<> Cyber-Corredera

Cyber-Corredera

|| Servicio informativo del enfermero Pinto

Unidos por el mar
y exhaustos por
el último poste
No 100 
Noviembre de 2008
Informativo virtual 
para integrar  la familia naval colombiana 


SALUDO DEL SEÑOR COMANDANTE DE LA ARMADA NACIONAL
CON OCASIÓN DE LA EDICION NUMERO 100 DE CYBER-CORREDERA

Apreciados amigos Cybercorrederos marinos de Colombia; hace tan solo 20 años nadie hubiera pensado que ese baluarte de la Escuela Naval de Cadetes, cual es nuestro anuario “La Corredera?, en el que se ha plasmado la verdadera historia de todos y cada uno de los contingentes de cadetes que hemos hecho orgulloso tránsito por sus aulas, ranchos y patios (sin dejar de lado los postes!!!); tendría un reflejo en el cyber espacio, y que hoy podríamos reconstruir nuestras vivencias navales con tan solo un click en el computador gracias al incontenible avance de la  tecnología. Que grandiosa idea la del Enfermero PINTO y para él va mi primer saludo de felicitación y reconocimiento, por su empeño en esta difícil empresa de difundir y mantener latente desde el año 2000 el compañerismo y amistad que nos une a los marinos de la patria. Mil gracias por este esfuerzo ya incontenible, pues lograr la edición 100 es un gran logro al que nos unimos sus suscriptores que cada día somos más y más.
Sin duda la Cybercorredera es un homenaje a todos los marinos de Colombia y se ha convertido poco a poco en un referente, en un punto de encuentro de todas las generaciones de Oficiales navales pasadas y presentes, que esperamos y leemos en cada edición con ansiedad  las historias, las reminiscencias, las anécdotas y vivencias de los hombres de mar que han tripulado las naves de la Armada y han llevado por siempre el orgullo de ser parte de nuestra Institución. La Cybercorredera es hoy el mejor sitio de unión para quienes hemos tenido el honor de haber vivido y hecho parte imborrable de nuestra existencia la Escuela Naval de Cadetes Almirante Padilla; un sito Web para transmitir y recordar momentos inolvidables que reflejan el ejemplo, los principios y valores con los que fuimos formados por nuestros superiores en sus aulas. Todos, hombres de bien que vieron en la Armada Nacional un medio para servirle a su Patria y desarrollarse plenamente como seres humanos íntegros y útiles a sus familias y a toda la sociedad.

Para todos los colaboradores permanentes de la Cybercorredera y para su Director, un efusivo abrazo y un BRAVO ZULU por el éxito alcanzado en estas cien ediciones y el mayor deseo y nuestro compromiso para seguir avante. Su trabajo y el de todos los colaboradores temporales se constituye en un importante grano de arena para la tranquilidad y la paz de nuestra nación, pues el mensaje positivo y optimista que llega con cada edición, especialmente al personal en servicio activo, constituye un verdadero  aliento de apoyo a la difícil misión que hoy cumplen los treinta y dos mil hombres de la Armada en los mares, costas y ríos de Colombia.

Su contenido siempre ameno nos transporta en el tiempo con cada anécdota y nos actualiza con los interesantes artículos del acontecer nacional que involucran a la Armada; además de recordarnos, en el Pañol de la Historia, importantes pasajes de la historia naval; sin dejar de lado información sobre el acontecer de nuestros queridos Oficiales en uso de buen retiro principalmente y diferentes actividades de interés naval. Además, como dejar de mencionar quizás el link más visitado por los Cybercorrederos, especialmente de los contingentes 41 y anteriores: “El Mascaron de Proa?, para el cual, este suscriptor ha escuchado en diversas oportunidades, de otros suscriptores, la sugerencia de que ocupe un mejor lugar en la pagina…

Felicitaciones para todos los Cybercorrederos marinos de Colombia. 

¡Unidos por el mar y exhaustos por el último poste!

 

Almirante Guillermo Enrique Barrera Hurtado - 42-017

Comandante de la Armada Nacional


LA CYBER-CORREDERA
Almirante Orlando Lemaitre Torres - 01-004
(1ª Promoción XI-XI-MCMXXXVIII)

En el mes de enero del 2001 inició “tímidamente? el Enfermero Pinto, con el apoyo de unos pocos compañeros, la primera edición de “La Corredera 38? que hoy ha alcanzado “contra viento y marea? su centésima edición. Digo... “tímidamente? porque a su inicio la edición se circunscribió a unas dos o tres hojas y su distribución enviada solamente a los compañeros del contingente y a unos pocos más de otros cursos . A medida que se efectuaban las publicaciones mensuales,  crecía el interés, de los que la iban conociendo, por tener una suscripción para la cual no había restricciones.  Solo se necesitaba el número del contingente, el de cadete en la Escuela y su dirección electrónica . Nunca se ha promovido con propaganda de clase alguna, ha sido suficiente la lectura de sus ediciones, que uno esperaba y espera ansiosamente, para leer, gustar y sobretodo recordar con mucho sentimiento las andanzas, pilatunas, plantones, vueltas al mástil, calabozazo y en fin  retrotrayendo todos aquellos recuerdos  a su memoria con la lectura de las Cyber–crónicas históricas, profesionales, chistes, sociales etc., y con ello haber logrado un  permanente aumento de sus suscriptores.
Por éste motivo, el aumento de sus suscriptores, en mayo de 2003, se denominó “Cyber corredera?, para ampliar y llegar masivamente a la familia naval con “amplios propósitos altruistas, culturales, etc.?
La  Cyber-corredera  se ha convertido en un verdadero “alimento espiritual? para los que somos ex cadetes de la Escuela Naval y con su edición Nº 100, el elevado número de suscriptores y entusiastas lectores que la reciben, se discrimina así:
Retirados y activos, catalogados por contingentes.................1.804  
Familiares..........................................................................   348
Profesionales de la Reserva  Naval.......................................    355
Oficinas  y  Dependencias de la ARC.................................      87
Personas y Entidades Especiales........................................      64
TOTAL SUSCRIPTORES.................................................. 2.658
 
Ella no cuenta con un “staff? directivo grande o pequeño. Su creador, fundador, director y editor es JORGE SERPA -38-082, quien solo cuenta para desarrollar todas sus funciones con su “alter ego?, el tan nombrado y querido ENFERMERO PINTO, quien  siempre está pronto para atender a cada uno de sus suscriptores en sus inquietudes y necesidades.
Muchas gracias Doctor Serpa por esta extraordinaria iniciativa, creada y desarrollada sin otro interés, que el de unir y mantener el Espíritu de Cuerpo de la familia naval, que deja impresa en nuestra alma, la Escuela Naval y con ello, nuestro amor y lealtad para con la Institución Naval .
Muchas gracias y cálidas felicitaciones  Enfermero Pinto por esta magnifica obra, la CYBER CORREDERA, al alcanzar su CENTESIMA EDICION.

EL HOMBRE. EL MOMENTO. LA MAQUINA
Almirante Manuel Avendaño Galvis / 18-017

El siguiente relato, a vuelo de Alcatraz,  es mi percepción y solo la  mía, acerca del transcurrir de los años de permanencia en la Armada sobre aquellos aspectos que, por su trascendencia, marcaron diferencia. Con certeza habrá otras vivencias, por demás interesantes, de oficiales de mi generación. A todos ellos mi respeto y admiración.
 

Empiezo por señalar que la carrera de las armas la inicié a temprana edad, trece años (13). Por tal motivo, es preciso empezar por esa época para delimitar el alcance de la visión dentro del sentido del título escogido que, por cierto, es el de una excelente serie de TV. En efecto, en el año de 1946, ingreso a una de las Compañías de alumnos de la Escuela Militar de Cadetes. El Hombre. Me identifico con la vocación de un puñado de imberbes que, con ideales sin concretar, de un momento a otro nos encontramos involucrados en un ambiente castrense, prusiano, con una base militar-académica orientada al bachillerato y a la especialización por armas. El Momento. Transición en lo político por cuanto se acerca la terminación del ejercicio presidencial del Dr. Lleras Camargo y se inicia una campaña electoral en las toldas liberales que presagia el fraccionamiento del partido. En abril de 1948, asesinan al candidato Jorge Eliécer Gaitán y ahí fue la hecatombe en Bogota y resto del país. La división liberal trae como resultado el triunfo del candidato conservador, Dr. Ospina Pérez, en las elecciones de 1946. Se avecina el periodo oscuro de los odios y de la violencia política. La Máquina. El armamento, fusil y carabina Máuser calibres 7 mm. de fabricación alemana; pistolas de 9 mm y cañones Skoda, de procedencia Checa; mulas para el transporte de ametralladoras y morteros; uniformes y cascos de corte alemán; elementos logísticos que, en el transcurso de los cuatro años de permanencia en esa Escuela, se reemplazan por dotaciones y uniformes estilo ejército de EU. Era lógico, han ganado la segunda guerra mundial y marcan una tendencia dominante

 

En el escenario de servir a Colombia como oficial naval, me encuentro iniciado el año de 1950, enrolado en la Armada Nacional, Escuela Naval de Cadetes, en la bella e histórica ciudad de Cartagena. Nueva reclutada, nuevos amigos, uniformes del día de diseño rarísimo acentuado en el corte y los botones de los pantalones blancos; nuevo perfil académico con programas eminentemente profesionales desde el primer día y muy estricta formación naval militar acorde a las tradiciones de las Armadas Inglesa y de los EU. Que difícil volver a ser recluta y  resistir los embates de quienes  apelaban “Papayos?,[1] a los que por veníamos de la Escuela Militar. Se comparten espacios y se forjan amistades entre los cadetes navales y mercantes[2] que inician su profesión, en la Escuela Naval, con la participación de oficiales de la Armada de Chile como instructores. La antigüedad entre los cadetes navales es cosa seria y “semicaníbal?. Pero la vocación, la motivación, el pundonor y la vergüenza de devolverse a la casa despiertan,  en todos los compañeros, los valores y la fortaleza para seguir avante. Las “golpizas? a la hora de la “recogida?, con suecos de madera y talegas de ropa rellenas con zapatos, jalonan el espíritu y tonifican el caro propósito de llegar a la graduación. Y en mayo de 1955, mi Contingente bastante reducido, confirmando las estadísticas de la época, obtiene el grado de Tenientes de Corbeta. El Momento. Crisis política que conduce al establecimiento de un gobierno militar en el año de 1953. El binomio Pueblo-FF.AA inspira las políticas del Gobierno. La Máquina. Del manejo de las armas de tierra, se pasa a las balleneras impulsadas por remos, en los primeros años, y por velas cuando se adquiere experiencia en la bahía. Cruceros a bordo de buques de guerra y en un Moto Velero[3], para recibir entrenamiento en el mar sobre armamento naval, navegación astronómica y costera, maniobras tácticas, control de tiro utilizando computadores con mecanismos de relojería; rotación por los cuartos de la maquinaria que impulsa al buque.

 

Un tercer escenario corresponde a las imágenes recogidas durante el ejercicio pleno de la carrera, las que intento comentar de década en década para registrar su evolución.

 

Década de los años cincuenta

 

El Hombre. El capital humano con el que me tocó compartir los desafíos del oficio proviene de las diferentes regiones del país, con marcada presencia de la costa atlántica en el caso de la marinería. Pudiera decir que las personas incorporadas para tripular las diferentes unidades de la Armada, promedian los estudios de primaria y en algunos casos con uno o dos años de bachillerato, lo cual hace más comprometedor la enseñanza y la preparación naval para desempeñar las funciones, en los cargos asignados, responsabilidad que tienen que asumir los oficiales. Sucede también que, cuando el oficial se embarca por primera vez, encuentra tripulantes que ya tienen alguna calificación lo que le impone adquirir rápidamente las habilidades y destrezas propias del cargo, con el objeto de superar la debilidad del primíparo.

 

El Momento. El gobierno civil tambalea. Se instala un gobierno presidido por el General Rojas Pinilla con la participación de líderes políticos La violencia política en los campos colombianos empieza a disminuir, los alzados deponen las armas y una aparente calma se respira. Los militares como era de esperar reciben algunos beneficios y las necesidades del sector castrense ocupan la atención. Estalla la guerra de Corea que marca un hito en la ARC, por cuanto las tripulaciones de nuestras Fragatas destacadas a ese teatro de operaciones, reciben un entrenamiento que actualiza procedimientos y doctrinas tácticas para el empleo de la Fuerza Naval. Los años finales de la década del 50, se caracterizan por el nacimiento de un pacto político, entre los dos partidos tradicionales, llamado “El Frente Nacional?. Empieza la Guerra Fría y los desafíos bipolares Oriente - Occidente. Fidel Castro combate en la Sierra Maestra de Cuba contra el gobierno del presidente Batista y se acerca victorioso a la Habana. La Junta Militar que gobierna a Colombia, al retiro del General Rojas, decide en acto democrático entregar el poder a un gobierno civil.

 

La Máquina. La Fuerza Naval del Atlántico, a la que pertenezco, cuenta con los dos Destructores ARC “Caldas? y ARC “Antioquia?, de construcción inglesa[4] con armamento mayor de 120 mm., y torres lanza torpedos de superficie; rápidos con un diseño hermoso, pero con espacios incómodos para alojar a la tripulación y muy poca autonomía lo que limita su permanencia en el mar. Con la Fragata “Almirante Padilla? adquirida en EU en 1947, y posteriormente con las Fragatas “Capitán Tono? y “Almirante Brión? recibidas durante la participación de la Armada en la guerra de Corea. Por supuesto hay buques auxiliares Tipo petroleros de viejísima construcción, de andar lento pero que cumplen un papel importante. Al final de la década se incorpora el Destructor ARC “20 de Julio?, primero de los dos construidos en Suecia, de características que los hacen poderosos para el combate, dotados de una tecnología de avanzada para la época en todos los sistemas, y excelente comodidad para toda la tripulación. La debilidad radica en el costo de operación y la reducida autonomía en el mar.

 

Década de los años sesenta

 

El Hombre. Se inicia una etapa interesante en cuanto a la preparación del personal en todas las escuelas de formación y de capacitación técnica, para estar acordes con las exigencias de las nuevas unidades de guerra y la conducción de operaciones tácticas, conjuntas y combinadas. Los cadetes navales estrenan una nueva escuela, construida en la Isla de Manzanillo, antigua aeropuerto de Cartagena, que supera en todo aspecto a la vieja escuela de Bocagrande. La asignación de viviendas fiscales mitiga la angustia del personal y mejora ostensiblemente la calidad de vida. Es un programa de largo aliento.

 

El Momento. Triunfa la Revolución Cubana que amenaza con trasladar, a sur América, su visión ideológica. Escalamiento de la Guerra Fría. Se presenta la crisis de los misiles debido al intento de Rusia de instalarlos en Cuba. La juventud de Europa Occidental se manifiesta con violencia contra los sistemas imperantes de gobierno. Venezuela plantea posiciones geopolíticas y tesis históricas en las discusiones sobre la delimitación de áreas marinas y submarinas que prolongan el “Diferendo?. La Armada no esta equipada para enfrentar con éxito los desafíos del final de esta década. Se propone al gobierno una Política Naval que responda a la responsabilidad constitucional.

 

La Máquina. Se planea y desarrolla un programa de adquisición[5] y construcción de buques petroleros[6] de procedencia española, para reemplazar los actuales. Se recibe el ARC 7 de “Agosto?, segundo Destructor construido en Suecia. Se aprueba la adquisición de un buque a vela, tipo Bergantín Barca, como Buque Escuela, el ARC “Gloria?[7], indispensable para complementar la formación y el entrenamiento de los cadetes y grumetes. Se adquieren los Destructores (ex - US Navy): ARC “Antioquia?, “Almirante Padilla?, ARC “Almirante Tono? y ARC “Córdoba?, construidos durante la segunda guerra mundial, para reemplazar los viejos Destructores de construcción inglesa y las Fragatas que participaron en la guerra de Corea.

 

Década de los años Setenta

 

El Hombre. Encuentro un formidable énfasis en la formación y preparación del recurso humano acorde a las necesidades de la marina en sus diferentes expresiones. Gente bien calificada, con motivación, con soluciones al gran problema de vivienda fiscal y salud, lo que se traduce en mayor mística y menor deserción. Es la década con que se inicia una verdadera proyección del perfil moderno del capital humano de cara a las nuevas tecnologías. 

 

El Momento. Apremiante en cuanto a la escasez de personal para tripular las nuevas adquisiciones de unidades a flote, por lo que es necesario, asumiendo  riesgos, operar con plantas reducidas. Por dificultades fiscales la austeridad en el gasto y las limitaciones logísticas reducen la operación de las unidades. Nueva tensión con Venezuela, en el área marítima de Castilletes, que con la firme determinación por parte del  alto gobierno y de la actitud de la Armada (Operación Tukakas), se disipa. Entra en vigencia la Ley 10 de 1978, llamada “Nueva Legislación Colombiana sobre asuntos del Mar? que, entre otros temas, da origen a la creación del Cuerpo de Guarda Costas de la Armada Nacional.

 

La Máquina. La década inicia con la autorización y construcción de los dos Submarinos Oceánicos en Kiel, Alemania, el ARC “Pijao? y el ARC “Tayrona? que llegan a Cartagena en 1975, y los Submarinos Tácticos ARC “Indomable? y ARC “Intrépido?, de construcción Italiana, ensamblados en Cartagena, en el Dique Flotante “Rodríguez Zamora?; entran en operación en 1973;con este material nace una nueva dimensión que le da sentido al Poder Naval, se crea la Flotilla de Submarinos, se adquiere una renovada cultura de mantenimiento y de técnica operativa integrada. Arriban tres unidades (ex - US Navy) Tipo Destructores: el ARC “Boyacá?, el ARC “Caldas?, y el ARC “Santander?, que se incorporan a la Fuerza de Superficie. Al finalizar la década, se agota la vida útil de los buques de guerra comprados a los EU, unidades que proporcionaron grandes y valiosos aportes al entrenamiento y capacitación para el combate y la conducción táctica, por espacio de más de una década. La Fuerza de Superficie entra en un periodo crítico. Se suma la falta de unidades petroleras, unas por obsolescencia y las modernas por falta de mercado, lo que origina su venta.  Los Remolcadores de alta mar, ATF  (ex - US NAVY), ARC “Pedro de Heredia?, y ARC “Sebastián de Balalcazar?, se suman a las naves auxiliares de la Flota.

 

Década de los años Ochenta

 

El Hombre. Gran rendimiento profesional debido a la especialización generalizada en el capital humano. Con la entrada en funcionamiento del nuevo Hospital Naval y la ampliación del inventario de viviendas fiscales, el bienestar recibe atención especial extensiva a sus familias. Se percibe la preocupación del hombre por adquirir conocimientos universales y profesionales antes que distraer el tiempo en las pachangas y jolgorios de antaño. El oficial y suboficial adoptan una línea de conducta y una actitud tal, que hace de la Armada una fuerza competente, pujante y bien conceptuada.

 

El Momento.  Lo caracteriza el auge del contrabando de narcóticos y la intensificación de la actividad guerrillera en gran parte del territorio nacional. La extradición como respuesta al narcotráfico origina una arremetida por parte de los carteles de la droga que se manifiesta en la colocación de bombas en lugares públicos, la destrucción de instalaciones gubernamentales, los secuestros y los asesinatos de hombres públicos, en fin, toda una situación que obliga a las fuerzas militares a asumir nuevas misiones para enfrentar estos nuevos desafíos. Nuevas tensiones con Venezuela, en el golfo de Coquibacóa,[8] que obligan a una movilización de la Fuerza Naval. Brotan las pretensiones por parte de Nicaragua[9] sobre el Archipiélago de San Andrés y Providencia y sus aguas jurisdiccionales.

 

La Máquina. A mi juicio, esta década se distingue por la renovación de material naval y la ampliación de la infraestructura de apoyo logístico. Se adquieren cuatro Unidades de Línea Tipo Corbeta Misilera, ARC “Almirante Padilla?, ARC “Caldas?, ARC “Antioquia?, y ARC “Independiente?, hoy Fragatas, de construcción alemana, dotadas de alta tecnología en los sistemas de armamento, guerra electrónica, comunicaciones, navegación, y propulsión a motor que entierra la propulsión a vapor; la capacidad para embarcar y operar helicópteros, proyecta la observación, detección y guía de armas, más allá del horizonte. Otro hecho muy importante marca esta década: en desarrollo de un propósito de Estado, vieja aspiración de la Armada, se diseña, construye y se pone en funcionamiento la Base Naval de “Bahía Málaga?[10] con lo cual se fortalece la presencia en el espacio marítimo jurisdiccional del pacífico y se crea un polo de desarrollo en la región. La Infantería de Marina se compromete a fondo en operaciones de orden público en clara determinación de contribuir al esfuerzo que realizan el Ejército y la Fuerza Aérea. La Aviación Naval adquiere reconocimiento y se prepara para ser un componente importante de apoyo táctico y administrativo.

 

La década registra un importante crecimiento en el campo de la Oceanografía e Hidrografía. Nuevas unidades, el ARC “Providencia?, y el ARC “Malpelo? y el fortalecimiento de la infraestructura terrestre y los Centros de Investigación, permiten al país conocer las potencialidades de los recursos vivos y no vivos, de sus espacios marítimos y su fondo, la elaboración de cartas náuticas, la instalación de ayudas a la navegación y el estudio de las zonas costeras. Todo esto para contribuir al desarrollo nacional.

 

El final de esta década coincide con mi retiro voluntario del servicio. Fue un verdadero privilegio: servir y contar con hombres y mujeres profesionales leales a la noble causa de la Armada, tripular unidades a flote de diferente Tipo y Clase, y haber sido escogido a ocupar cargos operativos y administrativos, todos de importancia, hasta finalizar mi carrera naval en el honroso cargo de Comandante de la Armada de mi país. Mi eterna gratitud a la Marina de Guerra de Colombia. Cuarenta y cuatro años ininterrumpidos al servicio de Colombia es mi gran orgullo, y el legado para mis hijos y sus hijos...



[1]   Palabra utilizada por Oficiales y cadetes para señalar a quienes venían de la Escuela Militar del Ejército.

[2]    La Armada se hace cargo de la formación de los Oficiales para la Marina Mercante.

[3]   Destructores “Caldas y Antioquia?. Fragata de Patrulla “Almirante Padilla?. Moto Velero “La Atrevida?

[4]    Adquiridos a raíz del conflicto con el Perú en el año de 1931

[5]   Petroleros de segunda mano: ARC  “Antonio de Arévalo?. ARC “Coveñas?. 

[6]   Los nuevos petroleros ARC “Barrancabermeja? y ARC “Tumaco?.

[7]    Arriba a Cartagena el 11 de noviembre de 1968.

[8]   Tensión por maniobras agresivas de unidades navales de Venezuela contra unidades navales de Colombia.

[9]    Nicaragua en declaración de la Junta de Gobierno desconoce la validez del Tratado Esguerra-Bárcenas de 1928

[10]   Financiación de Bancos de Suecia, Noruega y Finlandia; construcción  por la firma Sueca A.B.V en la modalidad “llave en Mano?    


ALMIRANTE HERNANDO GARCIA RAMIREZ -25-032

Nació en la ciudad de Tunja el 22 de agosto de 1938, casado con Bertha Victoria Gómez Girón, de cuya unión hay dos hijos Hernando, Oficial de la Armada y Aída Esperanza Médica especializada en Ortopedia y Traumatología con énfasis en Cirugía de Manos.-

Ingresó a la Escuela Naval “Almirante Padilla? en septiembre de 1954, proveniente de la generosa tierra boyacense, impulsado por los horizontes desconocidos y fascinantes que le insinuaba la vida del mar; imberbe aún y protegido por el mas valioso de los equipajes para el desafío que le esperaba, como fueron las rígidas bases morales inculcadas por sus padres y maestros en un ambiente de férreas tradiciones y buenas costumbres y la sólida preparación académica que fue definitiva para poder salir airoso en un  medio altamente competitivo.-

De 120 cadetes que ingresaron al Contingente XXV, sólo 31 alcanzaron el grado de Teniente de Corbeta en ceremonia  realizada en el estadio Once de Noviembre de Cartagena el día 10 de febrero de 1959 y presidida por el entonces Presidente de la República, Doctor Alberto Lleras Camargo.

Como Teniente de Corbeta fue nombrado Segundo Comandante del ARC Gorgona, con sede en Buenaventura, cargo que le permitió adquirir cierta experiencia en maniobras, navegación y un amplio conocimiento de toda la costa del Pacífico colombiano, así mismo la  participación del Buque transportando los materiales y personal para la construcción de la Prisión en la Isla de Gorgona. Después de un año y medio fue trasladado al ARC 20 de Julio, bajo el Comando del Capitán de Navío Jaime Parra Ramírez,  unidad en la que ascendió a Teniente de Fragata como Jefe de Armamento Principal y con una formación integral que le permitiría alcanzar muchos éxitos en la profesión. Recién pasada la Escuela Naval a la Isla de Manzanillo fue trasladado como Oficial de Planta, desempeñándose en diferentes cargos durante cuatro años que marcaron un  hito en su carrera ya que como Comandante de Compañía y profesor, contribuyó en la formación de los Cadetes que alcanzarían el máximo grado en el escalafón naval y el Comando de la Institución, Almirantes Edgar Romero Vásquez, Sergio García Torres y Mauricio Soto Gómez. Luego de su ascenso a Teniente de Navío fue trasladado en comisión del servicio al Ministerio de Hacienda, Aduana Nacional, para comandar el Grupo de Guardacostas del Pacífico conformado por dos unidades, las patrulleras PEDRO GUAL y ESTEBAN  JARAMILLO, buques modernos, construidos en Alemania. Regresa entonces a Buenaventura con mayor experiencia profesional pero más expuesto a las tentaciones de este Puerto de Mar.-

Como Comandante de la patrullera Esteban Jaramillo le correspondió llevar a la Isla Prisión de Gorgona, considerada como la cárcel más segura del país al Nuncio Apostólico Monseñor PAUPINNI y, como dato anecdótico, en uno de los patios, el recluso encargado de presentar el saludo al Nuncio Apostólico fue un famoso atracador de apellido Sánchez Lancheros que se había fugado de la cárcel de Araracuara. En su intervención, por cierto muy elocuente, porque era un líder de la prisión que atravesaba en esos momentos dificultades económicas, le propuso al ilustre visitante que le gestionara un permiso por cinco días y que regresaría con 50 millones de pesos para solucionar los problemas económicos de la prisión de Gorgona.-

Terminada su comisión al servicio de la Aduana, fue trasladado como Jefe de Operaciones al petrolero ARC COVEÑAS, unidad que bajo el comando del  señor Capitán de Fragata Jorge Vera Pineda, zarpó rumbo  a los Astilleros de Mobile (Alabama) a reparaciones mayores, pero después de permanecer dos meses en Mobile,  recibió la orden de zarpar para Bilbao, España, con el fin de efectuar  reparaciones mayores en el Astillero Naval de Sestao, el mismo, donde se estaba construyendo el Buque Escuela  “Gloria?. Durante la travesía de Mobile a Bilbao fue necesario cambiar el rumbo hacia la costa  de Portugal para evadir un huracán que alcanzo a afectar la superestructura del buque.  La recalada a Bilbao coincidió con la de otro petrolero que se dirigía al mismo Astillero para ser desguazado, lo anecdótico fue que lo confundieron con el Coveñas.   

Después  de permanecer dos años en reparaciones el Buque regreso a BN1 para navegar en la ruta Mamonal a Buenaventura transportando combustibles. Cumplidos 38 viajes en este ruta se le notifico de su traslado a Bogotá para desempeñarse como ayudante privado del Comandante General de las Fuerzas Militares General ALFONSO MEJ?A VALENZUELA cargo en el que permaneció dos años y medio. Estando en los Estados Unidos acompañando al Comandante General, al salir de una reunión social en la Base Aérea de Fort Eagle, el General Mejía me dijo: ayudante aliste su uniforme de gala para asistir a la fiesta de aniversario de los 25 años del Batallón de Artillería Galán, en el Socorro, porque allá lo voy a casar, premonición cumplida al pie de la letra, ya que en el helicóptero que transporto de Bucaramanga al Socorro al Comandante General y su comitiva conoció a Bertha Victoria, su señora esposa.-

En el año de 1969 fue seleccionado para adelantar en la escuela de submarinos de Río de Janeiro en Brasil curso en esta especialidad, convirtiéndose en el  primer Oficial de la Marina Colombiana calificado como submarinista, a su regreso al país fue trasladado a la Escuela de Clases Técnicas para entrenar al grupo de suboficiales que posteriormente viajo al Perú para adelantar el curso en la Escuela de Submarinos y conformar las primeras tripulaciones de los submarinos oceánicos ARC “Pijao?  y ARC “Tayrona?, construidos en los Astilleros H.D.W. de Kiel Alemania.-

Como pionero de la Fuerza Submarina le correspondió efectuar las pruebas de profundidad de los submarinos Tácticos ARC “Intrépido? y ARC “Indomable?.   Estas pruebas normalmente se efectúan en un dique de presión, pero por carencia del mismo  fue necesario realizarlas en mar abierto sosteniendo el submarino con una guaya, maniobrada desde el Remolcador ARC “Pedro de Heredia?. Como recuerdo anecdótico y milagroso,  encontrándose a bordo del ARC “Intrépido? con el Ingeniero Italiano SERGIO PUCHARINNI, propietario del Astillero COSMOS y constructor de estos submarinos, realizando la prueba de presión, cuando estaban a 160 metros de profundidad  empezó a entrar agua al interior del submarino, siendo imperativo salir de emergencia,  pero debido al fuerte oleaje se presento una falla en el sistema del cabrestante del  ARC “Pedro de Heredia?, que impedía cobrar la guaya para subir el submarino, razón  por  la cual la maniobra se prolongo por mas de 20 horas y gracias a la Divina Providencia y la pericia de los buzos de la Flotilla de Submarinos entre ellos Coronel Amadeo González, Mayor Lázaro del Castillo y Sargento Rivera, que desafiando la presencia de los tiburones lograron maniobrar a mas de 30 metros de profundidad para colocar unas líneas de vida y evitar que el submarino al salir a superficie colisionara al remolcador.-

Como Capitán de Corbeta viajó en comisión de estudios para adelantar curso en  la Escuela de Submarinos de NEUSTAD – ALEMANIA  y curso de sensores y armas submarinas en ECKENFIORDE – ALEMANIA, desempeñándose además como Inspector en la construcción del ARC “Pijao? y ARC “Tayrona? en los Astilleros  H. D. W. de Kiel Alemania.-

Como Capitán de Fragata recibió el Comando del ARC “Pijao?  y posteriormente como Capitán de Navío, fue Comandante de la Flotilla de Submarinos y Comandante de la Escuadra de Mar.-

En 1982 fue designado como Agregado Naval de la Embajada de Colombia en Venezuela, al termino de la comisión diplomática recibió la Dirección de Personal de  la Armada.- Fue seleccionado para adelantar curso de Altos Estudios Militares en la Escuela Superior de Guerra en 1986, ascendiendo a Contralmirante en diciembre del mismo año.

Posteriormente desempeño los cargos de Sub-Director de la Escuela Superior de Guerra, Comandante del Comando Unificado del Sur y Comandante del Comando Especifico de San Andrés y Providencia. Como Vicealmirante fue nombrado Comandante de la Fuerza Naval del Pacifico cargo que desempeño hasta marzo de 1991, cuando fue designado Inspector General de la Armada.  Entre noviembre de 1992 y diciembre de 1994 dirigió a la Armada Nacional como Comandante y finalizo la carrera como Agregado Naval de la Embajada de Colombia en Washington,-

Durante sus 39 años de servicio activo, recibió igual número de condecoraciones Nacionales y de Gobiernos extranjeros, que hoy adornan su galería de Recuerdos Marineros.


"AMOR POR LA INSTITUCION" 

Almirante Holdan Delgado Villamil- 26-012


El 9 de octubre recibí la grata y sorpresiva llamada de nuestro amigo Jorge Serpa Erazo -38-082, quien dirige con sabiduría nuestra Cybercorredera. Y esa llamada me remontó a la segunda mitad de los años 50, cuando tuve la suerte de hacer parte de la Revista de los Cadetes Navales de Colombia. Se despertaron entonces muchos recuerdos y se vuelven a mirar rostros conocidos,  guardados con gratitud en la memoria. 

Me dijo Jorge Serpa que escribiera algo para la  edición  Nº 100, que volvió a unir a quienes pasaron por la Escuela Naval. Y... no me puedo negar, a pesar que, el paso de los años, ya entorpece los recuerdos y el gusto para escribir de manera correcta. 

Desde la primera publicación se sintió que este vínculo es un verdadero grillete sólido y amable, como es la amistad que nació entre compañeros de la Escuela Naval. Y así se lo comenté hace unos años a un señor ex Comandante de la Armada, durante su comando, porque la importancia de la Cybercorredera se relaciona directamente con el espíritu  de cuerpo y camaradería,  que deben prevalecer por encima de situaciones personales o profesionales que nos pudieron afectar. Es algo valioso que se atesora y favorece a sus fundadores, que hoy vemos más jóvenes o rejuvenecidos por el bien que nos hacen. 

En mi caso recordé los famosos “correderos? de mi época, a quienes admiré por sus dotes de escritores, dibujantes y aguerridos críticos con la sección de “La Tijera?, a pesar de las “retaliaciones? a que se vieron expuestos y que les tocó sufrir.  Eran los años de formación en un medio que nunca imaginamos, que hoy recordaríamos con nostalgia. Muchos de nuestros amigos, superiores, compañeros o “cadetes menos antiguos?, ya no se encuentran en este mundo. Pero otros permanecen en la vida y es a través de la Cybercorredera, cuando escuchamos de ellos: Gracias señores “cybercorrederos? y que Dios los conserve y logren consolidar los  vínculos que han logrado. 

Me solicitó Jorge Serpa que escribiera algo sobre mi paso por las Fuerzas Militares, pero creo que es mejor que lo haga sobre el lazo que siempre une a los cadetes navales. De cómo fue en ese entonces, cuando nunca soñamos con esta revolución positiva de los computadores y el Internet, que cambiaron costumbres  y mejoraron la vida.  Y hablo sobre la Escuela Naval antigua, aquella que habitó en las instalaciones de Bocagrande, de donde egresamos los graduandos hasta el Contingente 26, mi Curso. Porque después de nuestro grado, se hizo el traslado a las modernas instalaciones de Manzanillo, que hoy miramos con orgullo por su progreso e imponencia. 

En ese entonces funcionó la “Corredera? en medio de un ambiente casi hostil, o así lo sentimos muchas veces. Y no era para menos porque nos formaban para el mando en el mar que debía ser recio, bajo el parámetro que nuestra vida en la Escuela fuera tan difícil que cuando llegáramos a bordo como Oficiales, encontráramos que las exigencias de la carrera  parecieran o fueran más fáciles. Que el mar no era para jugar ni soñar, pero si para trabajar muy duro, porque así lo exigirían las circunstancias y la propia vida abordo. Hicimos varios ?Términos? embarcados en las antiguas fragatas, navegando especialmente por la Guajira, patrullando y vigilando unos islotes que ya no son nuestros. 

Y con la vida de grumete o marinero abordo, de acuerdo a la equivalencia de grado que tuvimos con los tripulantes, capitalizamos un conocimiento cercano e indispensable para formar el carácter y saber lo que pensaban, sus inquietudes, objetivos y visión de la carrera, que estaba absolutamente integrada con el destino común de quienes comparten vocación y sobre todo, la visión del futuro que tendríamos. Fue una enseñanza invaluable junto con la de la Escuela, por años que se alargaron con la caída del “Gobierno Militar?, que fue de lo mejor que tuvo Colombia.  Pasamos por muchas situaciones que quedaron reflejadas en las páginas de “La Corredera?, gracias al esfuerzo de Guardiamarinas y Cadetes, que con el paso de los años siguieron su destino, muchos de ellos en la “Vida Civil?, donde también cosecharon triunfos y mostraron el testimonio de su capacidad, sapiencia y talento. 

Todas las experiencias vividas fueron temas invaluables para la Revista y tiene un capítulo especial el Crucero de Entrenamiento a Europa en 1956, a bordo de las fragatas A.R.C. “ALMIRANTE PADILLA? y A.R.C. “ALMIRANTE BRION?: El artículo lo escribió mi Guardiamarina AN?BAL CARRILLO  P. (q.e.p.d.), ecuatoriano, quien conservó una gran amistad con Colombia y llegó al grado de Vicealmirante en la Armada de su país, que junto con un buen contingente de compatriotas suyos, hicieron la carrera en nuestra Escuela.  

Ya tenía guardada esta nota en la “memoria del PC?, pensando que no era menester este escrito, pero acabo de recibir una reiteración de nuestro Director en un mensaje que titula “Amable Solicitud?, que dice mucho de su cultura y memoria, que a estas horas de la vida excusa los olvidos propios de la edad.. Así que retomo el rumbo y procedo a registrar algunos recuerdos. 

La mejor manera de recordar nuestra vida en la Escuela Naval, es repasando las “Correderas? de esa época, que se publicaban para el grado de cada Promoción o Contingente. Se trabajaba durante varios meses después de la “Recogida? y en los días festivos  y francamente que era un verdadero “trote? que se hacía difícil por la crítica de compañeros  y especialmente de quienes miraban esa “Comisión de La Corredera? como un “chicharrón“. Pero salíamos adelante y nos sentíamos muy orgullosos repartiendo la edición, la noche del grado en la Escuela Naval. 

De la época en la Escuela Naval en Bocagrande tengo presentes algunas anécdotas: Cuando estaba de Director de la Escuela el señor Capitán de Navío JULIO CESAR REYES CANAL, una noche recibimos con sorpresa la orden de ir a la residencia del señor Director, que vivía en una de las casas de la Base, que hoy quedan al lado de la Avenida San Martín. Y fue sorpresa porque todo el material de publicación era revisado por un Oficial que supervisaba el trabajo,  que lo llevaba a la Dirección para aprobación. Pero esa vez nos citaron  personalmente. Yo dibujaba las caricaturas para la revista y llegamos con nuestro guardiamarina Director que si la memoria no me falla, era el G/M ANTONIO MAR?A MART?NEZ TORRES (q.e.pd.), con el Cadete RAFAEL FERN?NDEZ MOLINA, quien escribió artículos inolvidables y otro compañero. Mi capitán Reyes Canal nos recibió en la sala de su residencia. Revisó el material muy serio y de pronto se detuvo en  la caricatura que le había dibujado y preguntó: “¿Quién hizo esto??.  Con mucho temor y respeto me levanté y le respondí. Mi Capitán Reyes Canal me dirigió su mirada de buen Comandante y dijo: Está bien el dibujo, pero no se publica. Creo que la dejó  para él, seguramente como recuerdo. 

Así que todas las actividades de estudio, instrucción militar, embarques, cruceros por las aguas propias, porque después del de Europa, no regresamos en nuestra vida de cadetes y junto con las experiencias de las guardias abordo, franquicias, reuniones sociales en la Escuela y muchas otras, dan suficiente material para escribir un libro.  Pero ello corresponde a quienes tienen esa vocación y talento, como mi Capitán ROM?N BAZURTO y muchos otros cuyos escritos he podido disfrutar en esta publicación. 

Como en toda Institución, muchos cadetes sobresalieron en la vida luego de retirarse. Y debo registrar que cuando me correspondió la supervisión de la Comisión de la Corredera, estando de Oficial de Planta en el Batallón de Cadetes, tuvimos un insigne cadete “corrector de pruebas?: el cadete JUAN MANUEL SANTOS que es hoy nuestro Ministro de Defensa, quien a pesar de tanta responsabilidad y recorrido en la vida de la Nación, recuerda que en su juventud, también fue “corredero?.  Igualmente se pueden nombrar varios oficiales formados en la Escuela Naval que luego de su retiro, se volvieron exitosos empresarios, demostrando capacidad profesional en diversas  actividades, especialmente relacionadas con el Poder Marítimo. Y para evitar omisiones involuntarias, porque es mucha el agua que ha pasado bajo el puente, dejo las citas de personajes y amigos, pues sabemos que a estas horas de la vida la memoria se torna muy frágil. 

Creo señor “Enfermero Pinto? que ya debo cerrar este escrito y sólo me resta reiterarle un sincero saludo de reconocimiento, por la publicación de la Cybercorredera, que llega a la edición número 100. Y le aseguro que las leemos todas en la quietud de nuestros hogares con mucha gratitud y pensando que, ustedes si han demostrado un verdadero “Amor por la Institución? y que los lazos de amistad de quienes fueron cadetes en la Escuela Naval son imperecederos.

 

Que Dios los bendiga.

 

Cartagena, noviembre 21 de 2008.


EL VALOR DE LA AMISTAD
 Almirante Mauricio Soto Gómez / 38-019 


Se cumple la edición número 100 de la Cibercorredera por lo que es justo rendir un homenaje a su fundador  Jorge Serpa Erazo, quien en compañía del  enfermero Pinto, mantienen informada y comunicada  a la comunidad naval en Colombia y en el exterior. 

La Cibercorredera, nombre adoptado en razón a las innovaciones tecnológicas del enfermero Pinto y a la amplia audiencia en el ciberespacio, nació como una sencilla convocatoria de nuestro querido amigo Jorge Serpa para unir a los compañeros del contingente 38, ingresados a la Escuela Naval el 7 de enero de 1964, y por eso fue bautizada inicialmente como “La Corredera del 38?. 

Pero quien es Jorge Serpa?   Para quienes han tenido la oportunidad de leer el libro de su autoría “Rojas Pinilla una historia del siglo XX? y desean saber quien es su autor encuentran en la contratapa una de las más breves biografías que he visto y que para conocimiento de los ciber-correderos, me atrevo a transcribir:  “Jorge Serpa Erazo nació en Bogota en 1946, Economista y Master en Administración de Negocios, Miembro de la Academia de Historia de Santander y de la Sociedad Económica de Amigos del País.?  Ahora bien, para muchos de los lectores de la Ciber-corredera, es la sombra detrás del enfermero Pinto, pero ignoran no solo su figura prominente sino sus ejecutorias, su paso por la Escuela Naval y ante todo sus cualidades como amigo y compañero. 

Jorge Serpa lleva en su sangre la estirpe militar heredada de su padre el Mayor del Ejército Nacional Mario Serpa C.  sacrificado en los cruentos sucesos del fatídico Bogotazo, el nueve de abril de 1948,  a quien la Armada Nacional quiso rendir un homenaje, bautizando con su nombre, una de las unidades que por muchos años surco las aguas de los ríos de la Patria, Ingreso a la Escuela Naval el 7 de enero de 1964  integrando el contingente 38, con otros ciento cincuenta jóvenes, provenientes de diferentes regiones del país, pero infortunadamente un lamentable accidente con una escotilla lo llevo a un retiro temprano, retiro físico más no espiritual, pues  ha profesado un profundo amor por la Patria y por la Armada, por eso, una vez hecho un profesional de las ciencias económicas continuó su vinculación con la institución, donde sus gestiones, cuando desempeñó el importante cargo de Director General de Crédito Publico, permitieron a la Armada adquirir el equipo complementario de las fragatas misileras y  negociar favorablemente los reajustes pendientes de este proyecto. Simultáneamente con el gobierno sueco,  adelantó los tramites mediante convenio Gobierno a Gobierno para la construcción de la Base Naval del Pacífico.  

Es justo decir que Jorge Serpa ha estado desde siempre vinculado con la Armada y desde el año 2001 se desempeña como vicepresidente del Consejo de Historia Naval  y artífice de la Ciber-corredera, medio que ha servido para unir a todos quienes portamos el uniforme naval. 

Quisiéramos resaltar en esta edición 100 de la Ciber-corredera el sentido de amistad y compañerismo que distinguen a Jorge Serpa, virtudes militares que constituyen la base de la cohesión y del verdadero espíritu de cuerpo de los miembros de la institución naval. Quienes lo conocemos sabemos de su permanente disposición para ayudar al prójimo, de su solidaridad en momentos difíciles, pero ante todo, de su amistad e inmensa generosidad y aquí llamamos la atención de las nuevas generaciones para que hagan honor a estos principios y valores. Es cierto, vivimos la generación de la globalización,  marcada por la individualidad, donde muchas veces no creemos en la importancia de la amistad, el compañerismo y el espíritu de cuerpo, que son y serán siempre cualidades que multiplicaran nuestras capacidades, para lograr éxitos en las tareas y misiones que se nos encomiendan pero ante todo, llenaran de satisfacción nuestras vidas.

Nuestro compañero y amigo JORGE SERPA es le mejor ejemplo de estos principios y valores.

Querido enfermero Pinto, ahora que estas enterado quien esta detrás de bambalinas para hacer realidad la cibercorredera, se que no escatimarás esfuerzos para llegar a la edición 200.

BZ CIBERCORREDERA en sus cien ediciones


ENFERMERO PINTO ¡PRESENTE!

CR IM José Ramón Calderón Zambrano/ 38-004


En el año 1964 el enfermero Pinto, nos proporcionó una pildorita, un chuzón, un buen purgante o la famosa loción Nº 4. Tampoco  podía faltar una "gloria", un chocolatillo o una buena arepa de huevo y los domingos, podíamos pedir hasta un buen pastel. Los reclutas teníamos, un buen reten con "peaje" en la puerta de la enfermería, con los famosos caníbales del 37: Puyo y Vásquez. 
Que años maravillosos esos. Para muchos la enfermería era el lugar mas acogedor, allí se hacían muchos negocios, se cambiaban giros, se mandaban cartas, se recibían encomiendas, se "mamaba gallo",  se invocaban espíritus, se recibían visitas, hasta el cura capellán la frecuentaba y, algunos cadetes, recibían el perdón de sus pecados; También se estudiaban las previas del día siguiente con buenos resultados. Era un lugar tan acogedor que, hasta los oficiales de guardia, cumplían con la obra de misericordia al visitar los enfermos. 

En el año 2008, el ENFERMERO PINTO vive y muchos no tienen ni idea quien es.  De donde salió, como apareció y se creó la famosa “Corredera del 38? (como se denominó originalmente). Pues bien, con ocasión del nombramiento del señor Almirante Mauricio Soto Gómez, de Comandante Armada Nacional, el continente 38,  le brindó el 27 de enero del año 2000, merecido homenaje en el Hotel Tequendama (salón Monserrate), donde  asistimos, sus compañeros del contingente 38, oficiales retirados de los contingentes 35, 36, 37 y del 40 y 41, con sus distinguidazas señoras. A eso de las tres de la mañana, algunos de los asistentes, al calor de los buenos tragos, en la fase del compañerismo, amistad y recuerdos, el Lorito Indaburu, el Negro Torres, Jairo Cardona, Mono Prieto, Rojo Ochoa y el famoso “ENFERMERO PINTO?, propusieron mantener una comunicación mensual o semanal, por correo electrónico, escribiendo  del pasado, presente o futuro; aquí fue donde nació "la corredera del 38",  pero lo mas valioso de este cybercorreo, fue reunir la información y entregársela a una sola persona, para que ella la distribuyera a los pocos anotados con la dirección electrónica. De este proceso puedo decir que apareció el “Chapulín Colorado?, y la Corredera del 38 empezó a circular con lujo  de detalles. Recuerdo el buen trabajo de Cardona con varias entrevistas, El Pollo García, el Negro Torres, el  capitán Gordillo sobre Italia, el almirante Jaramillo, el almirante Lemaitre y hasta el Comandante de la Armada, aparecieron en las entrevistas. 

Esta revista virtual del 38, de la noche a la mañana creció en forma tan grande, que muchos oficiales retirados de otros contingentes, se contagiaron y quisieron vincularse al correo del 38, y se suscribieron. Lo mismo pasó con oficiales activos, que obligó al cambio del nombre, para ser menos restrictiva y más participativa. Entonces apareció CYBER- CORREDERA y que decir… todos los oficiales activos, retirados y cadetes de todos los contingentes estamos hoy unidos por este medio. Aquí nos enteramos en forma muy particular y grata de nuestras vidas, de nuestra Armada, de nuestro quehacer,  de la historia de la marina, recibimos noticias al día, a la hora, de todo lo que ustedes se imaginen, pero muchos, la verdad sea dicha, lo único que esperan con ansiedad es el CYBER –MASCARON DE PROA.

Que gran trabajo, hoy en sus ochos años de creada y gracias  al TF ® Francisco Rodríguez, hijo de nuestro querido capitán Saturnino Rodríguez, tenemos desde Alemania, una página WEB y es así que la CYBER-CORREDERA le da la vuelta al mundo cada mes y cada vez que en nuestra querida Armada sucede algo que nos debemos enterar.

Los grandes periódicos y revistas del mundo cuando llegan, a cumplir 100 años o a su edición 100 celebran con lujo de detalles su publicación, recuerdo El TIEMPO, que guardó en un cofre algunos artículos y los puso en el túnel del tiempo. Hoy la CYBER CORREDERA llego al numero 100 y el único artífice de este acontecimiento es el ENFERMERO PINTO y todavía muchos no saben quien es este personaje, pues bien el economista, historiador, profesor universitario, columnista de periódicos y revistas nacionales y extranjeras, hijo de un Héroe Nacional, del señor mayor del Ejercito Mario Serpa C., quien ofrendó su vida el 9 de abril de 1948 (primer oficial egresado de la Escuela MIlitar muerto en orden público); en su honor se bautizó en 1953 una unidad naval y en 2002 se activó con su nombre un Batallón del Ejercito, perteneciente a la Brigada XIV, localizado en Segovia (Antioquia). El  enfermero Pinto es también, miembro de la familia naval, del contingente 38, Economista con postgrado en Desarrollo Económico de  Harvard University (1980) y MBA de Management Education Institute de Cambridge (1982), que se desempeñó como Director del Plan de Desarrollo de la UIS, Gerente de la Licorera de Santander, Director General de Crédito Público y Viceministro de Hacienda, pero lo más importante, como cadete fue miembro “Honorario? de la ENFERMERIA y de la CORREDERA, En nombre de todos los CYBER CORREDEROS felicitaciones,  merece honores de pito, con muchas HURRAS. Es el artífice de esta gran revista virtual que todos los que queremos a nuestra ADORADA ARMADA le damos las gracias, BZ , 21 cañonazos.

Su amigo, interpretando el sentimiento de todos los compañeros,
Chepe

CYBER-CORREDERA, PROYECTO CON FUTURO
TFES Francisco Rodríguez Aguilera / 74-065
Editor de Cyber-WEB desde Alemania

La edición número 100. Quien hubiera pensado que esa idea iniciada en enero del 2001 por un señor, inicialmente anónimo, llegara a la magnitud que hoy tiene. El enfermero Pinto quiso darle un detalle de recuerdo a su apreciado y recordado Contingente 38, con motivo del nombramiento de COARC, de su compañero y amigo estimado Sr. Almirante Mauricio Soto Gómez. En la edición Nº 6 se respondió a la gran pregunta de los usuarios: El creador y productor de esa publicación bajo el seudónimo de enfermero Pinto, era ni mas ni menos, que el muy recordado y honrado Jorge Serpa  Erazo. El crecimiento de la llamada “Corredera del 38? por el medio de voz a voz (pase la voz), fue mucho mayor de lo que se esperaba.  
Con la postura de las ediciones en Internet se logró poner al alcance de toda la familia naval Colombiana un tesoro de artículos históricos, comunicativos y amenos sin precedencia igual. No es un manual de relatos simplificados, escribe con su pluma inolvidable nuestro director en la última edición de la corredera del 38 en Abril del 2003. El enfermero Pinto viendo esa ansiedad y necesidad de escribir y comunicar entre aquellos que visitamos el último poste en nuestra querida y recordada escuela, muy acertadamente la un nombre mas adecuado a la publicación: Cyber-Corredera.
Para celebrar la edición 100 y haciendo caso a la inmensidad de propuestas y recomendaciones, hemos decido ampliar la oferta Online sin cambiar aparatosamente su diseño y modo de navegación.
La sección “Libro? que ha ocasionado mas de un dolor de cabeza por su manejo en alemán, será remplazada por un moderno Foro, si, naturalmente en español. La sección “Blog?, que desafortunadamente no pudo ser actualizada con la intensidad inicial es remplazada por un servicio de Chat. La sección “COHISNA? de poca información actual será remplazada por la exitosa sección “Cyber-Tesoro?, donde podremos ver esa cantidad de fotos históricas que hacen poner lagrimas en nuestros ojos. La sección “Ofertas? pasa a ser un punto de “Interesantes? que contiene los enlaces y otras cosas mas de interés marinero. En vez de este punto crearemos una sección que nos ha acompañado mucho durante los últimos tiempos y cada día tiene más actualidad: “Obituarios?. Allí podremos rendirle un homenaje póstumo a todos aquellos contis que no se encuentran en forma física entre nosotros.
Con estas mejoras y muchas más en el futuro esperamos seguir sirviendo en forma apolítica, sin intereses especiales otros que la de fomentar un medio de comunicación entre todos nosotros, en especial, cuando por cosas de la vida, el destino, nos ha alejado de aquellos amigos con los que compartimos tantas cosas.
El hecho de usar el masculino primordialmente no excluye a todas la amigas, señoras, esposas, viudas, hijas y desde hace no largo tiempo, contis femeninas que con este medio en igual forma, les informamos, halagamos y honramos.
El crecimiento a diario de usuarios que por email o solo por la vía Web, usan este servicio es enorme, y muestra que nuestra tarea no ha sido en vano. Actualmente ha sido visitada la página Web más de 64000 veces, y los usuarios registrados pasan de 3000.
A todos ustedes muchas gracias!
Esperando poderles seguir sirviendo por muchos años desde las lejanas tierras alemanas,  

EDITORIAL


La fuente más fecunda de emociones intelectuales es el recuerdo. Pero las evocaciones influyen de manera diferente de acuerdo con los temperamentos, sobre todo en estos tiempos, cuando se vive una completa anarquía espiritual, donde todo ocurre y todo pasa como el amor, el dolor, la alegría, menos lo que tenemos en la mente.

Quienes pasamos por la Escuela Naval, vivimos una juventud subordinada a una rígida disciplina pero la combinamos con la bohemia sentimental. Largas jornadas de estudio, estresantes horas de “orden cerrado?, exigente y dura vida militar, se matizaban con el compañerismo y la solidaridad que en las horas de franquicia se alternaban liberando nuestro espíritu al brindar con los compañeros, consumir viandas apetitosas y disfrutar los placeres mundanos reprimidos, hasta agotar el giro mensual enviado por nuestros padres. Lo que caracteriza a la juventud es el exceso y la prodigalidad

Pero, cada uno de nuestros superiores, compañeros y subalternos ha sido una estación en el viaje de nuestra vida. A ellos debemos gran parte de nuestra formación física, intelectual y social. Ese es el objetivo y la misión permanente de la Cyber-corredera: mantener esos lazos, evocar los minutos felices y lograr el apaciguamiento de las pasiones que se gestaron cuando se vestía el uniforme naval.

La principal ambición es convertir los recuerdos en artículos. No abundan investigadores pacientes pero sí narradores amenos. Más que otra disciplina y cualquier literatura, la memoria es un taller, una industria intelectual y cada contingente naval aporta a la historia de nuestra Armada un capítulo nuevo.  

Cuando recapitulo mi entusiasmo y grato trabajo realizado desde el año 2001, para producir, editar y enviar con éste, 100 informativos virtuales, me asombra el apoyo y la acogida que Cyber-corredera ha logrado en la Familia Naval Colombiana. Tan difícil como fue dejar algunas tareas de mi vida familiar y profesional, para realizar este oficio, me fue fácil, sencillo y grato despertar el interés de mis compañeros del Contingente 38 que, sin esfuerzo, se transmitió a todos los miembros activos y retirados de la querida Armada Nacional, encontrando siempre respuesta calurosa y una extensa nómina de colaboradores.

En este alegre atardecer de mi vida, nada de lo que se ha realizado en Cyber-corredera se puede adjudicar o atribuir exclusivamente a mis capacidades o méritos, ni siquiera en parte primordial. Es el fruto de muchas ideas, permanente acompañamiento, estímulo y valiosas colaboraciones de un sinnúmero de personas, que con probada eficacia, han permitido que con esta edición, se llegue al número 100.

Como corredero que fui cuando estuve en la Escuela, recuerdo las tardes azules y las noches de claridad estelar, que teníamos en aquel refugio de la Corredera, con Ernesto Cajiao, Rubén Combaríza, Ricardo García Bernal, Fernando Lerzundy, Gabriel Vélez Ordóñez (QUEPD) y otros cuya imagen y nombre, con los años, se han esfumado de mi frágil memoria, donde elucubrando artículos para ese anuario naval, adquirimos riqueza sintáctica y variedad idiomática que luego unos en la vida militar y otros, como el suscrito, en la civil, nos permitieron describir los estados del alma, los sentimientos y afectos, los abatimientos y exaltaciones para terminar dedicados a investigar y escribir sobre historia, como lo ha hecho con dedicación y éxito el hoy respetado y muy leído Capitán de Navío Ricardo García.

No puedo terminar esta manifestación de agradecimiento a todos los miembros de la Familia Naval Colombiana y a los apreciados señores oficiales que, a lo largo de ocho años, amablemente han dado brillo a este significativo logro, con sus elocuentes escritos, mensajes, fotografías, sin expresar la satisfacción y orgullo que me embargan el haber recibido artículos escritos especialmente para esta singular edición por el  señor Almirante Guillermo Barrera Hurtado, actual Comandante de nuestra Marina de Guerra, de los respetados y distinguidos señores Almirantes Orlando Lemaitre Torres, Manuel Avendaño Galvis, Hernando García Ramírez, Holdan Delgado Villamil y Mauricio Soto Gómez (querido compañero y amigo de toda la vida), quienes fueron destacados Comandantes de la Armada Nacional, del señor Coronel IM José Ramón Calderón Zambrano (también camarada y amigote) aplicado y eficiente Cyber-corresponsal en Cartagena y del Teniente de Fragata Francisco Rodríguez Aguilera, quien, desde Alemania, donde reside, con su habilidad y conocimiento permitió a la Cyber-corredera tener página WEB. 

El día de hoy es de fiesta para este modesto servidor agradecido. Elogios, apología, ponderaciones y demás inmerecidas referencias de quienes en sus amables artículos han hecho del suscrito, me obligan a seguir contribuyendo con el mismo entusiasmo y dedicación a servir a la Familia Naval con este informativo virtual y con otras cosas que vayan surgiendo para mejorar y ampliar el servicio. Por último, deseo agradecer a mi querida esposa Gladys, su paciencia y permanente ayuda para elaborar, corregir, editar y enviar la Cyber-corredera.

Mil gracias

Jorge Serpa Erazo- 38-082

P.D. En este editorial me tocó suplantar al Enfermero Pinto, el verdadero merecedor de las felicitaciones.

INFORMACION SOBRE CANJES DEL CLUB MILITAR DE OFICIALES EN BOGOTA
 
1. Corporación Rincón Grande Country Club
Sede Metropolitana
Transversal 21 No. 96-42 Bogotá
Teléfono: (1) 2577825
Email: rincongrande1998@gmail.com

Lunes a Sábado: 6:00 - 10:30 hrs.
Sede Campestre
Miércoles a Domingo: 7 - 18 Hrs.
2. Corporación Atheneum World Trade Center Club
Calle 100 No. 8A - 49 Torre B Mezanine
Teléfono: (1) 6108502 - (1) 6108504
Email: gerenciaatheneum@sky.net.co
Lunes a Viernes: 7 - 22 Hrs.
Sábados: 10 - 20 Hrs.

3. Corporación La Estancia Tennis Country Club
Km. 18 vía Mosquera
Teléfono: (1)8275091 - (1)8292794

Email: clublaestancia@sky.net.co
Miércoles a Domingo: 6 - 20 Hrs.

4. Club Campestre La Sabana
Km. 6 Via Tibitó Tocancipá
Teléfonos: (1) 8523650 - (1) 8523269
http:// www.clublasabana.com
Miércoles a Viernes: 7 - 18 hrs
5. Club de Abogados
Carrera 8 No. 91-54 Bogotá
Teléfono: (1) 6109088
Fax: (1) 6113073
http://www.clubabogados.com
Lunes a Viernes: 7 - 22 hrs
Sábados: 7 - 20 hrs
6. Club de Ingenieros
Calle 39 No. 15 - 37 Bogotá
Teléfonos: (1) 2875900 - (1) 2453145
Fax: (1) 2884451
Email: cdeingenieros@yahoo.com
Lunes a Viernes: 8 - 21 hrs
7. Club de Profesores de la Universidad Nacional de Colombia - Los Buhos
Calle 200 Autopista Norte Costado Occ.
Teléfonos: (1) 6765968 - (1) 6765946

Email: clubbuhos@etb.net.co
Martes a Viernes: 8 - 22 hrs
8. Club Campestre La Montaña
Transversal 75 No. 179-02 Bogotá
Teléfonos: (1) 6691577 - (1) 6691605 -
                (1) 6691484 - (1) 6691448
Email: gerencialamontana@org.co
Martes a Viernes: 13 - 22 hrs
9. Asociación de Golfistas Senior de Colombia
Calle 93 No. 14-20 Oficina 703
Teléfonos: (1) 2578165 - (1) 2574807
Fax: (1) 6212518
http://www.asoseniorgolfcol.com/
E-mail: asosenior@asoseniorgolf.com
Lunes a Viernes: 8 - 13 hrs y 14 - 17 hrs
10. Club Médico
Calle 85 No. 7 - 74 Bogotá
Teléfono: (1) 2367573 - (1) 6160443
http://www.clubmedicodebogota.com
Lunes a Viernes: 8 - 23 hrs

 
Cyber-Mascaron de Proa
 
-Cyber-corredera-
E-mail: lacorredera38@nikimicolombia.com
Suscripción gratuita Derechos Reservados. 
Se invita a divulgar la información aquí contenida, citando la fuente.
Si usted no desea seguir recibiendo este informativo virtual, por favor infórmelo vía e-mail