar los turnos, hasta antigüedad se aplicaba

2/24

CYBER-CORREDERA

Nº 216

para lograr un espacio de las 24:00 a la 06:00 y muchos al parecer sufrían de insomnio pues se les veía deambular a esas horas poco normales. Finalmente, el buque volvió al muelle para aprovisionamiento y alistamiento para el zarpe. El Maestro de Armas vió con tristeza como los turnos de madrugada volvían a ser los más odiados, no logró descifrar la causa.

LLEGÓ LA CUENTA

La guardia de portalón fue la primera en enterarse, y como es costumbre en los buques, aún en aquellas épocas en que no había Internet, ni chat, la noticia corrió de boca en boca en pocos minutos y todos se enteraron antes de que el Comandante y el Segundo: era una cuenta de teléfono por varios miles de Marcos. La sorpresa fue grande; el teléfono instalado en dique no era gratis y había cientos de llamadas a Colombia, todas de madrugada cuando por el cambio de horario estaba atardeciendo en la tierra de Macondo. El susto fue terrible y nadie decía nada en espera de lo que el mando iba a hacer.

Para sorpresa de la tripulación no hubo regaños, ni llamadas de atención. El Comando del buque estaba más interesado en solucionar el problema financiero de una cuenta que no había como pagar que en sancionar al personal infractor que era casi todo el mundo, así que le dio un manejo muy inteligente; invitó a que quienes hubieran llamado desde ese teléfono pasaran por la Maestría de Armas y dieran los números que habían marcado y los que quedaran sin identificar serían contactados por larga distancia para determinar el responsable, ellos sí serían objeto de sanción disciplinaria y además tendrían que pagar su cuenta al igual que los demás.

La estrategia fue un éxito y se logró recuperar el dinero. Quienes habían usado el milagroso teléfono pagaron fuertes sumas de dinero pues sus llamadas eran largas y pensaban que por error la larga distancia estaba abierta y nadie se daría cuenta. Esa misma tarde, después de pagar, creo que sonó por primera vez la canción que se volvería como un himno por muchos años en las tardes de descanso y trabajo sobre cubierta, además de que fue el recorderis de que nada es gratis en la vida, así fuera para llamar al ser amado: “Solo llamaba para decirte que te amo”.

Nunca supimos de quién fue la idea, pero la canción gustó y se quedó por largo tiempo.

EL REENCUENTRO DE LA PRIMERA TRIPULACIÓN

La tripulación vivió muy feliz, pasaron los años, navegaron mucho recordando la anécdota, luego se pensionaron y el próximo cinco de junio se van a reunir para recordar esta y otras muchas historias de un buque que gracias, precisamente a esos hombres y mujeres que lo han operado, mantenido y reparado, se mantiene vivo y en excelentes condiciones a pesar de haber transcurrido 35 años desde esa noche del 26 de junio de 1984, cuando se tomó posesion y se activó para nunca más estar sin el alma que le da vida: ¡Su tripulación!

“MORIR O SER LIBRES”, ARC INDEPENDIENTE, 35 AÑOS

3/24

CYBER-CORREDERA

Nº 216

EL INDEPENDIENTE Y EL MARTE

LA CALDAS Y LA INDEPENDIENTE,

GRACIAS A DIOS…

CNES(RA) FERNANDO ALONSO TABARES MOLINA / NA 074-076

Tal parece que los meses de Mayo, Julio, el Golfo de Coquivacoa, el Lago de Maracaibo, los Capitanes de Navío, de Fragata, las dotaciones y las “Independiente” han tenido un papel de primera línea en las luchas por nuestra independencia y por la defensa de nuestra soberanía.

Corría el mes de Mayo de 1823 y ya la escuadra del Capitán de Navío español Angel Laborde había iniciado las hostilidades en las aguas del Golfo de Coquivacoa, cuyo propósito era el de apoyar a las fuerzas de tierra que trataban infructuosamente de impedir la independencia definitiva de las colonias españolas en américa y en medio de los preparativos para su “proyecto”, el Capitán de Navío José Padilla, Comandante General de la Escuadra de operaciones sobre el Zulia, a bordo del Bergantín Independiente, su nave insignia, comandada por el Capitán de Navío Renato Beluche, sabía muy bien que la batalla inicial debía ser, después de forzar la barra, en las aguas del Lago de Maracaibo. Para ese entonces, Padilla desconocía que desde el 19 de Abril de ese mismo año, Santander había firmado el despacho que lo promovía al grado de General de Brigada.

Desde el 8 de mayo que fuerza la barra, Padilla realiza diferentes operaciones al interior del lago, hasta el 15 de Junio que fondea frente a Altagracia.

En 1987, Colombia y Venezuela mantenían un viejo litigio sobre la soberanía que ambas naciones decían poseer sobre algunas áreas del Golfo de Coquivacoa y después de muchas negociaciones, la situación se encontraba en un “punto muerto”. El 14 de julio de 1987, el ARC MALPELO, en desarrollo de una operación de control en el Golfo de Coquivacoa, al sur del paralelo de Castilletes, interceptó seis pesqueros venezolanos, a los cuales solicitó abandonar esas aguas por ser colombianas. Pocos días más tarde, la ARC ANTIOQUIA, protagonizó un incidente casi idéntico con otros dos pesqueros.

El 16 de Julio de 1823 el Capitán de Navío Laborde ingresa al Lago de Maracaibo habiéndose enterado del ingreso de la fuerza de Padilla, fondea su fuerza entre isla Zapara y Capitán Chico, cerca de Maracaibo y el 17 de Julio envía una intimación a Padilla en la cual se ufana de su poder en estos términos: “Participo a V.S. que me hallo con medios muy sobrados para conseguir su total exterminio, si estos fuesen mis deseos y mi intención…”i

El 18 de Julio de 1823, Padilla da respuesta a la intimación de Laborde: “… el honor, este sagrado timbre que está grabado indestructiblemente en mi corazón, me autoriza a contestarle que estoy muy ajeno de prestar oídos a voces efímeras, que son propaladas por el ultimo delirio de un enemigo agonizante.

El 9 de agosto de 1987, la ARC CALDAS, bajo el comando del Capitán de Fragata Sergio García Torres, con una tripulación cercana a los 100 hombres, navegando en la misma zona, detectó una vez más una embarcación venezolana, la Libertad, una patrullera tipo Vosper con capacidad para llevar dos misiles Otomat. Ambos comandantes intiman al otro a abandonar esas aguas por considerarlas suyas.

Desde ese momento y hasta el 14 de Agosto, el gobierno venezolano destaca a esa área las fragatas General Salom, Almirante Brion, Mariscal Sucre y General Urdaneta, las patrulleras Libertad, Independencia y dos submarinos oceánicos. Algunas de estas unidades realizaron acciones hostiles en contra de nuestra corbeta y realizaron sobrevuelos con aviones de combate. Ese día, el 14 de Agosto, la ARC CALDAS es relevada por la ARC INDEPENDIENTE comandada por el Capitán de Fragata Edgar Romero Vásquez, con una tripulación muy similar a la de la ARC CALDAS, ante lo cual las unidades venezolanas se despliegan con una abierta intención de disparar contra la corbeta colombiana.

El 24 de Julio de 1823 a las dos de la tarde, Padilla da la orden a sus fuerzas sutiles de avanzar sobre los buques realistas de su clase… Todos sabemos cómo terminaron las cosas ese día, la victoria de Padilla sobre Laborde fue contundente.

El 17 de Agosto de 1987, el presidente de la república, doctor Virgilio Barco, ordena el retiro de la corbeta ARC INDEPENDIENTE del área del Golfo de Coquivacoa, con lo cual se conjura un casi seguro episodio de guerra.

El bergantín INDEPENDIENTE, comandado por Beluche con 110 hombres, incluyendo a Padilla y su Estado Mayor y el bergantín MARTE comandado por Yoly con 143 hombres, al frente de la Escuadra Patriota, entraron en combate y vencieron al enemigo aquel 24 de Julio de 1823.

No queda la menor duda, que en aquellos días del mes de Agosto de 1987, las corbetas ARC CALDAS y ARC INDEPENDIENTE, portadoras del legado de nuestros gloriosos bergantines, estaban listas para entrar en combate, llegando inclusive hasta el máximo sacrificio y con ellas todos quienes en ese momento hacíamos parte de la Armada Nacional.

Han transcurrido 196 y 32 años respectivamente, desde que sucedieron aquellos episodios gloriosos, en los cuales nuestra Armada Nacional garantizó e hizo respetar nuestra soberanía. Hoy, yo me pregunto: ¿estamos listos?

4/24

CYBER-CORREDERA

Nº 216

COQUIVACOA, 31 AÑOS

Almirante ( r) Edgar Romero Vásquez, MscEE, Ph.D Septiembre, 2018

El 17 de Agosto de 1987, hace 31 años, por orden del Presidente de Colombia Virgilio Barco salimos de Coquivacoa.

La Fragata Misilera ARC Independiente la cual comandaba, con un centenar de tripulantes a bordo, fuimos asediados por unidades venezolanas que por radio nos exigían salir del área del Golfo, situación que vivimos varios días y se conoce como la crisis del Caldas, que se inició con tal buque pero fue reemplazada por la Independiente hasta que el Presidente Barco ordenó al buque salir del área.

Hay bastantes registros y algunos se citan:

EL MUNDO VENEZUELA VIERNES, 9 AGOSTO, 1991. REPORTAJES: “las corbetas Caldas e Independiente violaron nuestro territorio y soberanía. HACE 4 AÑOS COLOMBIA INTENTO PROVOCAR UNA GUERRA CON VENEZUELA. Reportaje al Capitán de la marina venezolana (r) Alfredo Castañeda Giral. La Armada tenía controlada la situación, estaba a punto de entrar en combate, cuando ordenaron a todas las unidades en el área asumir posiciones tácticas fuera del radio de acción de la corbeta colombiana Independiente, que sustituyó a la Caldas".

EL DIA QUE IBA A LANZAR EL MISIL, Cap. de Fragata, Marina Venezuela, Alfredo Castañeda Giral, Cdte. Misilera Libertad, tarea: disparar misil al ARC Independiente a orden.

LA CORBETA SOLITARIA, Jorge Bendeck Olivella, 1994, Exministro Minas, Colombia, investiga en Colombia y Venezuela, señala detalles e instructivo de combate de la ARC a la ARC Independiente.

CRISIS DE LA CORBETA CALDAS, Edgar Otálvora, 2011, Venezolano, extensa investigación para Máster. CLASH OF ARMS el caso Coquivacoa es un juego que se vende.

Lo citado puede resumirse así: el gobierno colombiano asignó al ARC Caldas la misión de presencia y

control en el Golfo de Venezuela, -Bendeck p 105 y Otalvora p 175. Por otra parte, dice Bendeck: “zarpó de Cartagena completamente dotado el ARC Independiente… comandado por el Capitan de Fragata Edgar Romero Vasquez quien participó en el diseño y fue uno de los interventores de la construcción … en Alemania.”

En el manejo de presencia de la Caldas la situación se complicó y debió ser retirada del área; y luego la situación viró hacia una de combate para la cual se asignó al ARC Independiente; ocurrieron varios eventos hasta que hacia las 2 pm del 14 de Agosto las unidades venezolanas se abrieron a posiciones de disparo de misil múltiples. La decisión era disparar al ARC Independiente si se mantenía debajo de Punta Espada (con aplicación de “costa seca” y desconociendo derechos de Colombia en el Golfo- Bendeck p 101). Estábamos listos a responder, pero hacia la media noche en discurso del Presidente Barco se nos ordenó salir del área con lo que se alivió la situación.

Este escrito se limita a hechos documentados apoyando la idea: estudiar la historia puede evitar repetirla.

Extracto del libro: Capitán Fragata ARV Alfredo Castañeda, EL DIA QUE IBA A LANZAR EL MISIL, 1995

5/24

CYBER-CORREDERA

Nº 216

REVISIÓN COMPORTAMIENTO DE LAS FUERZAS MILITARES EN COMBATE

Vicealmirante (RA) Luis Fernando Yance V.

El presidente Iván Duque en días pasados nombró una comisión de “notables” juristas para identificar y establecer el marco jurídico como sustento de las operaciones que cumplen las Fuerzas Militares, a raíz de las informaciones del New York Times sobre la exigencia de resultados en el Ejército Nacional, a través de una directiva operacional emanada por el general Martínez. No se desconocen los problemas que genera una guerra o conflicto y es por ello qué es sugerente revisar, y seguir revisando la doctrina, la formación, la capacitación de nuestros hombres. La guerra trae como consecuencias: las víctimas, el número de muertos, el costo de vidas humanas en ambos lados, los mutilados, ese es el costo del conflicto. Una guerra no es perfecta, es la imperfección que genera el ámbito político. (Carl Von Clausewitz).

El desconocimiento tácito del componente militar en la seguridad y defensa de una nación, llevan a tomar estas decisiones, que no van a conducir a nada diferente que establecer que el Ejército cumple sus funciones en el marco de los Derechos Humanos y el Derecho Internacional del Conflicto Armado (DICA).

Las Fuerzas Militares en su diario vivir, mantiene en este contexto relaciones internacionales y alianzas con las universidades del país, extranjeras y, llevan a cabo seminarios, simposios, estudios, investigaciones y cursos virtuales sobre la materia. De igual manera los oficiales de alta graduación paralelamente elaboran especialidades y maestrías en Derechos Humanos en universidades del país y extranjeras para ir modificando la doctrina y manuales de combate, actualizando sus estudios de Estado Mayor para complementarlos en las apreciaciones militares para llevar a cabo los planes y órdenes de operaciones en forma tal, que se preserven la vida de los no combatientes y evitar al máximo los daños colaterales a la población civil.

De muchos de estos seminarios que asistí como activo y otros como retirado siempre estuvieron en la cátedra hombres de la academia colombiana y connotados juristas. Recuerdo en una de ellas en el 2012 en el seminario “Seminario Internacional Derechos Humanos y Dica: Una mirada constitucional”. Los panelistas eran: Humberto Sierra Porto, Magistrado de la Corte Constitucional, el Vicefiscal general de la Nación; Alejandro Ramelli, Magistrado Auxiliar de la Corte Constitucional de Colombia; María Cristina Patiño, Decana de la Facultad de Derecho de la Universidad Santo Tomás; René Urueña, Director de la Maestría en Derecho Internacional de la Universidad de los Andes y Miguel Ceballos Arévalo, Director del Instituto de Derechos humanos de la Universidad Sergio Arboleda y actual Alto Comisionado Para la Paz, entre otros. Por el lado de la visión extranjera estuvieron: Joaquín Gonzáles Ibáñez, Doctor en Derecho de la Universidad Complutense de Madrid; el Teniente Coronel Luis Rodríguez, Doctor en Jurisprudencia de la Universidad de Washburn de Kansas y el Teniente Coronel Gary P, Asesor jurídico Militar del Estado Mayor Conjunto del Pentágono de los Estados Unidos.

De igual manera de tiempo atrás las directrices del Mando Militar han elaborado en forma sistemática los diseños curriculares de los Oficiales, para ocupar los cargos de comandantes de División, de Comandos de Fuerza, de Brigada en los tres componentes y son invitados los oficiales de la Policía Nacional que ejercerán los comandos regionales y departamentales en sus funciones propias. En este contexto se efectúan alianzas con profesores de las universidades más prestigiosas del país para que dicten las cátedras en la Escuela Superior de Guerra y son invitados especiales catedráticos de legiones militares de gran Bretaña, Chile, Perú, Estados Unidos, entre otros. Ese año lectivo para los oficiales que obtendrán su grado de Brigadier General o similar en la Fuerza Aérea y la Armada, reciben información de los tres poderes de la nación, y, también la del Procurador General de la Nación, el Fiscal y el Contralor. Durante el año escolar, se efectúan visitas a las ONGs del mundo, a las Escuelas de Formación y de Altos Estudios Militares, a la OTAN, al Pentágono, en Bruselas con participación del presidente de la Comunidad europea, al Santo Padre, todo enmarcado en el contexto de visiones diferentes del conflicto. Particular interés son las conferencias y visitas a este recinto de funcionarios de alto nivel de la ONU, OEA y otros del orbe. Para contextualizar estas enseñanzas se originan simulaciones en las diferentes hipótesis de guerra y como principal herramienta de los Derechos humanos se utiliza la herramienta, “Juegos de Guerra” para evaluar, las tácticas, estrategias y la logística en los diferentes ambientes operacionales.

Las Fuerzas Militares para la conducción de la guerra y de los conflictos armados, mantienen sus directrices y son plasmadas en las doctrinas, manuales de combate, procedimientos operacionales, de comunicaciones, de derechos humanos, Reglas de Encuentro o de compromiso (Rules of engagement) para cada situación en particular y que van cambiando, dependiendo del ambiente operacional. Lo más importante, cualquier actividad que involucre una operación de combate, va acompañada de “Ordenes de Operaciones” cuando son de corta duración, con instrucciones sobre el posible escenario que van a enfrentar y, aquellas de larga duración que requieren una táctica o estrategia mayor en teatros de operaciones ampliados se establecen los “Planes de Operaciones” que obedecen a una quirúrgica de planeamiento detallado en el tiempo, modo y lugar. Ejemplo de ellas son los Planes: Patriotra, Fénix, Casa Verde, Camaleón, Sodoma, Espada de Honor, por nombrar algunas. En cualquier operación se estudia: el enemigo, las fuerzas amigas, la población, el terreno, el clima y los fenómenos ambientales, que se traducen en la “apreciación del comandante” en forma diaria y continúa.

6/24

CYBER-CORREDERA

Nº 216

Para mantener la voluntad de lucha del combatiente se establecen planes y, procedimientos de bienestar, de estudio, de reentrenamiento con nuevas tácticas de combate y se efectúan operaciones “conjuntas” con las otras Fuerzas y “combinadas” con otros países.

CONCLUSIONES

Podemos advertir que desde el año de 1810 las Fuerzas Militares de Colombia se han comportado como un factor de estabilidad para la nación. Es así como a pesar de los problemas que entrañan tener más de 400.000 hombres en fila, generan un gran reto, en espacial en las condiciones de pobreza que vive Colombia. Cuando era comandante de la Infantería de Marina, tenía en filas el 22% que eran analfabetas, es decir no sabían leer ni escribir y otro tanto pasaba en las otras fuerzas. Con FASECOLDA y la OEA iniciamos programas de educación para nuestros soldados que irían al frente de batalla y su clausura era un discurso sobre derechos humanos elaborado por cada uno de los soldados y a partir de allí se iniciaba un plan de instrucción y entrenamiento, antes, era imposible.

Hoy los oficiales tienen un pregrado y post grados en su formación militar y, se mantienen intercambios estudiantiles, científicos, de investigación en diferentes áreas y no es gratuito el profesionalismo de nuestros hombres que conducen la guerra. Hay profesionales en todas las áreas y no se escatima en estudiar durante toda la carrera. Un ejemplo de ello: Un oficial con 20 años de servicio ha estudiado 8 años adquiriendo conocimientos para completar su formación.

También hay que advertir que la guerra es una dialéctica de voluntades enfrentadas, en la que se trata de ejercer una coerción consciente sobre las acciones del contrario, mediante la amenaza creíble o el uso de la fuerza. Se trata de cumplir una misión asignada por la sociedad, que puede llegar a las últimas consecuencias. El cumplimiento de la misión requiere la victoria. El escalón del mando exige resultados, desde el primer mandatario, lo mismo la sociedad ante hechos atroces o que se han vulnerado su seguridad y, eso no significan “falsos positivos”, es la profesión militar que requiere de toma de decisiones y la ejecución de acciones, de forma voluntaria, que puedan tener un legítimo resultado de muerte y destrucción. Ante la rudeza de la verdad nos enfrentamos en contacto con la muerte, en especial el militar que pone su vida en peligro. Lo que buscan los policías y bomberos, o sacerdotes o médicos, es precisamente evitar la muerte, paliar el daño. Los policías sólo pueden causar daño, incluida la muerte, en defensa propia, nunca de forma premeditada. Sin embrago como lo anota Enrique Silva Díaz, en su escrito la “Fuerza Letal de España que, en el caso del militar es precisamente el contrario, se trata de causar positivamente ese daño” y añade: “Esta expresión está llena de crudeza y requerirá matices posteriores, pero el punto de partida es que el militar se prepara para destruir a conciencia, tratando al mismo tiempo de no ser destruido” y termina en sus términos señalando: “La esencia de la profesión militar es la preparación permanente y el empleo eficaz y legítimo de la coerción y, si es necesario, la fuerza letal para conseguir el éxito en el cumplimiento de la misión asignada, la victoria en el enfrentamiento, como servicio público para la seguridad nacional”. Así son los ejércitos de las potencias mundiales. Acá se confunde la misión de un ejército con las funciones de la policía.

HISTORIAS DEL REFUNDIDO

CONTINGENTE XXX – III

Luis A. Oviedo, Cadete 30-032

He encontrado supremamente satisfactorio leer el totalmente inesperado complemento a mi corta historia hecho por uno de mis antiguos compañeros en la Escuela Naval en el capítulo Segundo.

Come él corrigió, ciertamente, la historia debió decir 61 años atrás, no 51.

El único título que puse en mi mensaje al Enfermero Pinto fue “Odiseas sumergidas en el mar de la vida”. Quedó como la primera línea del artículo.

Afortunadamente el texto siguiente pudo clarificar la fecha errada de algún modo. También le escribí de vuelta al Enfermero mi preocupación por tener mi nombre con grado de TK (ra).

Asumí que quiere decir Teniente de Corbeta retirado.

Esta saga deseando descubrir lo que el destino había reservado a los miembros de mi Contingente XXX a través de los años empezó, por decirlo así, cuando mi abuelo paterno escribió sus memorias a los 75 años de edad.

Estando en 2012 dando formato a esas memorias con la ayuda de mi hija oí el comentario “de acuerdo a la tradición familiar y con 75 años cumplidos ya es hora que tú, como el abuelo Emilio, debes escribir una nota histórica sobre tu vida misteriosa que nadie sabe de dónde viene,,,,, solo que estas aquí”.

No le puse atención, pero con el tiempo valorando lo que mi abuelo había creado para toda la familia decidí escribir algunas notas personales para mis hijos y nietos.

Calculé que difícilmente llegaría a diez hojas, pero por un lado ya se han remontado hasta las dos parejas de tatarabuelos nacidos en Natagaima, Tolima cerca de 1825, pasando por el impacto que la participación de mi abuelo a los 15 años en la “Guerra de los Mil Días” como soldado voluntario armado con una lanza tuvo en la creación de su futura familia, y por el otro van 337 páginas, todavía recordando y añadiendo.

7/24

CYBER-CORREDERA

Nº 216

Cuando llegué a la época de 1957 para mi sorpresa encontré que había olvidado gran parte de mi corta estadía de dos años y medio en la Escuela Naval de Bocagrande. Recordaba caras y experiencias, pero casi ningún nombre.

Por casualidad encontré la Cyber Corredera de Junio 2017 y el pasado empezó a abrir sus puertas poco a poco.

Noté que del contingente XXX no había ni rastro. No Cincuentenario de Graduación, nada. Como que en realidad no existió. Pero si se habían graduado algunos, porque yo volé en 1962 a Cartagena para asistir a la ceremonia en la escuela de Manzanillo, a la que yo había visto de cerca en las largas mañanas de despertar remando en las balleneras desde la vieja escuela. También asistí a la fiesta en el Club Naval que era de rigor y al segundo día fui invitado a acompañar a uno de ellos a su buque de destino, comandado por un Capitán que había sido oficial de planta en la Escuela.

Él se acordó de mí en mi último embarque por un incidente en el puente de mando en el que, habiendo recibido órdenes de patrullar al noroeste de la Guajira estábamos buscando embarcaciones fantasmas a media noche y “le gané” al radar de la fragata. Por supuesto pasamos un rato muy sabroso recordando peripecias en la Escuela y los embarques. Hubo otro incidente grato de recordar por él pero está fuera del foco de este comentario.

Encontré en una corredera el nombre de un miembro del contingente 31, el Oficial Jaime Borda Martelo. Le escribí en Septiembre 2017 preguntando por algún compañero mío dado que él era contemporáneo a nosotros y aunque no teníamos recuerdos de cada uno, buena seña pues nunca canibalicé a nadie, muy atentamente hizo el esfuerzo y trató de ponerme en contacto con alguien, pero pasó el tiempo y no se materializó, y de pronto tuve que entender que habían pasado 60 largos años, tiempo suficiente para olvidar muchísimas cosas,,,,,, y también para ser olvidado.

Eso sí, me deleité con sus artículos y recolecciones de su vida de Pionero de la Aviación Naval, cosa totalmente impensable en nuestra Marina de mi época.

Yo siempre recordé a tres de los oficiales bajo cuyo comando viví eventos singulares en la Escuela:

TC Carlos Toro Uribe nuestro primer comandante, de mucha recordación por varios contingentes de reclutas,

TC/TF Manuel Avendaño Galvis, segundo Comandante de Compañía con quien yo además viví más tarde una especial experiencia marinera con destino a las playas de Tolú que nunca antes se había dado en la Escuela de mi tiempo, muy probable que ya nadie se acuerde de eso.

Y el TN que como Comandante de Compañía no podía pronunciar mi apellido correctamente.

A través de los años viajando a lo largo y ancho de cuatro continentes me entretenía a veces admirando el espectáculo del ancho mar allá abajo y con el tiempo realicé que mi destino años atrás había estado atado íntimamente al mismo, y empezó el tratar de recordar todas esas vivencias de cadete en la Escuela y entre muchísimas cosas su nombre, sin éxito.

Muchas veces reviví en mi mente ese momento aciago en el que en la formación después de almuerzo pedí permiso para pasar al frente de la Compañía formada en cuadro, lo saludé, me quité la gorra y pedí permiso para presentarme en Relación y auto-acusarme de “negligencia en el cumplimiento del deber”.

Silencio por unos momentos, el sol tropical de medio día mordía en la piel descubierta del flano cuadrado y en los brazos. El comandante, de pie frente al rancho me pidió que explicara el caso mientras leía en un libro de anotaciones.

Le di todos los detalles. Entonces me preguntó cómo yo me justificaba: Culpable, mi teniente.

El segundo oficial, casi seguro que su nombre era TF Ing. Borda, comenzó su habitual retahíla de faltas cometidas en el caso, para él nunca había nada positivo que atenuara una falta disciplinaria, solamente grados de culpabilidad: total, absoluta, o total con más agravantes que demandaban otra llamada a relación, por haber sido llamado a relación en primer lugar. Simple, el círculo perfecto. Como que él era ingeniero.

Al fin el comandante me hizo la pregunta ritual: ¿Cuándo fue la última vez que fue llamado a Relación, y por qué?

Tenía la costumbre de levantar la gorra moviendo las cejas para arriba, la subía y bajaba bastante, y me miró directamente por primera vez en el procedimiento. Fue realmente un poco emocional para mi encontrarme en esa situación, perdí la concentración y vacilé una fracción de segundo, así que me dijo otra vez, "Dije, ¿Cuándo fue la última vez?"

Nunca antes, mi teniente.

“Quiere decir … ¿no es usted el comandante de curso?” Afirmativo, mi teniente

“Y que nunca siendo el comandante de curso ha sido citado a Relación?” Nunca antes, mi teniente.

8/24

CYBER-CORREDERA

Nº 216

El segundo oficial se puso muy incómodo e inmediatamente comenzó su contraataque y decir que no era nada fuera de lo común, y el comandante al fin lo interrumpió con cierto disimulo a la vez que sarcasmo y dijo que en su promoción no hubo nadie que se hubiera "privado del privilegio" de ir a Relación. Algunos suspiros cortésmente silenciosos pensé que habían ocurrido alrededor, de mis compañeros de compañía.

Luego se paró al frente de su mesa y me pidió analizar consecuencias de mi acto. Lo hice, y tuvimos intercambios durante unos 10 minutos. La gorra subía, yo explicaba, la gorra bajaba. Pidió concepto sobre mí al Brigadier Mayor de Compañía. Entonces después de otras interpelaciones finalmente dijo: "Brigadier, cadete Ovidio … Oviedo … pagará 3 días de calabozo, pan y agua solamente".

Luego me habló otra vez y dijo, "hemos sido muy afortunados aquí con este asunto, muchos de nosotros. Su descuido le hubiera podido costar la vida al Brigadier en cuestión. Ésta es una lección que ninguno de nosotros aquí debe olvidar.

Sin embargo, es mi opinión que, si no tiene ninguna Relación disciplinaria dentro de los próximos 60 días, ésta se borrará de su hoja de vida. Brigadier, tome nota de ello".

El teniente Borda trato una vez más de revisar el caso haciendo comentarios en voz muy baja, pero el comandante ya me había retirado a la fila.

Dos semanas más tarde, cuando no era parte de la guardia de turno entré al calabozo en el rancho del segundo piso después de la comida del viernes. Era un closet de unos 2x1 metros de piso de baldosín y con un hueco como ventana pequeña más arriba de la puerta, allí se almacenaban mapos, baldes y

otros utensilios para la limpieza del edificio.

Había otro closet-calabozo en el edificio donde estaba la guardia principal de la Escuela, debajo de unas escaleras y sin ventana, así que tuve suerte.

Entré con la pantaloneta de deportes sin el cordel de la cintura, tenis sin cordones y sin ropa interior, y el cadete de rancho tenía que hacer una entrada en el libro de registro con detalles como la hora, etc. cada vez que me chequeaba, día y noche.

Único tiempo fuera del calabozo era para ser escoltado al “jardín” o baños en el primer piso. Pan y agua solamente. Tres veces al día.

Ya una vez por avatares en una de mis vidas anteriores a la marina había gozado de tal “dieta” así que nadie se imaginaba lo “suculento” que ese tratamiento podría ser para mí. Uno a veces vive situaciones que cuando pasan pronto quedan relegadas al olvido. Ésta en cambio reafirmó momentos otrora vividos y hasta me hizo sentir orgulloso de ser capaz de ponerme por encima de las circunstancias del momento. Quiero aclarar que nunca antes o después he estado en prisión …

Era tradicional para los cadetes saliendo de permiso regresar no más tarde de la medianoche y traer "pudines" o pasteles de todo tipo a sus compañeros de curso prestando guardia, o castigados.

Jueves Agosto 1º, 1957 Escuela Naval (Tula)

Así que Hernando Navas y otros se dieron a la tarea

(Oct. 28, 2018)

de distribuir las golosinas que trajeron en la

 

oscuridad y a mí me llegaron algunas en un bombardeo aéreo a través de la apertura sobre la puerta y que había que encontrarlas en el piso de loseta al tacto.

Cualquier crema o azúcar en el piso era cuidadosamente saboreada dejándolo bien limpio para cubrir el crimen y proteger al inocente. Realmente tuve un festín. Alguien regresó con una ronda más de "cucas" intercambiadas con otro cadete, galletas sólidas y más bien duras con un marcado sabor a canela. Le dije que ya estaba tan sediento y seco, no podía comerlas. De acuerdo.

Como cinco minutos más tarde escuché ruidos por la abertura superior y uno de los extremos de una manguera de jardín llego al piso adentro. Un cadete la sostendría firmemente a un grifo en el baño y abriría el agua un poquito para que yo bebiera algo, Hernando cuidaría de la manguera para que nadie en la oscuridad del rancho pudiera enredarse con ella.

Era obvio que mis generosos compañeros al otro lado de la puerta habían empinado el codo en Cartagena mucho más de la cuenta……. Como que uno pregunto tres veces quien estaba en el calabozo

y nunca lo captó.

Difícil de describir cada detalle, sólo basta decir que de repente la manguera estalló en mi cara con un chorro de agua que entró hasta por mis narices y cuando me recuperé del casi seguro ahogamiento y les dije que el piso de mi calabozo estaba inundándose, alguien realizó entonces que el agua se estaba regando por el piso del rancho afuera.

Es muy difícil hacer desaparecer agua de un suelo de baldosín.

9/24

CYBER-CORREDERA

Nº 216

Muchas toallas entraron y salieron a través de esa ventana. Tardamos como una hora para tener dentro y fuera de mi cárcel el piso totalmente "seco", todo en la oscuridad. ¿Cuántos cadetes escurrieron toalla esa noche? nunca se supo, y quizá algunos no podrían recordarlo de todas maneras.

Parafraseando a Winston Churchill, “nunca se supo lo que los muy pocos (yo) le debieron a los muchos (los “peaos” al otro lado de la puerta)”.

El lunes por la mañana estaba fuera de la prisión.

Finalmente 60 días pasaron sin recibir ninguna llamada a Relación y pasé frente a mi compañía para solicitar que el incidente fuera borrado de mi hoja de vida.

El Teniente Borda por poco se salió de los zapatos, pero nuestro comandante al fin lo aplacó con tres miradas “paternales” y una admonición para todos en relación a la tragedia que casi ocurrió entre nosotros.

Como corolario a esta historia, encontré en la Corredera No. 112 la foto celebratoria de los 50 años de graduación del Contingente 26, y con mucha satisfacción vi en ella al entonces Brigadier cuya vida estuvo en un hilo, que por fortuna no se rompió por cosas del destino, de ambos.

Pedí mi retiro en Enero 1960 mientras estábamos de vacaciones en Bogotá, conservando aun mi calificación de mayor antigüedad y ya con dos estrellas en las palas.

La sorpresiva y muy emocionante despedida con mis compañeros en el nuevísimo y aun no inaugurado aeropuerto de El Dorado fue del otro mundo para mí.

La Armada me negó la baja, pero yo insistí en no retornar. Estuve exhibiendo mis dos estrellas hasta Abril 15 en que fue finalmente autorizada después de 33 meses (988 días) de vestir el uniforme de la querida Escuela Naval, y sin ninguna llamada a Relación en mi hoja de vida cosa que por más de medio siglo consideré una marca personal inigualada … hasta que leí en entrevista de un nuevo COARC que él nunca tuvo una. Bueno, machacando un poco el castellano, “habemos” santos, y hay también santos de verdad.

Y otra clase de vida empezó. Y con el tiempo vinieron otras más.

Por aquellas misteriosas actividades electroquímicas de las neuronas en mi viejo y gastado cerebro acabo de recordar en este momento y por primera vez un detalle inédito sobre las estrellas en mi uniforme. Fueron tejidas a mano por el compañero Navas. Él desarrolló una pequeña industria casera en la Escuela tejiendo estrellas y palas y otras insignias “por encargo”, usando hilo dorado y otros materiales y utensilios que su mamá Doña Isabel le mandaba desde Bogotá. El resultado era mucho mejor que lo que nosotros podíamos comprar en el comisariato de la Escuela.

Con decir que ya para ese entonces él tenía colgado en su casa el saco del uniforme de paño negro con la insignia de Teniente de Corbeta en la manga que algún día iba a usar. Y lo usó tres años después.

Tengo que añadir que nunca me cobró, fue un obsequio especial.

Los referidos comentarios sobre el contingente 30 me han dejado saber qué fue de esa época ya ida con hechos, nombres, destinos desconocidos de compañeros y superiores, grados obtenidos, responsabilidades, circunstancias de la vida de Escuela, sobrenombres, las personas que ya dejaron este mundo, etc., etc.

Como alguien puso de presente y con conocimiento, uno se retira de la Escuela, pero la Escuela nunca se retira de uno.

He pasado los últimos 39 años de mi vida tratando en vano de recordar el nombre de nuestro, para mí, inolvidable comandante de compañía con su gorra en permanente movimiento como las olas del mar y quien se confundía con mi apellido.

Y por supuesto ahora, gracias a los fortuitos comentarios puedo por fin referirme a él mentalmente como “mi Teniente Cediel”.

Quiero expresar un especial agradecimiento a mi compañero naval Carlos del Castillo por haberse tomado el tiempo y recreado tan detallada historia de nuestra llegada y vida en la Escuela y de la proyección que muchos tuvieron en sus carreras militares o vida civil a lo largo de 60 años, como si él hubiera adivinado lo que yo buscaba encontrar.

He leído muchas historias interesantísimas describiendo la llegada de nuevos contingentes a la Escuela, y las conmemoraciones de algunos después de los años. Lo que yo añoraba era poder preguntar o saber qué había pasado con tantos de ellos a través de la vida.

Se lee de algunos contingentes que llegaron a una conmemoración especial como “Bodas de Oro”, pero casi nada de los que estuvieron con ellos o se extinguieron en el camino.

Me considero afortunado haber podido leer el detallado contenido de esa botella mensajera en donde reencontré muchas cosas desaparecidas de mi memoria ya que se me había quedado olvidada flotando en alguna playa mítica de la hermosa bahía de Cartagena. Estoy muy complacido y satisfecho, mil gracias.

Buen Viento y Buena Mar.

Un afectuoso saludo a los demás miembros del contingente XXX con los del 29 que habían unido su destino al nuestro para ese entonces y que ahora tengan la suerte de poder leer la Cyber Corredera.

Espero que alguien pueda añadir algún Capitulo más a nuestra historia.

10/24

CYBER-CORREDERA

Nº 216

ESPÍRITU DE CUERPO EMBOTELLADO

Por David Escobar Gómez / 42-044

“El espíritu de cuerpo es amor por la institución íntimamente compartido por sus miembros. Mística por servir a esa entidad histórica que resume en su alma intangible un pretérito grande y glorioso”. Decía un militar colombiano ya desaparecido, con pundonor de intelectual dado al servilismo patrio de gamonal terrateniente.

Otra cosa, hablando de lo mismo, pero desde adentro, sea, haciendo parte de uno más de la fila, sea la sección dígase batallón, uno puede poner muchos ejemplos de entrega, de compañerismo, de sacrificio por el grupo y por la institución en la que el individuo está inmerso. También se han visto casos parecidos en la vida civil de estudiantes; pero, no es tan marcado como en la vida militar, pues en ésta, se expone la vida, o hay un sometimiento cerrado a las normas que no da más salida que ser un solo cuerpo para defender el pellejo. Eso lo saben todos los que han jurado bandera; sin embargo, hay libertad para contarles a los que apenas se la imaginan o lo han visto en las películas; más no en telenovelas.

Así no les agrade a unos, en las filas insurgentes se ve la misma cosa, pues también exponen el respirar y las ganas de comer: espíritu de cuerpo.

Durante mi permanencia corta en la Escuela Naval de Cadetes, la sanidad naval nos pedía a todos los cadetes, una vez al mes, muestras de laboratorio: fecales y orinales. La primera vez, pues ajá, se cumplía la orden tal cual. Ya pasadas tres recolectas, sin estar uno enfermo y sin saber los resultados bacteriológicos, no era como muy agradable el proceso de presentar las muestras al brigadier de guardia, o al enfermero Pinto, y sin saber si, después del análisis, la sangre era para morcillas. Entonces, vean lo que una vez pasó.

Como ya se acercaba la hora de la entrega, en ayunas, por supuesto, varios pidieron orines de sus compañeros para cumplir con la orden. Y un poco de orín no se le niega a un compañero. Y para ser más solidarios, se nos ocurrió, que varios llenáramos una botella con un agregado gargajo, y revolvimos el fluido orinal para luego repartirlo en cada muestra exigida. Con la materia fecal, pasó algo parecido. En un cartón quedó un mojón, y cada uno de la sección, sacaba su poquito. Hasta que llegó uno de otra sección que no podía abortar, dada su estreñimiento. Y mansamente me pidió que lo dejara coger su ración. Y yo le contesté con un grosero… ¡No! Y manso y adolorido me suplicó, con su frasquito en la mano: No sea mierda, deme un poquito.

COLOMBIANO EN LA ACADEMIA NAVAL DEL

REINO UNIDO

El Guardiamarina Mateo Posso será el segundo alumno, de la Escuela Naval de Cadetes “Almirante Padilla”, que terminará su formación naval militar en la academia naval del Reino Unido, como parte de las oportunidades de movilidad académica que adelanta la universidad del mar.

Este caleño de 22 años viajó con la firme convicción de poder demostrar en la Escuela de Oficiales de la Marina Británica (Britannia Royal Naval College) en Dartmouth; “las capacidades del personal que es formado en la Escuela Naval de Colombia, al igual que poder enriquecer mis conocimientos marineros y dejar en alto mi bandera”.

Un buen nivel de inglés y los méritos en el desempeño académico fueron decisivos para que el Guardiamarina Posso fuera escogido para esta comisión, que se extenderá hasta diciembre de 2019. Al término de su etapa de entrenamiento recibirá su grado como Oficial y regresará a la Escuela Naval de Cadetes “Almirante Padilla” para adquirir su título profesional en Ciencias Navales y continuar su carrera naval militar en la Armada de Colombia.

Posso ingresó a la Armada “porque es uno de los más grandes honores que todo colombiano puede tener. Además de que la Armada es la fuerza militar del mar que nos permite a diario experimentar vivencias únicas, que no se dan en otra parte del mundo”. Una vez se gradúe, el Guardiamarina aspira poder combinar la pasión que siente por el mar, con su ímpetu por el cielo “en los poderos rotores de la Aviación Naval”.

La Escuela Naval de Cadetes “Almirante Padilla” es consciente de la importancia de la internacionalización de la educación y su relación en la construcción de una ciudadanía global, por tal motivo adelanta acciones de movilidad académica, que permite a los futuros Oficiales de la Armada de Colombia, promocionar su identidad cultural y aprender de otras realidades navales alrededor del mundo.

11/24

CYBER-CORREDERA

Nº 216

ALFÉRECES, GUARDIAMARINAS Y CADETES INICIAN FASE DE EMBARQUE A BORDO DEL BUQUE ARC “GLORIA”

67 estudiantes, entre Alféreces, Guardiamarinas y Cadetes de la Escuela Naval de Cadetes “Almirante Padilla”, emprendieron una nueva aventura con el embarque a bordo del buque ARC “Gloria”, cerca de un mes antes de zarpar en su crucero de entrenamiento, durante 2019.

El embarque en el ARC “Gloria” es quizás una de las mejores experiencias que tienen los jóvenes que se forman para ser Oficiales de la Armada de Colombia, pues este semestre les permite aplicar los conocimientos que han adquirido, fortalecer habilidades en la navegación a vela y conocer nuevas culturas alrededor del mundo.

Los alumnos comienzan su embarque un mes antes para darles la oportunidad de que se familiaricen con el Buque. Durante este período, ellos realizan trabajos de mantenimiento, entrenamiento para subir por alto, instrucciones con las velas y adaptación a esta nueva etapa de marinos.

Se espera que el buque ARC “Gloria” zarpe a su crucero de entrenamiento 2019 el próximo 7 de junio, con rumbo a Boston, Estados Unidos; Saint Malo, Francia; Klaipeda, Lituania; Karlskrona, Suecia; Rostock, Alemania; La Haya, Holanda; Liverpool, Reino Unido; y Casablanca, Marruecos; para regresar a Cartagena en octubre de 2019.

12/24

CYBER-CORREDERA

Nº 216

El Buque Escuela ARC “Gloria” es el embajador flotante de Colombia por el mundo y fue declarado por el Ministerio de Cultura en 2005 como “Bien de Interés Cultural de Carácter Nacional” para los colombianos, junto a su colección de ornamentos e instrumentos antiguos de navegación.

EL DR. NO Y MISTER SI

Del Libro “Fresh Fish, no Ice” (Historias de Operaciones y Logística) CTIM (ra) Matias Silva Rivadeneira NA 75-046

Definitivamente hay personas que para cada solución tienen un problema. No me refiero a aquellas personas que juiciosamente cuestionan las diferentes opciones y/o soluciones a un problema, tratando de prever un error en un procedimiento o una falla en un proceso.

La referencia es acerca de ese yo interior que tenemos todos; que siempre ve lo malo antes que lo bueno. Esto es muy común en la naturaleza humana, pero hay personas que lo tienen muy bien marcado y para cada Solución tienen un problema.

Estas personas son el clásico “Dr. NO”, y no hay nada que retrase más las soluciones logísticas, o el crecimiento de una empresa o de una organización, que contar con un “Dr. NO” dentro de sus filas, especialmente si esta persona tiene poder de decisión.

¿Porque se “producen” Doctores “NO” en las empresas? La respuesta es simple. Cuando se crean zonas de confort; cuando la empresa ha dado buenos resultados en forma automática por mucho tiempo; cuando por mucho tiempo no se han cuestionado los procesos y la estructura; cuando los directivos a diferentes niveles no se preocupan por actualizar sus conocimientos; cuando hay celos entre los diferentes departamentos, etc. etc.

En un comienzo siempre parece que los niveles más bajos de la organización son los más resistentes al cambio y quienes podrían tener la mayor cantidad de candidatos para convertirse en un Dr. No; sin embargo, es sorprenderte ver cómo es más notorio a los niveles más altos.

Cuando trabajaba en un área de una compañía encargada de transportar valores a nivel internacional (Metales Preciosos, Joyería, Diamantes, Moneda extranjera) manejábamos una ruta muy compleja y difícil entre América y Europa. Siendo un negocio muy competido, siempre estábamos tratando de ofrecer algo nuevo al cliente en cuanto a logística y específicamente en lo referente a consolidaciones y tiempos de entrega.

El funcionario encargado de la operación en la ciudad de origen era supremamente eficiente en la ejecución de los procesos bajo su responsabilidad; tan eficiente que se volvió un obstáculo cuando no permitía ninguna variación de un procedimiento, por más mínima que fuera; de hecho, llegó a parar exportaciones de millones de dólares, en aras del cumplimiento del deber.

Dado que tenía una enorme responsabilidad en sus manos, siempre estaba tratando de mantener su posición de trabajo y al final del día se convirtió en un “Dr. NO”

Era un excelente trabajador, Incansable y comprometido, con muchísimas posibilidades de ascender en la compañía, pero nunca logro superar la posición de supervisor y con el tiempo dejo la compañía, porque nunca entendió que la logística está basada en soluciones y no en obstáculos.

Alguna vez durante un seminario de Manejo de recursos de Mantenimiento el conferencista me pregunto: ¿Cuál es la mejor y más eficiente y segura operación logística?

Yo hice acopio de todo mi conocimiento y traté de dar una explicación acerca de los diferentes aspectos a considerar…… después de unos minutos me interrumpió y dijo:

“La más eficiente y segura operación es aquella que nunca se lleva a cabo”

Si no quiere morir en un accidente de aviación, No vuele. Si no quiere fallar, NO haga nada. Si no quiere perdidas en el transporte, NO transporte nada.

Esta es la premisa de todo “Dr. NO” No cambie, No se Mueva, No sugiera, No haga…

No me refiero a omitir los procedimientos en aras del servicio al cliente o alcanzar el objetivo, sino a el manejo adecuado de la operación logística del día a día. En logística por mucho que se planee la operación de cada día, cada operación es distinta. Si hacemos la analogía con un avión que vuela todos los días la misma ruta de Miami a Bogotá, probablemente el recorrido es el mismo pero cada vuelo es distinto al anterior.

¿Cómo Cambiar al Dr. NO? Malas Noticias … El Dr. NO casi nunca cambia.

Tristemente estos individuos son parte de ese 10% que nunca acepta el proceso de cambio. Lo mejor que puede hacer es Identificarlo, hablar seriamente con él todas las implicaciones de su actitud y………

comience a buscarle reemplazo.

13/24

 

CYBER-CORREDERA

 

Nº 216

 

 

 

 

 

 

EL ARC „INDEPENDIENTE“

 

 

 

 

 

 

 

Numero de casco: 54 – 5KMC

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

POSTURA DE LA QUILLA

 

DICIEMBRE 1980

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BOTADURA AL AGUA

 

ENERO 20 1983

 

 

 

 

 

 

 

 

 

INCORPORACIÓN A LA ARC

 

26 DE JUNIO 1984

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MADRINA

 

BEATRIZ CAMACHO DE MATAMOROS

 

 

 

 

 

 

 

CARACTERISTICAS GENERALES

(1984)

 

 

 

 

 

 

 

 

ESLORA

 

95.30 MTS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MANGA

 

11.30 MTS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CALADO DE DISEÑO

 

3.40 MTS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DESPLAZAMIENTO

 

1.551.6 TNS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VELOCIDAD MÁXIMA

 

27 NUDOS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VELOCIDAD MÁXIMA

 

22 NUDOS

 

 

 

MANTENIDA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

AUTONOMIA (A 14 NUDOS)

 

8.000.00 MILLAS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

AUTONOMIA (A 18 NUDOS)

 

5.000.00 MILLAS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CAPACIDAD ALOJAMIENTO

 

15 OFICIALES, 75 TRIPULANTES Y 3 CIVILES

 

 

 

 

 

 

 

 

PROPULSIÓN

 

4 MOTORES DIESEL

 

 

 

 

 

 

 

 

 

GENERACIÓN

 

4 GENERADORES PRINCIPALES Y UN GENERADOR DE

 

 

 

 

EMERGENCIA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ARMAS:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PRINCIPAL

 

UN MONTAJE SENCILLO DE 76 MM AUTOMATICO OTO

 

 

 

 

MELARA 76/62

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

UN MONTAJE DOBLE DE 40 MM AUTOMATICO BREDA 40/70

 

 

 

 

 

 

 

 

MISILES

 

DOS MONTAJES CUADRUPLES MISILES SS EXOCET MM-40

 

 

 

 

 

 

 

 

MISILES SECUNDARIOS

 

MONTAJES MISILES SAM

 

 

 

 

 

 

 

 

ANTISUBMARINOS

 

DOS MONTAJES TRIPLES PARA TORPEDOS A244S

 

 

 

 

 

 

 

 

AVIACIÓN A/B

 

UN HELICOPTERO MBB MULTIPROPOSITO

 

 

 

 

 

 

 

 

CONTROL Y SENSORES:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SISTEMA DE CONTROL DE ARMAS

Vega II/83 +CANOPUS

 

 

 

 

 

 

 

RADAR DE VIGILANCIA

 

Sea Tiger

 

 

 

 

 

 

 

RADAR DE CONTROL DE TIRO

 

Castor II -B

 

 

 

 

 

 

SISTEMA DE CONTROL DE TIRO OPTRONICO

Canopus

 

 

 

 

 

 

 

MIRAS OPTICAS

 

Short Brothers

 

 

 

 

 

 

 

SONAR

 

ASO 4

 

 

 

 

 

 

 

BATITERMOGRAFO

 

Plessey- Sippican

 

 

 

 

 

 

 

GUERRA ELECTRONICA:

 

 

 

 

 

 

 

 

EQUIPO DETECTOR DE EMISIONES (ESM)

AC-672

 

 

 

 

 

 

 

EQUIPO PERTURBADOR (ECM)

 

Scimitar

 

 

 

 

 

 

 

SISTEMA LANZAENGAÑOS

 

Dagaie

 

 

 

 

 

 

 

EQUIPO DE IDENTIFICACION IFF

 

MK X

 

 

 

 

 

 

NAVEGACION Y COMMUNICIONES:

 

 

 

 

 

 

 

 

UN RADAR DE NAVEGACION

 

Scanter Mil

 

 

 

 

 

 

 

UN SISTEMA SATELITE/OMEGA

 

MX 1105R

 

 

 

 

 

 

UN SISTEMA DE NAVEGACION INERCIAL Y

LSN 501

 

 

REFERENCIA PARA ESTABILIZACION

 

 

 

 

 

 

 

 

ECOSONDA

 

Elac

 

 

 

 

 

 

 

RECEPTOR METEOROLOGICO

 

Hel-BS-114

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

14/24

 

CYBER-CORREDERA

Nº 216

 

 

 

 

 

UN COMPAS MAGNETICO

C. Plath

 

 

 

 

 

 

UN GIRO COMPAS AUXILIAR

ANSCHÜTZ

 

 

 

 

 

 

EQUIPO DE COMUNICACIONES

Collins

 

 

 

 

 

 

TELEFONO SUBMARINO

Elac

 

 

 

 

 

TRIPULACION 93 HOMBRES

RESEÑA HISTÓRICA

Las tradiciones que se confunden con el origen del hombre en el devenir de los tiempos conforman junto con el patrimonio cultural y espiritual la nacionalidad de los pueblos. Las naciones mediante el culto a sus héroes y a los acontecimientos que han marcado hitos en su historia, mantienen vivo y dinámico ese profundo sentimiento que nos hace sentir orgullosos y agradecidos de formar parte de ellas.

El nombre «INDEPENDIENTE» está vinculado a Colombia y a su Marina desde los mismos albores de nuestra independencia magnificando lo más preciado de nuestra herencia: LA LIBERTAD.

«INDEPENDIENTE» se llamaba el bergantín que sirvió de buque insignia a nuestro gran Almirante José Prudencio Padilla en su lucha por la libertad de los mares de la Patria, que quedó sellada el 24 de Julio de 1823. Buque y marino impulsados como un solo ser por el ansia de libertad e Independencia, dieron punto final al dominio extranjero de nuestros mares.

«Morir ó ser libres» había sido la proclama lanzada por el gran Almirante a bordo del «INDEPENDIENTE» la víspera de la batalla; el buque y el genio del hombre se impusieron a la tiranía.

La Corbeta ARC «INDEPENDIENTE» desplegará orgullosa el tricolor nacional por las aguas nacionales y los mares del mundo rememorando el nombre del pri­mer buque colombiano, que fue parte importantísima en la obtención de nuestra nacionalidad.

En el mes de Enero de 1980 el Gobierno Nacional aprobó la construcción de cuatro (4) Corbetas en lo Astilleros HOWALDTSWERKE DEUTSCHE WERFT con sede en la ciudad de Kiel, Alemania Federal. La Corbeta ARC «INDEPENDIENTE» empezó a construirse el 10. de Diciembre de 1980 y flotó por primera vez el 20 de Enero de 1983.

15/24