Cyber-Corredera

|| Servicio informativo del enfermero Pinto

Informativo virtual para integrar la familia naval colombiana
Nº 107
Junio / 2009
Unidos por el mar
y exhaustos por el último poste

NUEVA DIRECCION ELECTRONICA: enfermero@cybercorredera.com

EL ASTILLERO INFANTIL
Por David Escobar Gómez / 42-044

Dedicado a mi amiga y profesora Noemí da Cunha

Dos niños vecinos, Kico y Pacho, de cuatro y cinco años, respectivamente, juegan frente a sus casas de un barrio de la llamada clase media de una ciudad, donde un día matan tres, y en el otro también. Sin contar a los secuestrados. Kico es el que siempre toma la iniciativa de lo se juega y de lo que se hace. Pacho, ya acostumbrado, respeta; porque un año de experiencia de lo vivido, significa mucho en la vida de los niños. En esta oportunidad, de una mañana de sábado decembrino, juegan las dos criaturas con el avión de plástico que el tío Tano le regaló a Pacho de navidad. Kico toma el juguete en sus manos, lo analiza con detenimiento y sugiere con una seguridad de derrotero imperial, de la flota naval más grande jamás vista por la humanidad entera y sus alrededores.
"Pacho," dice "mejor lo hacemos barco. Yo sé cómo se hacen, mi abuelo me enseñó, ¿vale?"
"¡Bueno!" contesta Pacho con entusiasmo inocente, y le pasa una piedra que le ha señalado su amigo y en segundos, el avión queda convertido en trozos diminutos de color rojo encendido, pero dividido.
Kico trata de unir los pedazos con barro, sin que logre su cometido en el astillero de la nada. No hay forma que, la línea de crujía, aquella que debe atravesar la popa y la proa, pase por las cuadernas sin pena ni gloria. Pacho, cual vigía de sotavento, está atento a la maniobra de anclaje de las piezas que han de conformar la nave soñada, la misma que ha de surcar por los siete mares, y treinta y tres ciénagas de lodo con aroma de salitre, y en el charco de la esquina. Aquella debe ser la mampara, esa la cubierta, pásame aquella, porque esa no sirve, no ves que debe tener velas para que el viento la empuje por estribor, ¿No te das cuenta?. Son estas voces los sonidos que llegan al apostadero de la marina en medio de la acera de la casa de Pacho, como si fueran vientos marinos, los que sumados a los gritos del contramaestre, dan vida a la frase de la poetisa Meyra del Mar: "De tanto quererte, mar, mi corazón se ha vuelto marinero" Recuerda el Comodoro, quien con el parche en el ojo derecho imparte órdenes a babor, y las gaviotas en los mástiles, por puro respeto no más, alzan vuelo, pero para cambiar de palo. La marinería, a bordo de un bajel, espera cuchillos en boca la señal de abordaje. ¡Sandokán, Sandokán! Pirata de gran valor. Bucaneros sin patria. ¡Oh! Tigre de Malasia, ven a nuestras almas, ven, no tardes tanto, que los que vamos a morir, no queremos. Pacho, se prepara para comunicar que están a la deriva escorados a estribor y concluye como ingeniero naval de millares de millas náuticas trazadas no más:
"Es plástico quebradizo," advierte, y su segundo a bordo, osa decir:
"Capitán, creo que usted no va poder armar una nao, ni nada que se parezca a una nave.
"¡Guardiamarina Pacho! ¿Cómo se atreve a dudar de un lobo de mar como lo soy yo? ¡respete!, nunca llegará a primer oficial si sigue de incrédulo; páseme más bien ese palo de paleta para que sirva de timón y la tapa de esa cerveza, de propela y deje de llorar que usted no es una mujercita."
En plena tormenta, cuando el trinquete no queda en la proa, el contrafoque recibe ayuda de la gavia mayor y Kico ordena arriar y zarpar después de levar anclas; pero la marinería se ha amotinado y llorando a moco henchido, en un coro de lamento náufrago, Neptuno apenas mira de soslayo desde las abisales oscuridades al escuchar la intrepidez de volver realidad los sueños.
"Dañaste mi avión!" llora desgarrado en su dolor el propietario de la nave voladora que no estaba asegurada por nada del atrevido mundo infantil. Pero el astuto capitán, sacó su brújula, la sobrepuso encima de una rosa marchita, se persignó, y ha dicho las mismas palabras mágicas con las que Colón calmó a la tripulación aquella noche de inquietos luceros y mar enrarecido al ver sus carabelas a la deriva de un desconocido lugar salpicado de islas.
"¡Los hombres no lloran!, Pacho."
"¡Yo no estoy llorando, es que tengo rabia!"
"Cierra la boca, para que veas que no puedes llorar" díjole Kico sin verle los mocos que le salen en solidaridad a unirse con las lágrimas que profusamente invaden el bello rostro del menor. El suspiro entrecortado, cesó; porque no hay cosa más segura en la vida de los navegantes que se salvan; pues es muy cierto, que después de la tormenta viene la calma. Y como una balsa salvadora, el capitán ordenó a la tripulación abandonar el barco y al quedar solo, dijo sobre la cubierta y frente al timón, como si fuera el almirante eunuco de la armada China, y a todo pulmón:
"¡Sálvese quien pueda! Y vas a ver que mi abuelo si lo arma" aseguró Kico, mientras recogía los pedazos de avión y partió rumbo a un buen puerto: la habitación del abuelo; con los planos en su cabeza intrépida.
A los cinco minutos de haber pasado el incidente naval, Kico, cual náufrago a salvo, está en la ventana de la habitación de su madre, la que da a la calle y desde allí mira, como si estuviera en el faro de Alejandría, precisamente, a la casa de Pacho que está al frente. Observa los pedazos diminutos del avión siniestrado esparcidos en varios kilómetros a la redonda; en ese instante, comienza un acontecimiento que no se le borraría de la mente nunca en su vida. La mamá de Pacho sale a la calle y desde allí grita con inmensa dulzura mística:
"¡Pórtense bien, que yo voy a rezar por ustedes a San Ambrosio!" les dice a Pacho y a su pequeña hermana menor Palita, y estos contestan desde adentro con la ternura que perdura en la mente de los que los conocieron.
Kico, desde la ventana donde se encuentra, ve a Pacho y Palita jugar con un cirio, y con la imagen enmarcada en un cuadro de vidrio de un santo, en una habitación que da a la calle.
Ese, es su puesto preferido; desde ahí, como un vigía imaginario, catalejo en mano, Kico permanece mucho tiempo explorando el horizonte; porque además de mirar cuanto pasa y relatar con una imaginación que ya no sorprende a su madre, la costurera, que está a un lado pegada a su máquina de coser, se acompañan.
"Mami, hoy no han pasado las carrozas de los enanos de Gulliver" le dice Kico a la costurera que no ve nunca hacia la calle para no distraerse en sus quehaceres. A veces, para estar a tono con su pequeño y único tesoro, emite una entonación gutural amorosa en respuesta vaga y afirmativa. Kico, entonces, como siempre, continúa dando riendo a suelta a su imaginación.
Pacho y Palita se meten debajo de la cama con el cirio encendido. "Mami, las llamas prenden el cubre lecho, yo los estoy viendo, mami". Los angelitos revolotean en medio del humo.
Kico insiste, pero la mamá no le cree, pero como le huele a quemado, le dice:
"Ve, y pregúntale a la abuela si tiene algo en el fogón, que huele a quemado."
"¡Abuela! Mandó a decir mi mamá que si no tiene nada en el fogón, que huele a quemado."
"¡Le he dicho que no entre así cuando estoy rezando! ¡Arrodíllese! Rece conmigo."
"A mi abuelo no le gusta."
"¡Arrodíllese!"
"A mi mamá tampoco."
"¡Pero a mí sí, niño!"
"Tengo que hacer las tareas de la escuela, abuela."
Entonces váyase y no me moleste, que el que se va a quemar en los infiernos es usted."
Cuando va llegando Kico a la habitación de su querida madre, se escucha el canto de la sirena que ha llegado encima de una máquina de bomberos, como el mascarón de proa pidiendo auxilio. La madre se asoma, y la columna de humo no le permite ver nada. Las campanas repican en la ermita de San Ambrosio, y parece que las de los bomberos contestaran. "Aquí estamos, ya llegamos, no nos demoramos". Salen a la calle, abuela, abuelo, madre e hijo, y ya es muy tarde. Los niños mueren incinerados. La madre termina su existencia en un hospital siquiátrico diciendo: "Se quemaron mis angelitos"


45 AÑOS DEL "GLORIOSO" M-12
Norberto Ballesteros L. / MC 12-018

Queridos, amados y siempre recordados COMPAÑEROS, AMIGOS Y COLEGAS
En el peregrinaje de nuestras vidas por este mundo hoy es un día muy especial y significativo, gracias a DIOS por permitirnos llegar a esta cima y concedernos la oportunidad de celebrar y recordar aquellos bellísimos años por los cuales en nuestra hermosa juventud, derramamos sudor, angustias, trasnochos y alegrías por todo aquello que nos llevaría mas tarde al logro de nuestro objetivo.
Amados COMPAÑEROS permítanme tomar la vocería para expresar nuestra gratitud colectiva, a nuestra bella institución ESCUELA NAVAL que hizo de nosotros hombres de bien, fuertes en los momentos de angustia, nobles como la misma naturaleza del mar, perseverantes en nuestras metas como la fuerza del viento, con un norte muy definido en nuestros hogares y familia; gracias también a aquellos nobles y ejemplares profesores civiles y militares que en muchísimas ocasiones sacrificaron su tiempo libre para transmitirnos sus conocimientos y experiencias, con mucha abnegación y amor hacia nosotros. (Cap Otoya, Cap.Filiberto Bolívar, Cap.Casteblanco, Jesús Villamizar, Langer Vinagre, Prof. Rueda, Dr. Aponte [este es: un largo, es: uno corto, Jajaja, sin sobre nombre por favor], Mr May, TN Perilla Merchán, TN Schooder, ing., Juan Bosco Cediel, Moneris,Rafael Polo Mercado, Mejia, Avella,Guillen, por favor me disculpan por omitir algunos que escapan de mi memoria en este momento).
Viene a mi mente dos hechos que marcaron nuestra ruta en la Escuela: 1.-La ocasión que pasamos todos la baja, en memo individual y 2.- cuando pedimos mas materias académicas con responsabilidad, apoyados por la mayoría de los profesores, sin costo. En el espacio de los recuerdos creo que ninguno de nosotros ha olvidado a nuestros queridos: Julio Cesar ?lvarez, Ricardo Muñoz, Patricio Merlo, Eubar López y Julio Peña, QUE LA PAZ Y EL AMOR DEL SEÑOR LOS ACOMPAÑE ETERNAMENTE; para cerrar el baúl de los recuerdos, permítanos PADRE TODO PODEROSO darte las gracias por haberlos conocido y compartido parte de nuestras vidas a su lado.
Desde muy dentro de mi corazón quiero felicitarlos y mentalmente compartir un brindis por la felicidad, paz y amor en sus hogares por el resto de los días que nos resta, DIOS lo permita que para los 50 estemos en pie y bendecidos para expresarle las gracias al DADOR de la vida, un fuerte abrazo

CUADRAGESIMO ANIVERSARIO DE EGRESADOS DE LA ESCUELA NAVAL
"GLORIOSOS" CONTINGENTES 39 - 39A NAVALES y 03 INFAMAR

PALABRAS DE BIENVENIDA
Por: CR IM José Ramón Calderón

"Cuando el cadete, grumete o infante de marina ingresan a la Armada comprenden desde el principio que la extraña salchicha los acompañara siempre: en los traslados, en su buque, en los viajes por el país o en el exterior, en las vacaciones, en las comisiones y por retiro de la institución. En otras palabras cuando el hombre es dado de alta en la Armada, prácticamente contrae una especie de unión intima con el "talego marinero" y por lo tanto, se le puede confiar o mejor introducir todos los secretos que se han ido acumulando a través de los años del servicio."
Capitán de Navío Enrique Román Basurto.
Compañeros Cadetes, del 39, 03IM 39A , y sus distinguidas señoras, cuando salimos de la Escuela Naval llenos de ilusiones, no sabíamos cual seria de nuestra suerte, lo único cierto, fue que salimos con la misma tula o talego marinero que nos entregaron de reclutas, para llenarlo con la dotación de cadetes: flanos, tenis, elementos de aseo, el manual del cadete, el costurero y muchas cosas mas, pero lo mejor de esto es que este talego marinero salio por la guardia de la Escuela Naval, hace 40 años para seguir llenándola con los momentos mas preciados de nuestras vidas, es así que en el depositamos amores olvidados, amores perdidos y amores eternos, depositamos ilusiones, derrotas, logros, tristezas, alegrías, depositamos los gratos recuerdos de los compañeros, sabiduría, valores " en fin sentimientos nobles que crecen en el transcurrir de la vida y que terminan con un adiós eterno.

Es así que hoy agradezco al todo poderoso por brindarme la oportunidad de estar con ustedes recordando todos los momentos inolvidables vividos desde la Escuela Naval, momentos que sin duda nos formaron como hombres de bien prestos a realizar sueños con el linaje de hombres de mar, fieles a la patria y al hogar. No quiero terminar sin antes recordar a aquellos cadetes que nos acompañaron por esos días y que por designios de Dios ya cerraron su tula, ellos son: Darío Abril Gutiérrez, José Augusto Matallana Rodríguez, José David Gómez Gómez, Luís Gutiérrez Calderón, Jorge Alvarado Baquero, Luís Eduardo Castañeda Yépez, Jorge Santos Delgado, Armando Ramírez Cabrales, (Rodrigo Villarreal Lozano) Jesús Alejandro Cortés Rincón, y muestras recordadas amigas Judy de Cáceres y la Tata de Ochoa

En este momento con el talego marinero abierto recibimos el abrazo del compañero, el beso de la compañera, la lagrima del ausente y el recuerdo de aquellos días.


40 AÑOS DE EGRESADOS

Por: CN Ricardo Alvarado Reyes

(1ª parte)


Cadetes del 39, 03 de IM. y 39A. Sean todos Bienvenidos. Esta es su casa.

Por honrosa distinción de mis compañeros, he preparado estas palabras, que querían ser de reconocimiento y agradecimiento a la Institución Naval en general, a la Escuela Naval en particular y a la Ciudad de Cartagena.
Querían, digo, porque inevitablemente se han convertido ellas, en un ejercicio de retorno, en un itinerario nuevo y profundo a través de la memoria mía y la de ustedes, para venir al encuentro de nuestra propia ?taca, el punto de partida del más largo de todos nuestros viajes: el de la vida.
La verdad no fue fácil resumir tantos años de intensas singladuras que compartimos juntos. Pero créanme que al final de estas emotivas palabras, encontraran reconfortante comprobar, la trascendencia, el talante, la huella impresa, que dejamos juntos, en el derrotero de la Institución, durante 44 años.
Desde mi retiro de la Armada por solicitud propia, ancle las Naves en una cumbre de ese otro Mar mío , de montañas azules y verdes, que es la tierra de mis Mayores, el suelo boyacense, un tanto alejado de la Institución, mas no por ello de sus logros y realizaciones
Volver a la Escuela Naval, para nosotros ha sido como un sueño, una ilusión hecha realidad.

RECONOCIMIENTO A LA ESCUELA NAVAL

Luego de 40 años de egresados de nuestra Alma Mater, hoy destacada Escuela Naval y estando aquí presentes, se impone recordar de manera sucinta, sus orígenes, para entender mejor su evolución hasta nuestros días.

El Presidente Rafael Reyes, notable Boyacense, gran visionario de los intereses marítimos y fluviales de la nación, fundó la primera Escuela Naval, el 6 de julio de 1907, después de casi un siglo de ausencia Colombiana en sus propios mares. Inició labores la Escuela de Reyes, a bordo del buque Escuela Marroquín, mas tarde a bordo del Buque Próspero Pinzón y luego en el vetusto edificio de la Universidad de Cartagena. Fue su primer Director, de 1907 a 1910, el Chileno Teniente de Navío Alberto Asmussen, con marcada inspiración Prusiana.

Infortunadamente la naciente Escuela apenas funcionó durante poco más de 2 años, por cuanto el 28 de diciembre de 1909, mediante decreto, el Presidente Ramón González Valencia, sucesor de Reyes, le puso fin en inexplicable acto de ceguera, para un país con dos extensos mares, esquina estratégica del continente Suramericano. El 13 de febrero de 1910, tan solo 8 Guardiamarinas se graduaron, en esta primera Escuela.

Años más tarde, como una de las consecuencias inmediatas del conflicto Colombo-Peruano en 1933, y del resurgimiento de la Armada Nacional por aquella época, en una decisión, esta vez afortunada para los intereses marítimos del país, el Presidente Alfonso López Pumarejo, el 13 de Abril de 1935 abrió las puertas de la nueva Escuela Naval, la cual el 3 de junio del mismo año, reinició labores. Desde entonces ha venido funcionando ininterrumpidamente. Su primer Director fue el distinguido marino RALPH DOUGLAS BINNEY, Capitán de Navío de la Real Armada Británica y miembro de la Misión Naval Inglesa, presidida por el también oficial Británico Contralmirante Basil Owen Bell-Salter, de grata recordación.

Estos curtidos Oficiales, formados dentro de las normas más estrictas de su marina, con paciencia de franciscanos y con tesón digno de verdaderos líderes, infundieron a los cadetes de aquella época, conceptos y fundamentos tales como: La Conciencia Marítima, las cualidades esenciales de un buen Oficial Naval, la caballerosidad, ser un avezado marino, el código de conducta para conducir hombres bajo su mando y en él, por sobre todo, el honor.

La Escuela funcionó en sus días iníciales, a bordo del Buque ARC Cúcuta, hasta el año 1941, cuando pudo disponer de instalaciones propias, en el edificio donde hoy funciona, el Batallón de Seguridad de Infantería de Marina.

La nueva Escuela, el 11 de Noviembre de 1938, graduó sus primeros 25 guardiamarinas y el 3 de julio de 1958 sus primeros 8 alféreces. Desde entonces, la Escuela forma y prepara oficiales navales y del Cuerpo de Infantería de Marina, en sus diversas especialidades, dentro de las más severas disciplinas morales, físicas y académicas, que han constituido sin lugar a dudas, la fibra espiritual de una brillante tradición marinera.

En 1939 el mundo volvió a hervir por la guerra Europea. El personal de la Misión Inglesa se reincorporo a su marina. La Armada Colombiana era muy joven, para soltarla de la mano de un momento a otro y el Gobierno contrato entonces, la Misión Naval de los Estados Unidos, para que siguiera asesorando al personal Colombiano. La presencia de esta Misión fue de gran utilidad para el mejoramiento y progreso de la naciente Armada y sigue siéndolo hasta la fecha.

De las instalaciones del hoy Batallón de seguridad, el 27 de marzo de 1961, se traslado la Escuela finalmente a Manzanillo, a los modernos edificios diseñados especialmente para su funcionamiento, pero con las enormes dificultades de unas instalaciones a medio terminar, levantadas en una especie de desierto con caracolejo, que con el tiempo, poco a poco fueron tomando forma y vida. Los amplios terrenos de la isla, han permitido adelantar las construcciones necesarias, acometidas para su cabal desarrollo.

El 12 de Abril de 1961, en ceremonia especial, presidida por su Director el Capitán de Navío Orlando Lemaitre Torres, se izó por primera vez el pabellón Nacional, en el mástil de las actuales instalaciones, de esta nueva y promisoria Escuela Naval.

Todo lo anterior, lo hemos querido traer a colación, para recordar las innumerables dificultades de la Escuela Naval en sus inicios, pero también, para destacar la presencia trascendental de una de las mayores tradiciones marineras del mundo, como es la poderosa Real Marina Británica y las enseñanzas y experiencias transmitidas por la experimentada Misión Naval de los Estados Unidos, que nos ungieron para siempre, con un gran afecto por el Mar y con la distinción y el profesionalismo que han caracterizado desde entonces, al Marino Colombiano.

El distinguido grupo de Hombres de Mar hoy aquí presentes, ingreso en Enero de 1965, tan solo cuatro años después, del traslado definitivo de la Escuela a esta isla. Por esa razón, nos correspondió vivir y acompañar con voluntad y entusiasmo indescriptibles, su consolidación. Para tener una idea de lo que faltaba, a continuación se nombran las obras que poco a poco se fueron construyendo: Las primeras canchas para deportes y entrenamiento físico, el planetario, la piscina, la Biblioteca, las aulas especializadas, el polígono de armas cortas, la cancha de fútbol con su complejo atlético. la consolidación del barrio de casas fiscales de Manzanillo, la construcción del CIOH, y entre otras actividades, la conquista a machete limpio de las ruinas del fuerte de Manzanillo, El Castillo, donde hoy se encuentra la Casa de Huéspedes ilustres de la Presidencia de la República. El día 12 de octubre de cada año, ejecutamos la operación Cristóbal Colon, después llamada operación Oasis, sembrando cientos de árboles, que hoy ya maduros y esplendidos, embellecen los prados y calles de la Escuela Naval. Por la época, practicamos, también, incansablemente, la célebre operación ARC, "A recoger caracolejo".

Al retornar y contemplar esta impecable Escuela Naval, nos sentimos agradecidos con la vida, con el País, y con la Marina Colombiana, por habernos dado la oportunidad de contribuir con nuestro grano de arena, en su desarrollo.

Honremos hoy el recuerdo de los oficiales de planta y de los profesores de la época, a quienes debemos la formación militar y académica como oficiales navales, siendo ésta la feliz ocasión, para presentarles un saludo emocionado, muy especial, de gratitud y reconocimiento, por todo lo que hicieron en pro de nuestra formación como hombres de bien, con un gran espíritu marinero y profesionales altamente capacitados.

También, es justo mencionar y reconocer , la influencia muy especial, que tuvieron sobre nuestro grupo, personajes como el Señor Almirante Guillermo Erazo Annexy Director de la Escuela Naval de la época, con su caballerosidad e impecable porte marinero; el Comandante del Batallón de Cadetes, Capitán de Navío Enrique Román Basurto con su ejemplar don de mando, prusianismo y reciedumbre; el Capitán de Corbeta Hernán Ramírez Yusti, Jefe de Estudios, quien con su brillante formación profesional, fue garantía para contar con el mejor nivel académico en nuestra formación; el profesor Sanandresano Mr. May, con su elegancia y destacado orgullo de ser un avezado marino; El profesor Húngaro Getza Denesfai que nos enseñó a querer sin límites a la Escuela Naval y a trabajar sin descanso en su desarrollo y embellecimiento; El Profesor Guillen de Trigonometría Esférica con su vitalidad y sabiduría; los profesores Polo, Flórez, Cobo, Avella y Madam Munier, entre otros, con el dominio de sus especialidades y el alto grado de exigencia.

En esta hermosa Isla, moldearon la formación que traíamos de nuestros hogares, nos enseñaron principios vitales, que comenzaron a hacer brotar el espíritu y el misticismo navales. Principios materializados en normas de conducta y comportamiento, tales como: la honradez, la veracidad, la lealtad, la franqueza , la entereza de carácter, la disciplina, la justicia, el compañerismo, la dignidad, el profesionalismo, el honor, el orden, la puntualidad, la subordinación, el espíritu de sacrificio, el porte naval, la fortaleza física, el valor, la ética y el liderazgo.

Cuánto le debemos a esta nuestra Escuela Naval! En ella recibimos la mejor formación, orientada a crear un Oficial Naval, con las más altas calidades. Aquí aprendimos y fortalecimos grandes amores: a la Patria, a la Mar y a la Mujer.

Y como si fuera poco, el 17 de mayo de 1963, ocurrió un hecho de trascendental importancia, el reconocimiento y aprobación por parte de la Asociación Colombiana de Universidades, de los títulos de Ingeniero Naval otorgados por el Instituto. Más tarde en 1968 se estableció la facultad de Oceanografía Física y en 1970 se aprobó su programa. En 1977 el ICFES reconoció el titulo de Administrador Marítimo y finalmente en 1977, el Ministerio de Educación, aprobó el carácter Universitario de la Escuela Naval. Largo proceso que tomo prácticamente 22 años. Más tarde en 1982, se inicio el programa de Ingeniería de Construcciones y en 1995 se inicio el programa de ciencias de la Administración. De estos programas Universitarios todos nos beneficiamos, siendo la mayoría, también egresados de la Escuela Naval, no solo como Oficiales Navales, sino con títulos Universitarios en las disciplinas mencionadas anteriormente.

También, fuimos imbuidos aquí de una añeja mística marinera, a través de hermosos himnos, canciones y oraciones, que en nuestra cotidiana vida de cadetes entonamos y rezamos, con marcialidad, emoción y fervor. Como no recordar hoy: El himno de la Armada, El himno del cadete, El himno del recluta, La plegaria del Marino, La oración Patria, El himno del Gloria, Ni se compra ni se vende, Lily Marlen, John Brown, Atraca chinchorro y vuelve a atracar, Mazatlán, El Juan Sebastián el Cano, El submarino amarillo, La Santa Catalina, el Puente sobre el Río Kway, Los maderos de San Juan, etc.

Aquí en nuestra Alma Mater, vivimos años de nuestra juventud, sin lugar a dudas, los más significativos en nuestra formación de hombres de mar. Les estoy haciendo ahora, una invitación a recorrerla juntos, recordando actividades, olores, lugares, costumbres y comunes presencias, que nos acompañaron, y que fueron testigos de excepción, de situaciones tristes y momentos felices los mas, con la pasión y la intensidad de los jóvenes años, en esta ya, histórica singladura. Mencionemos rápidamente actividades como:

El alza arriba y la formación de recogida

La planchada de ropa con dos PISOS

La recogida Tesa y la toallera

Las rutinas disciplinarias

Los castigados en la formación de recogida

El cadete de rancho e imaginaria

Las salidas en balleneras a remo y a vela, a Tierra bomba, y al Caribe. (En las cuales iniciamos el dominio de las artes marineras y otras cosas).

Las vueltas al polígono con silla

La vuelta a la isla a las cinco de la mañana

La legendaria vuelta al último poste

Los ruidosos ensayos de la banda de guerra

Los ensayos de los coros

Las franquicias de los fines de semana y los miércoles

La recogida de colillas después del cine en el coliseo

La revista para salir franco

El pago mensual de 30 pesos recibidos en la gorra

Las clases de esgrima, con el Maestro Húngaro Isban Egedus: Deporte de caballeros

Los desfiles militares en Bogotá y en el extranjero

El plantón en la inauguración del Departamento de Sucre, en Sincelejo

La compra de chocolatinas en la peluquería de Plinio

La compra de bocadillos en el aula de proyecciones

Las maniobras de atraque en el muelle de embarcaciones menores a bordo del RENATO BELUCHE, con CACHIFO.

Nuestro primer crucero a Boca chica a bordo del RENATO BELUCHE

La preparación y presentación en el Coliseo de la obra teatral "El billete de la lotería"

Las actividades en la revista Corredera

El servicio de sacristán y cadete de capilla

El servicio de cadete de aula

Los entrenamientos del equipo de natación en el Hotel Caribe y del equipo de baloncesto en la Base Naval

El orden cerrado en el alistamiento para desfiles

El orden abierto: Conquista al Cerro de La Popa

El baño en la Escuela, después del crucero a bordo del ARC BRION

El baño en la Escuela Militar de Cadetes

El primer crucero de entrenamiento a Santa Marta y San Andrés en el ARC BRION

El crucero a Panamá, Ecuador y Perú, en noviembre de 1965, a bordo de los buques ARC 20 de Julio y ARC Antioquia, donde atravesamos por primera vez la línea ecuatorial, con gran celebración a la usanza de la antigua orden de las profundidades del Rey Neptuno.

La misa los domingos en la Capilla

Las divisiones

Los anuncios por el megáfono, de Elsa

Las primeras proyecciones de la cúpula celeste en el planetario

El servicio de rutinas, etc.

SITIOS O LUGARES COMUNES QUE FUERON ENTONCES Y QUE HOY NOS RESULTAN ENTRAÑABLES, COMO:

La lavandería

El pañol de botes

El polígono de armas largas

El armerillo

El pañol de ropa

Los calabozos pegados a la panadería, de ingrata recordación

El pañol de deportes de BOXER

El almacén de suministros

La piscina

Los quioscos, El oasis

Las ruinas del fuerte de manzanillo

El barrio manzanillo

Avianca

La guardia interna

Los camarotes de guardiamarinas

Las aulas

El edificio de ranchos

La cámara de cadetes

El edificio de oficinas

El comedor de cadetes

El coliseo

La enfermería, del enfermero Pinto

La cocina de Baila Bien, etc.

Lugares todos de grata recordación, y casi todos a nuestro pesar, sin aire acondicionado.

COSTUMBRES Y TRADICIONES NUESTRAS FUERON:

Los terribles cocteles en el comedor de cadetes

La anhelada ración de gloria con coca cola o cola Román

La deliciosa arepa de huevo de la vieja Concha

El terrible Ragú y el fortificante peto

El inefable refrigero con vuelta al último poste

Las escapadas en la Lulú, a no sé dónde.

Las clases y exámenes después de haber volteado

La presentación a relación por mal o buen servicio

El permanente y tedioso servicio de guardia

Los alumnos distinguidos sin guardia y salida los miércoles

La queridura de los cadetes antiguos: Trujillo Berbecí, Ciro ?lvarez, Puyo, Oviedo, Negro García, Correa Luís Jaime, Bernal, etc., etc. Para no deprimirnos.

La compra de pudines en el portal de los dulces

El cobro de los giros y el abundante arroz con pollo del Restaurante el Polo

Las rumbas en la discoteca Sorba el Griego

La banana Split del Hotel Flamingo

Y Otras muchas costumbres, que por ahora no conviene mencionar.

Por todos estos vericuetos, usanzas y tradiciones terminamos moviéndonos como peces en el agua, para alcanzar finalmente la tan anhelada meta,

de ser Oficiales de la gloriosa Armada de Colombia.

Nunca fue cosa fácil ser Oficial Naval, pero vaya que lo logramos, y servimos así a la patria en sus mares y en sus ríos, siguiendo, de un lado, el postulado impreso en el manual del cadete ´´ la profesión del oficial naval es el mando y su razón de ser el mar´´ y de otro, el del Infante de Marina ´´ La voluntad todo lo supera ´´.

Nuevamente, gracias, muchas gracias por todo, Escuela Naval.

(La segunda parte se publicará en el próximo número)


GRAN RUMBA NAVAL
INFORMES COMPRA DE BONO
ACCION SOCIAL NAVAL
TEL: 349 1212 / 346 6414


EN MEMORIA DE OFICIALES NAVALES FALLECIDOS Y FAMILIARES
CONTRALMIRANTE TEOFILO VICTORIA
El pasado 16 de Mayo falleció en su hogar en Miami, rodeado de sus familiares, el Contralmirante Ingeniero Teofilo Victoria quien perteneció a la segunda promoción de oficiales ingenieros que se graduaron en la Escuela Naval el 3 de julio de 1944.
Este curso de oficiales ingenieros fue pequeño pero sus meritos fueron magníficos. Solo seis cadetes formaron el curso cuyos miembros hicieron unas brillantes carreras. De sus seis miembros, dos ascendieron al grado de Contralmirante ingeniero con una trayectoria sólida a lo largo de su carrera naval.
El Contralmirante Ingeniero Teofilo Victoria ocupo cargos de responsabilidades a bordo de unidades a flote y en el establecimiento terrestre con el Departamento Técnico de BNI y en el Comando de la Armada como sub-jefe de Departamento en el Estado Mayor durante el gobierno militar.
Como interventor en la construcción del buque escuela "ARC Gloria" , delicada misión que cumplió a cabalidad en el astillero de Bilbao, España donde se construyo el buque.
Su fallecimiento deja un gran vacío con recuerdos calidos de la vieja guardia de la entonces recursiva Escuela Naval en la cual desde sus primeros años laborales en su localización en Bocagrande oficiales graduados del primer curso fuimos actores principales en su organización
La personalidad del Sr. Contralmirante Ingeniero fue la de un hombre de carácter con alto concepto de la lealtad y también fue un oficial con alto sentido de humor a quien sus amigos y colegas lo llamaban por su apodo " Pachoso", heredero de su padre.
Almirante Jaime Eraso-Annexy / 01-010

TENIENTE DE NAVIO FABIO GORDILLO CAMPO
Estimado enfermero - lectores de la cybercorredera
Triste noticia el prematuro fallecimiento del TN Fabio gordillo campo, pues no sabía siquiera que tenía quebrantos de salud.
Aunque nunca fuimos amigos cercanos, tuve siempre la mejor imagen de mi profesor en la escuela naval, mi jefe en el arc "7 de agosto", el autor de interesantes crónicas sobre la vida en la escuela naval de Livorno, y otros temas navales.
Pierde la comunidad naval a un destacado miembro, y su familia a un ser humano irreemplazable.
Paz en su tumba, y en nuestros corazones retumbarán 21 tristes y silentes cañonazos.
CN Ricardo García Bernal / 34-030

ADRIANA PORRAS BARBOZA
Lamentamos profundamente el fallecimiento de Adriana y enviamos un sentido abrazo a William y Linda por tan sensible tragedia.
Que Dios misericordioso la tenga ya en el cielo y la cubra de bendiciones por siempre.
Oscar Moreno Uribe / 37-068 y Elisa Villarreal de Moreno

Linda, William e hijos:
Trato de entender pero no entiendo y espero que en estos momentos de tristeza e intenso dolor para los Porras Barboza, por la temprana perdida de un ser tan querido para Ustedes como lo fue ADRIANITA QEPD, El Todopoderoso les de la fortaleza necesaria para seguir adelante. Rosi, hijos y yo estamos orando por ella y todos Ustedes. Reciban nuestra solidaridad, cariño y afecto de siempre
Rosi, Jaime Ignacio, Natalia, Daniella y Jaime Torres / 52-016

Para el Sr.Vicealmirante William Porras y su esposa,va nuestro sentido pésame por la pérdida de su hija.
En realidad,todos debiéramos estar felices al saber que Adriana, después de pasar la prueba de esta efímera vida, se marchó al cielo para visitar a la SVM y a NSJ
C.C. Marcos Ariza en USA / 01-001

ZAFARRANCHO GRAFICO
40 AÑOS DE LOS GLORIOSOS 39- 39A y 03 IM






Imágenes de los diferentes actos realizados con motivo del 40 aniversario de los
contingentes 39-39A y 03 IM. Es importante destacar la exitosa organización de los eventos a cargo del Conti Chepe Calderón Zambrano. Cyber-corredera felicita a los integrantes de los tres contingentes y esperamos que celebren el Nº 400.

DEL CONTI ENRIQUE VILLARREAL HERRERA
Aquí les envío una foto donde estamos Adriana y yo en Islas del Rosario

MATRIMONIO SERPA - DAURY
En la ciudad de Baltimore -Maryland-, el pasado 20 de junio contrajeron
matrimonio el Arquitecto MS Jorge Andrés Serpa Puyana y Morgane Leigh Daury.
Jorge Andrés es hijo de Jorge Serpa Erazo / 38-082 y Beatriz Puyana y
Morgane de Lionel Y Patrice Daury
CYBER-FELICITACIONES

CYBER-CORREO DE LA ARC "LULU"

AMABLE SOLICITUD
Sres. Cibercorredera
Con toda atención me permito solicitar la suscripción a sus boletines vía mail.
Atentamente,
TFESP Javier de la Cruz / 112-

OBLIGANTE SUSCRIPCION DE IM
Cordial saludo amigos Correderos
En mi calidad de oficial retirado de IM , les solcito ser incluido en su valiosa suscripción mensual
Será un gusto recibir noticias
atte.
Diego Alberto Lázaro Monroy
GRANDIOSA RESPUESTA AFIRMATIVA
Enfermero Pinto:
Cordial saludo
Este correo es con el fin de solicitarle su grandiosa colaboración en el sentido de que me envíen la cibercorredera y noticias navales,
Anteriormente estaba recibiendo la cybercorredera, pero por cuestiones de seguridad informática me toco cambiar mi correo
Muchas gracias por la atención prestada
Atentamente
Luís Alonso Ramírez Guerrero / IM 47-018

EXCELENTE PUBLICACION
Mis Correderos, he venido siguiendo su publicación y me parece excelente.
Como Excadete de la gloriosa Infantería de Marina Curso 24 del 86, y hoy desde la Reserva Naval y La Liga Militar de Softbol, deseo suscribirme y mantenerme en contacto con toda la familia naval.
A sus gratas órdenes, "..listos a cazar las velas, tezas brasas a ceñir.
Carlos E. Martínez Núñez / IM 24-
Director Regional Zona Norte
ALPOPULAR - ALARCHIVO
LISTA REVISADA PARA CONTI PINEDA
Apreciado enfermero Pinto:
Atentamente te solicito revisar la lista de correos, pues no he vuelto a recibir noticias de Uds.
Les recuerdo mi email: weliasp@yahoo.com
Abrazos
William Elías Pineda / 39-014

BUEN GUSTO ACTUALIZADO Y RESPETUOSO
Señores Correderos, me gustaría seguir recibiendo información actualizada de mi querida ENAP y sus respetuosos egresados.
Un saludo cordial para todos,
Ing. Carlos Uriel Osorio C / MC 39
cosorio@colomcarga.com.co
RECLAMO ACEPTADO
Enfermero Pinto:
Soy el teniente Castro, quisiera reclamar la corredera como lo hago?
Cristian Camilo Parra / IM 72

RECUERDOS AGRADABLES
Un saludo cordial. Me gustaria suscribirme a su valiosa publicacion
Valiosa por la cantidad de recuerdos agradables que encontramos cada vez que la leemos
Luis Ernesto Ortiz O / 71-055

Cyber-mascaron de Proa
Cyber-corredera
E-mail: enfermero@cybercorredera.com
Suscripción gratuita. Derechos Reservados.
Se invita a divulgar la información aquí contenida, citando la fuente. Si usted no desea seguir recibiendo este informativo virtual, por favor infórmelo vía e-mail