Cyber-Corredera

|| Informaciones, opiniones, invitaciones y mas ...

Respaldo total al Mando


Cyber-corredera retransmite a los apreciados Cyber-suscriptores los mensajes recibidos a la fecha, relacionados con la respuesta del CC(r) Yesid Sarmiento al Coronel del EJC Bernardo Torres y manifiesta total solidaridad con el Señor Almirante Cely, Comandante General de las FFMM de Colombia.



Mi estimado Coronel:
Reciba un cordial saludo. Muy sugerente su nota desde el mar (26-04-11), eso me recuerda el hecho histórico de la importante posición de Cispatá, ubicada en la desembocadura del Sinú, se había encomendado al Coronel Miguel Carabaño con un destacamento de 150 soldados y una flotilla al mando del Comandante Pedro Dupín y acompañando a ese grupo la fuerza de choque de 7 goletas y cañoneras de la Armada y en una de ellas el flamante Almirante Padilla, Comandante del Bergantín, Independiente. Hablamos del 22 de Noviembre de 1812 y el Coronel Carabaño recomendaba a sus Oficiales que se habían distinguido en el combate y con respecto al marino José Padilla lo destacó "Por sus actuaciones anteriores como por su valor demostrado", esas eran las historias que pregonaban nuestros Ejércitos.
Significo con ello, que la historia de nuestra libertad está unida a la del glorioso Ejército y a nuestra querida Armada y a través de la historia como en la guerra del Perú y el acompañamiento a esos gloriosos héroes de Corea, nunca pasaron por sus mentes, lo que estamos pensando hoy en día, siempre fue por la defensa de la patria y de sus intereses. Que gran lección nos dieron.
Pienso, que su escrito, es como el perfil de los teóricos, en los cuales hay diferentes niveles; algunos dedican todo su tiempo, dinero y esfuerzo a descubrir la trama oculta, otros como presumo es su caso; que no llegan a ese extremo, pero creen más o menos en las teorías que circulan en el ambiente y presentan sentimientos o aspectos negativos del propio yo y se suman a los modelos existentes y ultrajan a personas, entidades e instituciones.
Como no conoce en profundidad la historia de la Armada y de la Fuerza Aérea, es muy difícil, refutar lo que escribe; extraña sobremanera que distinguidos Oficiales, que están en el retiro hagan eco a esta división. Nuestros años de lucha es diferente a la que viven la Fuerza Pública hoy en día, escenarios diferentes, que requieren una gran dosis de conocimiento, de rigor académico, de gran intuición, de lógica, de observación, de meta cognición, alto nivel de motivación, para diseñar la Estrategia correcta, y esa estrategia está en el pensamiento del Comandante, quien la señala, para lograr la victoria. Este objetivo lo llevamos más de 40 años. Dejemos que el actual Comandante General, (Almirante Cely) logre la victoria final.
Con la tragedia tan abrumadora que vive el país, los llamo a la ponderación y apoyar a la Fuerza Pública, que tienen un nuevo reto, el cual es rescatar a los colombianos que lo han perdido todo. Nuestra Patria está en crisis, la inversión social que debe acometerse es de proporciones mayores. El Estado que incluye a la Fuerza Pública, debe prever la transformación de lo SOCIAL, regreso a una sociedad de acuerdo a las exigencias de la naturaleza, será una transformación de la sociedad, nuestra patria después de esta tragedia, será otra y estaremos atentos, a ese nuevo Contrato Social. Ese debe ser nuestro gran trabajo, a la crisis se suma la inversión de valores, al dinero fácil, a la corrupción y al nacimiento de formas de violencia imprevistas. Ese es el gran reto, Mi Coronel. Cuando regrese de su viaje de fantasía, volver a la crisis colombiana, lo ponderará y revitalizará, para ser más unidos y entenderá que en Colombia, hay un sólo Ejercito, aquellos que empuñan las armas legítimas de la Nación y se inmolan, para lograr la paz de los colombianos.
Apoyemos a los Mandos, debemos estar unidos y fortalecidos, muchas inquietudes se ciernen sobre esta tragedia, habrá recortes presupuestales para ayudar a los damnificados. No es coherente, no es sensato, que estemos en cruce de mensajes porque un hombre se va con la gloria henchida y descuidemos lo fundamental.
Debemos ser prudentes y vivir la dinámica del país. No sería de buen recibo, hoy hablar o informar las causas de un retiro, cuando los soles que le dio la República, lo presentan como un buen General, un buen soldado, que en aras de la República se retiró henchido de honor, como todos los de la reserva activa.
Vicealmirante (r) Luis Fernando Yance V.

Pertenezco a la gloriosa Familia Naval como profesional de la Reserva Naval de Barranquilla, ingrese en el año 1979, al entonces TN Edgar Cely Núñez ayudante del comando, se le notaba el don de mando, y lo más importante, la toma de decisiones, Colombia debe estar tranquila, que el timón de nuestras Fuerzas Armadas están en muy buenas manos
CF (Reserva Profesional) ANTONIO MONTOYA VERGARA

Por ningún motivo, puedo compartir, esta carta, que moldea un desconocimiento de los intereses generales de la nación y de la Institución Armada, y una bofetada a los hombres de bien que vestimos un día el uniforme de militar, para defenderla y respetarla. Esto también hace daño en propia persona del General Matamoros, porque sale a relucir, que algo estaba pasando o estaba cogiendo fuerza en un círculo muy cerrado. Grave, desde todo punto de vista, y no podemos alimentar esta teoría, porque hace más daño a los propios militares y a la institucionalidad y al mismo General Matamoros.
El Militar es y debe ser hombre de pensamiento y de acción. El Libertador así lo plasmaba. Lamentablemente el anhelo de Bolívar fue efímero; su proyecto a la postre resultó irrealizable y su sueño bolivariano fracasó bajo el golpe de incomprensiones, errores, odios y pasiones. Triunfaban los mediocres y los traidores. No podemos caer en esos vacíos, que traen más dolor y sufrimiento, que soluciones para terminar el flagelo de los enemigos de la patria.
Llevamos más de cuatro décadas, en el continuo luchar y se han inmolado cientos de hombres: Todos en el retiro, pasamos por algunas circunstancias del conflicto colocando un grano de arena para terminarlo, no se ha podido; pero dejemos a los que están, que trabajen bajo sus ideas tutelares del pensamiento estratégico y bajo premisas del conocimiento, estudio, valoración de las apreciaciones, para terminar una vez por todas con este conflicto.
A veces la falta de información, nos mueve en ese terreno movedizo de la especulación y llegan entre otros temas a los procesos que conducen a un individuo a creer que la realidad no es lo que todos creen que es, sino una verdad que pasa desapercibida para todos, menos para él, que ha logrado verla. De aquí sale la paranoia, marcado por la ansiedad de refutar todo y sacar a relucir teorías mal interpretadas. Muy sugerente, es no caer en estos abismos, que son en cierto modo mecanismos de defensa y opta por explicaciones alternativas y aquí nace la dinámica de la "conspiración"; al creer que el que está al frente de batalla, no tiene suficientes atributos para conducir la guerra y comienzan a desprender mucha energía a causas perdidas. Un autor define las "teorías de conspiración" como "El temor de una conspiración que no existe" es decir con una teoría de percepción y se limitan a un pequeño radio de causas perdidas; y eso en mi sentir, es lo que está pasando.
Promuevo apoyar al Alto Mando, sin divisiones y sin pasiones, como lo hacen los Generales, Almirantes, Suboficiales, soldados entrados en años y en sabiduría. La empresa más querida de los colombianos, es su Fuerza Pública, y debemos defenderla. Vendrán cambios y reformas dentro del Cuerpo de la Fuerza, que es lo más natural. Las fuerzas tendrán sus transformaciones y no serán las mismas que combatieron hace 6 años, debe haber valoraciones y contradicciones internas, esto hace parte del arte militar. Hubo discusiones por la postura de los Comandos Conjuntos, ante la arremetida de las Farc en fuerzas gruesas, hoy ese concepto ha cambiado, las fuerzas enemigas, actúan en pequeñas unidades, y habrá que enfrentarlas en otras condiciones, con pensamiento, estrategias y estructuras diferentes y saldrán obviamente discusiones internas. La reacción al cambio, es natural. Pienso que el Almirante Cely, está actuando con esa dinámica de visión global, es el Comandante General, quien diseña la Estrategia y debemos recordar, que cualquier estrategia, antes que en ningún otro sitio, está primero en la mente de una persona y lo más natural, en su Comandante. El Almirante Alfred Mahan, diseño su estrategia en forma sencilla con los conceptos del poder naval y obtuvo las contradicciones más severas. Hoy la historia lo recuerda.
Vicealmirante (r) Luis Fernando Yance V. / 47-099

Enfermero Pinto:
Muy desafortunado y lejos de la realidad el artículo escrito por el Coronel Torres. Menos mal personas con ese tipo de mentalidad no llegaron a la cúspide del Ejercito Nacional, pues con el contenido de su escrito no ayuda a construir unidad, integración y mucho menos trabajo en equipo, tan solo demuestra que tan retrogrado es, que tan difícil le es reconocer y aceptar que las capacidades, conocimiento, experiencia y liderazgo no lo dan el color del uniforme ni la cantidad de unidades ni tropa que se comanda.
Quienes compartimos con el hoy señor Almirante Edgar Cely desde los inicios de nuestra formación en la Escuela Naval (déjeme anotar que Edgar fue primero cadete de la Escuela Militar), siempre tuvimos la certeza que llegaría muy lejos dada su férrea disciplina, permanente consagración y compromiso, esmerado profesionalismo, reconocido liderazgo, don de gentes, absoluta transparencia en todos sus actos y profunda mística.
No debo ser yo quien resalte todas esas virtudes por ser mi amigo y compañero, pero invito al Coronel Torres y todos quienes sin conocerlo lo descalifican para que le pregunten y le pidan concepto a mi General Tapias, a mi General Mora, a mi General Castellanos, a mi General Padilla, a mi General Medina y a todos y tantos Coroneles que de una u otra manera trabajaron con Edgar Cely cuando se desempeñó como Jefe de Estado Mayor de la recién creada Fuerza de Tarea Omega con sede en Larandia. Si este Coronel es un hombre de honor debe recoger su escrito y reconocer con igual difusión su gravísimo error.
Vicealmirante (r) JAIME PARRA CIFUENTES / 47-071

Cartagena de indias abril 24 2011
Señor Coronel (r)
Bernardo Torres
Referencia: “Otro Duro golpe al Ejercito Nacional?
Me refiero a un correo originado por usted, para el Señor general Arias, l cual he leído y analizado detenidamente, porque contiene concepciones equivocadas, incitando a la desobediencia militar, con puntos de vista miopes e incendiarios que se apartan de la prudencia tácita de un oficial retirado, particularmente cuando en esa condición del retiro, mando, responsabilidades y toma de decisiones institucionales ya no cuentan, están a cargo de quienes al presente orientan los destinos de las Fuerzas Militares. Esa prudencia del retiro, obliga a la razón a discernir en cada circunstancia para actuar de forma justa, adecuada y con inmensa cautela, respetando sentimientos, libertades, derechos y el honor de los demás, particularmente tratándose de colegas, más aun, de temas álgidos como soberanía y seguridad nacional.
Rechazo esos términos irresponsables que usted alude al referirse al Almirante Cely, calificándolo de incapaz e incompetente; si antes de lanzar esas papas explosivas hubiera visitado www.cgfm.mil.co, habría percibido que el actual Comandante de las Fuerzas Militares en un oficial con una trayectoria profesional de antología, quien además de desempeñar encumbrados cargos en la Armada Nacional y ser el único oficial naval en ser comandante de tres unidades estratégicas, también ejerció la Jefatura de Acción Integral del Comando General de las Fuerzas Militares, fue Jefe de Estado Mayor Conjunto de la Fuerza de Tarea Conjunta “Omega?, Director de la Escuela Superior de Guerra; además realizó el programa para ejecutivos de Toma de Decisiones en la Naval Post Graduate School en Monterrey, California; cursó el programa de Alta Dirección Empresarial en la Universidad de la Sabana; el Programa Presidentes de Empresa de la Facultad de Administración de la Universidad de los Andes. Entérese Señor Coronel.
Desafortunadas sus exteriorizaciones, al margen de la realidad, que van en contravía de arraigadas ordenanzas castrenses; la cortesía militar no se puede archivar en la misma carpeta donde se guarda la resolución de retiro. Con esas expresiones resentidas, solamente infringe principios básicos del espíritu de cuerpo, que así mismo en el retiro nos obliga preservar como estado mental y emocional de las Fuerzas Militares, cuando quienes la integran, se identifican con sus valores, intereses y objetivos, adoptándolos como propios, de tal manera que sientan orgullo y satisfacción por sus éxitos, se aporten esfuerzos para superar fracasos, se genere trascendencia hacia la sociedad, haciendo que el estamento militar, participe con mayor dedicación y esfuerzo en las tareas de apoyo al desarrollo integral del país. Así concibo la Reserva Activa, no sembrando semillas contaminadas de discordia y exteriorizando juicios abusivos (en términos de un craso desconocimiento de principios de estado mayor), con los cuales usted se agrega a esas huestes oscuras de los enemigos de la institución militar.
En nuestro régimen democrático, históricamente el estamento militar tiene sometimiento constitucional al poder ejecutivo, donde el primer mandatario es Jefe Supremo de las fuerzas Militares. El Almirante Cely llegó al Comando General en el marco de facultades discrecionales del Presidente de la Republica, en similares condiciones el General Matamoros como jefe del Estado Mayor Conjunto o el Almirante David René Moreno en ese mismo cargo en el gobierno anterior; todos con capacidades, méritos, ejecutorias y realizaciones sobresalientes como su carta de presentación para conducirlos a esas jerarquías institucionales. Ahora, cuando al oficial superior lo ungen con los soles del generalato o los galones dorados del almirantazgo, es consciente que el tiempo a la sombra del retiro está más cerca de cubrirlo que el lapso del servicio activo. La grandeza profesional está en exteriorizar las inconformidades y decantar antagonismos mientras se vista el uniforme, no de paisano en el retiro, constituirse en presa fácil del oportunismo mediático. Si tiene conocimiento y elementos de juicio que el Presidente Santos nombró al Almirante Cely en el actual cargo para pagar favores, ello constituye un hecho punitivo, que usted está en la obligación jurídica y en el deber ciudadano de denunciar de inmediato.
Por encima de preferencias, al margen del color del uniforme y de simpatías propias de la condición humana, aporte prudencia y genere moderación para contribuir al engrandecimiento de las Fuerzas Militares. El país atraviesa horas difíciles y momentos aciagos de una emergencia nacional por esos embates de la naturaleza con un invierno arrasador; aporte más bien sus capacidades económicas, profesionales o su servicio cívico para contribuir a aliviar la tragedia a miles de compatriotas que lo están perdiendo todo.
Finalmente le manifiesto que no soy amigo personal del Almirante Cely, que conozco al General Matamoros desde la Escuela Militar, que es preciso distinguir entre el morral operacional y el bagaje profesional, que el termino insuceso no lo encontré en el DRAE no obstante la asistencia que me proporciono Google.
Atentamente,
Contralmirante (r) Jairo Cardona Forero / 37-018

Señor Coronel
Bernardo Torres
E. S. M.
Señor Coronel Torres
Lamentablemente por encontrarme en vacaciones de Semana Santa no abrí mi Computador sino hasta el día de hoy. Día en que me encuentro con una serie de correos relacionados sobre el tema del Retiro del señor General Matamoros Camacho y sobre lo que Usted ha suscitado por su inmadura, grosera y desatinada respuesta a un comunicado elaborado -y no comprendo por qué- sin ninguna objetividad por el Centro Colombiano del Pensamiento Político Militar.
Deseo decirle que todos, sin distingo de color, merecemos el debido respeto; no solo como personas, sino por la investidura que tenemos como miembros de las Fuerzas Militares.
Todo lo que hay que decir al respecto sobra. Considero que lo que han dicho -muy acertadamente- dos ilustres señores Oficiales: el señor Capitan de Corbeta Yesid Sarmiento Vargas y el señor Almirante Jairo Cardona Forero, no da pie para seguir trillando más sobre el tema. Pero si quiero decirle -aunque hay mucho más- es que no siga alimentando un enfrentamiento absurdo, el cual ha sido generado por su insensatez y por no pensar objetivamente de acuerdo a lo que se supone que Usted -como Coronel- ha debido hacer.
La Patria y sus Instituciones, están por encima de todo. El respeto por nuestros Superiores, Compañeros y Subalternos, debe de mantenerse siempre. La Unidad Monolítica que nos debe mantener y unir, no se puede resquebrajar. Recuerde que ninguna Fuerza es mejor ni menos que la otra. Cada una desempeña el papel que debe de desempeñar y para lo que está preparada. No siga cometiendo el error -por sus celos tontos- de menospreciar nunca a un señor Oficial de la Armada Nacional, pues ningún Marino lo ha hecho -como Usted lo hizo- con un señor Oficial del Ejército Nacional.
Cordialmente,
Capitan de Navío Jorge Enrique Quintero Ruiz / 38-049
Oficial Naval Submarinista

Heberts,
Buen punto mi estimado ingeniero. Eso fue lo que nos enseñaron: "El, que manda, manda bien... Y, si manda mal, vuelve a mandar".
Si, a uno no le gusta, pues tiene la opción de retirarse. Es penoso decirle, a un general de 4 soles, que se tiene que ir, porque no sabe cumplir órdenes...
Perdió su tiempo, durante el tránsito por las FFMM, el distinguido General Matamoros.
Saludos,
JAVIER BETANCOURT / 69-010

Señor Capitán de Corbeta
Yesid Sarmiento
Reciba mi cordial saludo
Que certera y oportuna respuesta.
Parece que el tiempo que pasó el Coronel Torres en la querida, respetada y gloriosa Escuela Militar de Cadetes no fue suficiente para que leyera el REGLAMENTO DE REGIMEN DISCIPLINARIO PARA LAS FUERZAS ARMADAS (Óigase bien………..PARA LAS FUERZAS ARMADAS!!!!!!!).
A pesar de haberme graduado en nuestra querida ENAP como Oficial Mercante hace ya más de 30 años, recuerdo claramente lo primero que aprendí de ese reglamento:
“Las órdenes son Claras, Concisas, Precisas, Lógicas y Oportunas?………Sería absurdo que tuviéramos que explicarle al Coronel Torres que quiere decir eso y por qué!
Otro aparte de dicho reglamento dice:
“La antigüedad se respeta, no importa el uniforme que se porte, ni el sitio donde se encuentre?
El general o el Almirante, debe ser respetado por sus subalternos, indiferentemente si es del Ejercito, de la Armada o de la Fuerza Aérea y de cualquier especialidad de esas fuerzas, como la Infantería de Marina. Igualmente debe ser respetado así se encuentre en toalla en un baño turco…..o con su marcial uniforme de marino o de camuflado en el Comando de las Fuerzas Militares! No hay discusión para eso.
Y quiero recordarle además….que ese reglamento, por el cual nos regimos los marinos de Colombia……..fue redactado por personal de nuestro Glorioso Ejercito.
Acaso el Comando de las fuerzas Militares que ocuparon en su momento el General FAC Augusto Moreno, o el Almirante Tito García Motta, o el Almirante Pizarro, o el Alm. Holdan Delgado Villamil no fueron meritorios?
El problema de esta discusión tiene antiguas raíces castrenses, pero las ha creado el mismo Ejército Nacional desde su interior, cuando ellos mismos se miran hacia abajo unos a otros con sus compañeros de curso por ser Ingenieros, Caballeros, Artilleros, Aviadores o de Inteligencia. La competencia está entre ellos!
Mis merecidos respetos por su actitud.
Lástima que no navegamos juntos en la FMG
HEBERTS GERDTS
Ingeniero Jefe de la Marina Mercante
Capitán de Corbeta (Res. Naval)

Sr. Avendaño:
Conozco a Gustavo desde que éramos niños en 1966 y éramos equitadores, tuvimos un mismo instructor de equitación el Sargento Niño Luis Tobías en la Escuela de Caballería. Luego me fui a la Armada. El hecho que no de este de acuerdo con la baja de Gustavo y la forma que se hace pública, aspecto que puedo compartir con Usted, sin saber que habrá pasado entre Gustavo y mi primer Brigadier de Sección Edgar Augusto Cely NUÑEZ, no amerita que Usted se exprese con tanto desprecio por EL Gloria, las Cámaras de Oficiales de nuestros buques, que según Usted NO SIRVEN PARA NADA y otros aspectos de mi AMADA ARC. Amor que con seguridad nuestro común amigo Luis Carlos Guerrero comparte. Con el mayor gusto le coordino una charla con mi compañero Jairo Peña Segundo Comandante de la ARC o cualquier otro oficial para que lo ilustre en cuanto la importancia de la misión institucional de la ARC.
Saludos
TN Luis Bernardo Castro / 66-003

Las Fuerzas Militares deben verse y operarse como la más grande empresa de Colombia, su gerente, debe ser el más calificado administrador y estoy seguro, que el presidente Santos, nombro al almirante Cely, porque lo conoce como persona inteligente y buen dirigente..........no por ser un marino-atleta con muchas horas de trote al sol, ni por los miles de mosquitos que lo asediaron, durante su exitosa carrera militar
saludos
Capitan Gonzalo Hernandez Varón / M14-014
Con motivo de la reciente determinación del Gobierno Nacional; de retirar del Servicio Activo al Señor General Gustavo Matamoros y en vista que se han producido diferentes comentarios, que en lugar de beneficiar al país, pueden crear incertidumbre, controversias, enfrentamientos, o simplemente un mal ambiente que puede deteriorar la unidad, el buen entendimiento y el esfuerzo conjunto de todas las fuerzas, me permito hacer las siguientes reflexiones:
-Es necesario recordar que desde que ingresamos a nuestras Fuerzas Armadas nos acogimos a las normas que siempre han existido para las diferentes formas de retiro.
-Que la institución es la que permanece, investiga y decide mientras que las personas que la integramos vamos de paso.
-Los Señores Oficiales que han llegado a los más altos cargos, lo hicieron cumpliendo los requisitos exigidos a través de muchos años y con mucho mérito reconocido por los reglamentos, El gobierno, La Sociedad y las mismas Fuerzas Armadas.
-Las manifestaciones controvertidas por parte de oficiales, de los sentimientos de amistad, admiración y compañerismo por uno u otro de los altos mandos no deben inconscientemente servir para crear conflictos, divisiones y confrontaciones que pueden llevar a consecuencias adversas para el País, como lo buscarían los enemigos de nuestra Patria e interesados en crear discordia, hacer perder la fe en nuestras instituciones y ayudar al caos.
-Debemos dar el ejemplo, mantener la tranquilidad, contribuir a la consolidación de la unión, ponernos de acuerdo para dar un afectuoso saludo de despedida al Señor General Matamoros, que salió después de una vida militar ejemplar y de alta dedicación, pero al mismo tiempo deseando muchos éxitos a la Cúpula nombrada por el gobierno para que continúen juntos la ardua tarea en bien del País.
-Es muy importante que mantengamos el Norte, no obstante las tormentas y dificultades que se presenten respetando los principios, reglas, políticas y decisiones de las Instituciones, que nos rigen para el mantenimiento de la Democracia.
Atentamente.
Teniente Coronel Benjamín Enrique Urrea Rabe / 25-076
Excelente respuesta, del señor Capitán Yesid Sarmiento Vargas.
Gracias por compartirla.
Increíble, que aún persistan mentalidades como las del señor Coronel Bernardo Torres, y desafortunadamente también como las de un general de la república, que afortunadamente, por su propia miopía, quedo por fuera por falta de lealtad, por creer que todo lo merecía, y por no saber esperar su turno.
Demostró que no estaba para ocupar ese cargo.
Las cosas se decantan por sí solas.
Viva la Marina de guerra.
Vivan Nuestras Fuerzas Militares.
Vivan los hombres en uniforme, leales, que sean capaces de obrar con dignidad, y sobreponiendo orgullos y vanidades a los más altos intereses de la nación.
Atte.
Sergio Armando Muñoz Pedraza. / 58-040
Mi apreciado enfermero Pinto:
Desde acá, desde el más allá de la voluntad de los hombres vivos, leyendo las letras calcadas de un mayoritario sentimiento "Papayo" del señor coronel Torres, me pregunto ;
Esa división de la que tanto se viene hablando, le conviene al estado Colombiano ?, será que las fuerzas militares buscan individualmente sus propios objetivos en esta miserable guerra interna ?, será que el país necesita en momentos como estos la unión de nuestros héroes ? Se atreve el señor coronel Torres a poner en tela de juicio las decisiones del señor presidente, con o sin base alguna ?
Con certeza les digo, si hilamos más delgado, encontramos a los terroristas que azotan a Colombia, muriendo de viejos en los ancianatos de la selva, o en centros vacacionales que sus jefes han instalado para ellos. Mientras que la juventud, el tesoro de cualquier país, cae abatido por las fuerzas del mal, ante la mirada impávida de todos y sin importante un comino a nadie. Eso en los años que el Ejército Colombiano ha tenido la supremacías de la Ley y el Orden, ante las otras fuerzas,........por favor esperen a ver si el señor almirante Cely lo hace mejor que otros que ya han tenido la opción y no llegaron a nada, a mí que no me vengan con cuentos que en cincuenta años, dieron de baja o capturaron a cinco o seis de los jefes terroristas, porque eso no es ningún resultado favorable con tanto presupuesto a bordo.
Atentamente,
Juan Fernando Suarez Franco / 47-082
Donde están nuestros analistas? Donde nuestros estrategas? Donde nuestros Líderes?
A raíz de los hechos iniciados el 20 de Abril y que terminaron con el desafortunado llamamiento a calificar servicios del Señor General Gustavo Matamoros Camacho Jefe del Estado Mayor Conjunto, el 21 de Abril un documento de análisis originado por el Centro Colombiano De Pensamiento Político Militar titulado “Otro duro golpe al Ejército Nacional? - La inmerecida y desafortunada baja del General Gustavo Matamoros Camacho – ha generado el cruce por internet de una serie de documentos, desobligantes algunos, que en nada ayudan a nuestras queridas Fuerzas Militares. Dicho documento comienza dejando cierto “tufillo? insinuando que la salida del Señor General Matamoros pudo tener su origen en el Señor Almirante Cely (no Celis) o en el mejor de los casos, que este fue utilizado por otras instancias del poder para afectar al Ejército Nacional. No me voy a detener a discutir si doctrinariamente es válido o no entregar el Comando General de las Fuerzas Militares a un Señor Almirante o a un Señor General de la Fuerza Aérea ya que este tema fue, a mi entender, suficientemente abordado por el Señor Capitán de Corbeta (r) Yesid Sarmiento Vargas; lo que si quisiera agregar es que quienes hemos servido al país desde la carrera de las armas hemos visto en ese cargo a varios Señores Generales que poco han tenido de Lideres o de Estrategas. La disculpa, en algunos casos valida, siempre era la falta de apoyo político, pero nunca se reconoció como el origen de tanto fracaso militar las pocas calidades o cualidades de quienes ejercieron ese cargo. Tampoco vale la pena polemizar sobre el paso del Señor Almirante Holdan Delgado Villamil por el Comando General, brillante Oficial Naval a quien tuve el honor de tener como Comandante en varias etapas de mi carrera y déjenme decirles que estoy completamente de acuerdo cuando expresan ustedes: “ quien efectuó un manejo prudente y cordial ?, pero respetuosamente difiero de ustedes en lo de “ sin contratiempos ? ya que todos sabemos que para la época, las instrucciones en el Ejército eran las de no apoyarlo en nada.
Terminan su documento centrado en la idea que nunca debieron abandonar y que por el contrario debió ser el asunto central del mismo: “ En este desafortunado hecho perdió el Ejército, perdió la Armada, perdió el Almirante Cely (sic) y perdió el país, así traten de minimizar el hecho. Los que deben estar celebrando en estos momentos por esta desafortunada baja del General Matamoros, son los terroristas de las FARC y los enemigos solapados en las instituciones. ?
Me tomé el atrevimiento de subrayar de su documento lo que considero no debemos dejar pasar inadvertido, no solo en este hecho de la baja del Señor General Matamoros, sino en otros aún más graves que han venido ocurriendo y que se han dejado de lado. Para nadie es un secreto la impunidad de que hoy gozan nuestros medios de comunicación, especialmente la Revista Semana. Día tras día se van sucediendo titulares, ediciones completas que tras la supuesta “develación de la verdad? ocultan la única intención de resquebrajar la unión monolítica (así debería ser) de nuestras Fuerzas Militares, de nuestras instituciones. El país, el gobierno y nuestras Fuerzas Militares contemplaron indiferentes como los medios de comunicación y algunos enemigos solapados en las instituciones acababan completamente con la inteligencia del país, herramienta fundamental de la defensa y seguridad de cualquier nación soberana que se precie de ser serlo. También hemos sido testigos de cómo el país y el gobierno han contemplado impávidos los ataques en contra de nuestras Fuerzas Militares. Yo les pregunto: Quien ha asumido la defensa de nuestras Fuerzas Militares? Quien asumió la defensa de la Inteligencia en el país? Quien reclamó alguna acción del alto gobierno para detener la vergonzosa filtración en los medios de información atinente a la seguridad nacional? Quien ha asumido la tarea de establecer responsabilidades ante las filtraciones e infidencias de asuntos internos del Ministerio de Defensa reveladas en los cables de Wikileaks?
Con la información entregada al CTI por el flamante Director del DAS Felipe Muñoz desde el momento de su posesión, que no es otra cosa que todos los archivos del DAS (inteligencia, policía judicial, interpol, contrainteligencia interna y de estado, fuentes humanas, protección y de personal) de los últimos treinta (30) años, si, están leyendo bien, los últimos treinta años y que hoy están en poder de los medios de comunicación, el lamentable hecho que nos atañe es, comparado con esa “filtración? una simple minucia. Si ustedes analizan el papel que ha jugado ese medio de comunicación, arrastrando a los demás en el país en todas las “denuncias? que de una u otra manera han afectado a nuestras instituciones encontraran un hilo conductor que debería preocupar a todos aquellos a quienes verdaderamente les duele la patria.
Que en las Fuerzas Militares y en el DAS se cometieron errores y excesos? Quienes lo hicieron, por órdenes de quién? La respuesta es Sí, para eso están investigando las instancias correspondientes y actualmente los procesos están en marcha. Pero, se han preguntado ustedes el papel que jugaron los gobiernos de turno en esos “excesos?? Será que estamos asumiendo nosotros toda la responsabilidad condenando a nuestros hombres y exculpando a quienes se han vanagloriado de ser los Comandantes Supremos de las Fuerzas Armadas de la Republica? Será que la Fiscalía General de la Nación esperará a que otorguen más asilos para tomar acción en contra de los verdaderos determinadores? Ya sabemos quiénes se encuentran privados de la libertad en el caso del Palacio de Justicia y en el de las mal llamadas “Chuzadas del DAS?. No se ve a ningún “padre de la patria? respondiendo por esos hechos.
Se quejaba en su documento el Señor Coronel Bernardo Torres de los maltratos sufridos por el Ejército Nacional de parte de políticos y presidentes de turno; yo quisiera corregirle al Señor Coronel Torres que ese maltrato ha sido sentido en todas las Fuerzas y que el ataque frontal de los enemigos del estado ha sido y es contra todas las Fuerzas y no solo contra el Ejército. Parece olvidar que hoy hombres y mujeres de la Armada Nacional y de la Fuerza Aérea combaten hombro a hombro con nuestros hermanos del Ejército Nacional a lo largo y ancho de toda nuestra geografía. Quisiera invitarlo al Batallón de Seguridad de Infantería de Marina en Bogotá para que visite a nuestros Infantes de Marina mutilados por las minas quiebra patas que las FARC han venido sembrando en todo el país. Y es que a todos nos duele ver a tantos y tantos compañeros de armas, sin distingo de Fuerza, asesinados y/o mutilados por esta guerra fratricida que ya pasa del medio siglo. El dolor y el sufrimiento no han enlutado solamente a las familias del Ejército, nos han cubierto a todos.
No es culpándonos los unos a los otros como vamos a ganar esta nueva fase de la guerra que nos han venido planteando los enemigos de las instituciones castrenses y de la patria; no es denigrando de una manera irresponsable del Señor Almirante Edgar Cely Comandante General de las Fuerzas Militares, del Señor Almirante ?lvaro Echandía Comandante de la Armada Nacional por el simple hecho de ser “marinos? y del Señor General Luis Felipe Paredes por haber aceptado el cargo como vamos a ganar esta guerra, actuando así es como vamos a perderla.
Siguen nuestros analistas obsesionados con las FARC. Será que no creemos en las victorias obtenidas sobre ellos? Será que las FARC siguen siendo el enemigo más importante a vencer?
Creo que estamos buscando la calentura en las sabanas, el ahogado aguas arriba; el enemigo se pasea junto a nosotros, nos adula, nos rinde traicionera cortesía, nos enfrenta unos contra otros, nos desgasta mientras él crece, se fortalece y acumula poder. Es astuto, sagaz, manipula y ese sí, está celebrando estas disputas estériles que solo conducen a la división y al deterioro de ese “espíritu de cuerpo? que tanta fortaleza representa.
Por eso me pregunto y les pregunto:
Donde están nuestros analistas? Donde nuestros estrategas? Donde nuestros Líderes?
Capitán de Navío (r) Fernando Alonso Tabares Molina / 74-076
Yesid,
Magistral respuesta de un hombre de mar.
Yo no sé quién les dijo a los distinguidos miembros del Glorioso Ejército de Colombia que el solo uniforme hace méritos para desempeñar el cargo. A ese nivel es importante pensar como gerente, a fin de administrar, e interpretar correctamente las políticas del gobierno.
El destacado general Matamoros olvido un detallito chiquito: "las ordenes hay que cumplirlas sin murmurarlas..." Y, si uno no está de acuerdo, solo tiene dos opciones: o, se queda, o se va.
Saludos cordiales,
JAVIER BETANCOURT / 69-010
Gracias por la información acerca de la Baja del señor General Matamoros, creo que el señor Capitan Yesid Vargas se quedó corto al darles respuesta al señor Coronel Bernardo Torres, no se trata de resaltar posiciones dentro de determinada Arma Militar pero si el citado coronel trata de demeritar al Señor Almirante Cely,nos está demeritando a los Infantes de Marina que hoy en día es una de las FUERZAS conceptuadas como de las mejores del mundo y el señor almirante Cely es su comandante natural. Para mayor información El hizo parte de la fuerza de tarea OMEGA, que no precisamente se destacó desde un escritorio. SI SE TRATA DE INDILGAR DESCONOCIMIENTO OPERACIONAL me pregunto quienes asesoraron la elaboración del MANUAL DE DERECHO OPERACIONAL que tanto mal está haciendo a nuestras Fuerzas Militares y este fue hecho antes de que el señor Almirante asumiera el Comando. El Coronel Torres, es un Desleal y parece que su paso por la Escuela Militar le sirvió muy poco para aprender lo más preciado de un Militar del Arma que sea. Por ultimo gracias a Dios nunca me dio la oportunidad de Comendarlo, porque hubiera corrido la misma suerte del General Matamoros.
Coronel IM (RA) Carlos Alberto Aguilar Ramirez / 31-002
MUY BUENO MI QUERIDO CAPITAN SARMIENTO ESO ES ER UN OFICIAL DE CARTA CABAL, LO FELICTO POR SU CORTA PERO MUY CONCRETA NOTA.
LO APOYO
Luis Carlos Torres (grillo III NR 64-091)
Siguiendo la lógica doctrinaria de los señores MG Javier Arias y CO Bernardo Torres, el señor Presidente de la República no podría ser el Comandante Supremo de las FF.MM. ni dirigir las Operaciones de Guerra que por Mandato Constitucional le compete, si no acredita la experiencia de haber cargado un equipo a la espalda o disparado un fusil ... así las cosas habrá que cambiar la constitución Nacional.
Me pregunto también como haría el CGFFMM, siendo un Oficial de nuestro glorioso Ejército, para dirigir la operaciones aéreas si nunca estuvo abordo de un avión de combate, o las operaciones marítimas si no tuvo la experiencia de ser tripulante abordo de un buque de guerra?
Lamento que Oficiales de tan alta graduación y seguramente muy distinguidos, aún continúen con pensamientos tan retrógrados y compartimentados de lo que significan unas Fuerzas Militares cohesionadas y con una sola misión estratégica. Tres uniformes diferentes, un solo pensamiento, una sola bandera, debe ser la consigna.
Cualquier Oficial, independientemente de la Fuerza a la que pertenezca, si acredita el conocimiento, el liderazgo y el peso específico que se requiere para asumir la responsabilidad de comandar las FF.MM. debe ser bienvenido. Seguramente su liderazgo y visión le permitirán rodearse de los especialistas que requiere en cada tipo de operación para que lo asesoren y lo respalden en sus decisiones...y en ese equipo, que debe ser de total confianza del Comandante, no caben individuos que no entiendan lo que es trabajar mancomunadamente y si los hay, deben ser removidos de inmediato. Lo siento por el señor General Matamoros, sin duda un excelente Oficial, pero creo que se equivocó y los tiempos no están para equivocaciones.
Cordial saludo;
Capitán de Navío (RA) LUIS CARLOS ORDUZ RODRIGUEZ / 66-036
La costumbre no hace ley, ya sabemos que este cargo de comandante de la fuerzas militares siempre lo ha ocupado el ejército durante su fundación y que ha pasado la guerrilla sigue lo mismo que los paramilitares o las bacrim, y cada día a nivel internacional el ejército no es que este bien parado y más con los falsos positivos y otras cosas más que el mundo conoce, nuestro presidente santos al poner al almirante Cely como comandante de las fuerzas militares es una decisión soberana como estratégica que todo militar debe respetar y obedecer ya que es nuestro presidente elegido por los ciudadanos de Colombia con mucha mayoría. A nivel mundial las grandes potencias como estados unidos el jefe de estado mayor conjunto hoy es un almirante no sé si en Inglaterra también. O sea, el mundo ha cambiado y nuestros generales no se han dado cuenta.
Para mi concepto este cargo lo puede ejercer cualquier oficial insignia del ejército, la armada y la fuerza aérea que también tuvo un general en este cargo. Porque todos ellos están bien preparados, para este cargo, porque este cargo es de manejo gerencial y estratégico y a veces con algo de diplomacia.
TNRN Héctor Nel Valencia G. / 84-
Apreciado Enfermero Pinto:
Aprovecho esta tribuna de opinion que gracias a su denodado y constante trabajo, ha venido dando a quienes ciframos nuestro proyecto de vida en la defensa de los valores patrios, para expresar libremente nuestra opinión respecto de los acontecimientos que, durante los ultimos años, han venido definiendo el curso de nuestra historia patria.
Ni más faltaba... darle gusto al enemigo con la fragmentación institucional por la caprichosa e inconciente respuesta de un conjunto de integrantes del Ejército Nacional al respaldar a uno de sus integrantes..., una muestra más de la debilidad ideológica que creí superada hace tiempo... pero que, al parecer persiste peligrosamente. Recordar el consejo verbal de guerra llevado a cabo en 1981 en Ipiales, contra los integrantes de la columna del M-19..., cuando la inexistencia de una concreta y palpable ideología institucional se evidenció como una gran debilidad en la formación profesional. Como es posible que esto se vuelva a evidenciar con gente que, en razón al grado alcanzado, se supone madura? Al seguir dando rienda suelta a este tipo de actitudes y respuestas irresponsables, le darán al enemigo el gusto de seguir fraccionando y con ello debilitando la voluntad de la Fuerza Pública.
Más que probada, además del liderazgo y capacidad de mando, está la capacidad gerencial del señor Almirante Edgar Cely. No es algo de reciente cosecha..., esto ha sido evidente desde su desempeño en los estados mayores de los primeros comandos de las fuerzas combinadas. Su capacidad respecto de la visión de conjunto y de integración armónica de las diversas componentes, han sido determinantes en el éxito de las operaciones combinadas..., todo ello sin aquel fatal protagonismo que ha sido típico de algunos actores.
Apoyo la seriedad y profesionalismo que han venido caracterizando la labor del señor Almirante Cely. Llamo la atención respecto de hacerle el juego al enemigo. Hablemos las cosas claras. No somos idiotas útiles de nadie. Actuemos con madurez y cabeza fría.
Atte.,
CF (r) Alvaro Duarte Méndez / 67-069
Señor Coronel Torres:
Aun sin conocerlo, tengo la seguridad que antes a su ingreso a la Escuela Militar, mi contingente había jurado bandera con el mismo ritual que aun hoy persiste; déjeme decirle que en ese día, no nos entregaron precisamente una pistola de agua, sino todo un fusil Galil .30;años más tarde, personalmente tuve el honor de dirigir como Brigadier Mayor, al Batallón de Cadetes que prestaron el juramento de bandera en Abril de 1969, entre quienes estaba un recluta santandereano llamado Edgar Cely Núñez. Quiero dejar constancia, como testigo presencial, que el cadete Cely Núñez cumplió con los polígonos de reglamento, uso morral en instrucción de orden abierto e hizo curso de supervivencia en Coquitos (Barú) donde aprendió a degustar gallinazo, perros e iguanas, bajo el lema de que animal que corre y vuela a la cazuela; déjeme decirle que los mosquitos de la zona están entrenados para chupar sangre de burros y nativos curtidos por el sol; no sea injusto en sus apreciaciones sobre el señor Almirante Cely Núñez, quien podrá tener sus defectos como todo humano, pero es un hombre leal, honesto y bien preparado para la tarea encomendada.
Quiero invitarlo a reflexionar sobre esa ceremonia de juramento, donde todos quienes vestimos el uniforme de las Fuerzas Armadas (sin importar el color del mismo!!) adquirimos tan formal compromiso, en que ofrecíamos hasta nuestras vida al recibir ese fusil, para defender la Constitución y las Leyes de nuestra Colombia; piense Ud., en lo irónico de que la gran mayoría juramos, sin haber leído la Constitución y las Leyes que nos comprometíamos defender!!!!; piense Ud., en la desgracia que vivimos desde hace 60 años, donde nuestra juventud se esfuerza, se sacrifica y se mata en el monte y en las ciudades, atacando o defendiendo una Constitución y unas Leyes que no conocen!!!! Cuando será que pensamos en esta situación y hacemos que se modifique el selectivo servicio militar por un obligatorio servicio a la Patria, para que no sean solo los médicos y paramédicos más unos cuantos militares los que le aportemos al crecimiento de este bello país.
La Patria pasa por momentos difíciles, y aun retirados y sin mando, debemos pensar en seguirla sirviendo. Lo invito a no caer en el facilismo de criticar, descalificar y polemizar sobre temas totalmente secundarios, con lo que poco se contribuye para el bien y futuro de Colombia; lo invito a construir.
Respetuosamente, conciudadano y amigo,
Enrique Lequerica Otero / 38-070
Señor enfermero Pinto, la nota del Coronel Torres, es otra muestra de la ignorancia de muchos oficiales y suboficiales, que creen que la única arma es el Ejército..... quien sabe porque el Coronel (r) Torres no llego a General ( me imagino que no por bueno), y se ve que escribe con rencor y envidia.
Creo que nunca piso la cubierta de un buque, y mucho menos supo, lo que es la vida en los mares y los ríos; y también creo que no tuvo el honor de conocer siquiera al Señor Almirante Edgar CELY, pues ni siquiera sabe escribir su apellido; yo como tripulante que fui de él, siendo yo Marinero, y el teniente de Corbeta, como Comandante del Cañonero ARC "Riohacha", puedo dar fe de sus calidades de Comandante y después una brillante carrera, inclusive como Director de la Escuela Superior de Guerra.
Señor Almirante, por algo el señor Presidente confió en usted para ser nuestro Comandante general ( a palabras necias oídos sordos), y que el coronel (r) Torres, se empape más de la historia.
Cordialmente,
Jefe Técnico (r) Norberto Vanegas Reynales.
A raíz de la polémica del retiro del Sr. General Matamoros y la carta del Sr. Coronel Torres y de los comentarios del Centro de pensamiento Político Militar, me remonto a la historia y los invito a que antes de lanzar piedras, lean la biografía del Almirante de los Estados Unidos Chester Nimitz, Comandante en Jefe de las fuerzas aliadas en el Pacífico durante la II Guerra Mundial. Su pasión antes de la Guerra fueron los motores Diesel.
"El JCS designó al Almirante Nimitz comandante en Jefe del ?rea del Pacífico del CINCPAC, tomando el control de todas las unidades de las fuerzas aliadas tanto POR MAR, TIERRA Y AIRE"
"Nimitz fue quien puso la firma para los Estados Unidos en la rendición del Japón a bordo del Missouri"
Creo que el Almirante Nimitz no hubiera llegado a la gloria si sus nombramientos hubieran dependido del Centro de pensamiento Político Militar y del Coronel Torres.
Aclaro que no conozco al Almirante Cely y que a todos los que pasamos por la Escuela Naval nos atormentaron las picaduras de los zancudos.
Que todo sea por la cordialidad y por una patria mejor, un cordial saludo,
Antonio Arango Loboguerrero, Ingeniero Jefe de la Marina Mercante, Capitan de Corbeta (r)
Ojala hubiese pasado por la Gloriosa Escuela Naval Almirante Padilla alma matter de las fuerzas militares; donde se enseña a respetar la línea de mando
¡Donde manda el Capitan no manda el marinero mucho menos los soldados!!!
Luis Ortiz / 71-055
Sr. Capitán Sarmiento sus palabras son justas y antes que dividir invitan a la reflexión.
No son épocas fáciles, los resultados muestran que el trabajo en equipo entre las fuerzas redundan en beneficio de nuestra patria
Héctor Alvarez / 90-002
Gracias enfermero.
Esta correspondencia pone sobre el tapete nuestras culturas, fortalezas y debilidades.
Sin duda, dos visiones que representan un reto que se debe resolver para lograr una necesaria “cohesión y unión monolítica?.
Abrazos.
Capitán de Navío Ricardo Torres Tono /45-056
Al respecto: los oficiales de la marina somos tan capaces como los del Ejército; no sé cómo un oficial descriteriado de la reserva no ha entendido q es una fuerza conjunta y no tenga el criterio para decir este poco de sandeces 3 a este señor lo deberían apartar de la institución x q solo hace daño institucional lastima q la ley no lo permita; creo q el señor almirante Cely como ninguno de la gloriosa marina es capaz de dirigirnos; recuerdo además q el comando de nuestras fuerzas especiales es de la FAC con méritos además dejen el chimes y ojo a la lealtad coronel de IM de verdad Eduardo Chávez
CC Luis Eduardo Chávez P. / IM 27-008
Demasiado ruido por la baja de un General que no entendió que tenía que ser leal a sus superiores y mucha relevancia a grupos de retirados que al contrario de construir intentan revolucionar el ambiente natural del mando.
Dediquemos más bien a terminar con Cano, Gabino y los mafiosos que todavía tienen acorralado al país.
Alvaro Gómez /IM 37-022
Apreciado Bernardo:
Recibe un cordial saludo, no es mi deseo, así como tampoco me corresponde actuar de defensor de oficio de las decisiones del gobierno del presidente Santos y del almirante Cely, con referencia al correo que estás haciendo circular lo menos que puedo es expresar mi punto de vista imparcial, sin entrar en controversias inútiles.
Uno como militar retirado como puede insinuar, que un oficial de insignia con más de treinta años de servicio y que ha llegado al máximo cargo que en este momento pueda ostentar un militar sea un inepto, que es como describes al almirante Cely, no conozco al general Matamoros, pero estoy seguro que deber haber sido un excelente oficial, desconozco los motivos por los cuales no fue tenido en cuenta para desempeñarse en el cargo del almirante Cely, y que ha debido ser propuesto en primera instancia por el general Padilla.
Durante más de sesenta años que este país ha estado en guerra, más del 95% de los Comandantes Generales han sido oficiales del Ejército, donde están los resultados?, y no por eso estamos cuestionando a los generales como ineptos.
El Comandante General de las Fuerzas Militares, tiene un Estado Mayor conjunto que asesora y recomienda al comandante, del cual su jefe hasta el pasado miércoles era el general Matamoros, creo que no se requiere saber cuánto pesa un morral o haber sido picado por miles de mosquitos para ser un buen gerente, esa es la principal función del l Comandante de las Fuerzas Militares.
En este momento el jefe de Estado Mayor en los Estados Unidos es el almirante Michael Mullen, que es el equivalente a nuestro comandante general, creo que han existido cinco almirantes allí también el 60% de la fuerza es el Ejército.
Lo que uno se entiende es que si hay diferencias, porque no se tiene el coraje de expresarlas cuando aún se está en servicio activo, siempre las ventilan después que los retiran creo que esto es falta de carácter, el único militar que lo ha hecho es el General Ricardo Cifuentes, el general Matamoros dice que va hablar el lunes, porque no lo hizo antes.
Creo que este tipo de controversias no lo hacen ningún bien a nuestras Fuerzas Militares, la desmoralización que existe en las Fuerzas Militares no es por esto, no es porque se haya dado de baja un general y se haya nombrado otro, esto ha pasado infinidad de veces, es porque no hemos sabido defender como hombres nuestro Honor, que ha sido mancillado por los políticos y la prensa, por eso tenemos que lamentar como mujeres nuestra tragedia y tenemos que atenernos a las consecuencias.
Cordialmente,
Carlos Escamilla Camacho / 40-070
Señor Mayor General Javier Arias
El escribir cuando se está desinformado, se puede llegar a cometer errores en lo escrito.
El decir que ningún general apoyo al general Matamoros, puede no ser toda la verdad, o será que es el sentimiento de que el retiro de alguien que en algún momento mostro deslealtad a sus fuerzas militares, por sentirse que no se le daba lo que quería, como siempre lo tuvo por su ayuda familiar, que fue más grande que sus propios y reconocidos logros profesionales, deja una duda que cual es la verdad?
No se puede, por tratar de reconocer a alguien sus logros, denigrar de los logros de otros, y mal haríamos en enumerar los errores y logros de dos hombres que han servido a este país por más de 40 años.
Aceptemos que los mandos no toman una decisión a la ligera y fueron muchos los antecedentes que se pudieron tener en cuenta para llegar a ella.
Pero si, deseemos porque sea para bien de nuestro país.
Capitán de Navío(r) Luis Jaime Correa / 38-121
Duro decirlo, pero a la ignorancia militar de quien firma como CR Bernardo Torres en su nada coherente apreciación de las condiciones que debe tener un Comandante General de las Fuerzas Militares, las que, según su escrito dirigido al Mayor General Javier Arias, lo más importante es que haya llevado sobre sus espaldas un equipo militar pesado, sepa disparar un fusil y haya sufrido los rigores que se sufren en selvas, ríos y montañas, se suma su ignorancia ortográfica, al utilizar la Preposición "a" en vez de la inflexión "ha" del Verbo Haber en la frase "una persona que jamás en su vida ha sufrido los rigores de la guerra que vivimos".
Desconoce el CR Bernardo Torres, con sus gazapos, que un Comandante debe ser, ante todo, un Pensador y un Ejecutor de las Políticas Gubernamentales, mediante la Asesoría recibida de cada uno de los diferentes Comandantes que integran las Fuerzas Militares : Es decir, un Comandante debe ser un Gerente que Coordine, Unifique, Consolide, Ordene la Ejecución de las Decisiones que, junto con su Equipo Asesor, se tomen ; y luego Verifique su cumplimiento de acuerdo con los Reportes que, en su Competencia, le Informen los Responsables de cada una de esas Ejecutorias.
TFCI (r) Jairo E. Quintero Quintero / 34-045

Enlace CGFM en Internet: http://www.cgfm.mil.co/